¿Un revólver o la Constitución? Escribe Raúl “Bebe” Sendic – 1963

0

@mateamargouy

Reseña
Marzo de 1963, la Unión Blanca Democrática (UBD) encabezada por Daniel Fernández Crespo asume la presidencia del Consejo Nacional de Gobierno, lo que sería conocido como el “segundo colegiado blanco”.

Después de cuatro meses de infructuosas negociaciones, los funcionarios de UTE interrumpen el flujo de electricidad desde las centrales, sin antes asegurar el suministro a hospitales y otros clientes esenciales.

Aunque la medida sindical solo se aplicó en Montevideo, el gobierno decretó Medidas Prontas de Seguridad para todo el territorio nacional, movilizando al Ejército y a los cuerpos militarizados de la Policía.

Raúl Sendic, junto a otros militantes socialistas, son detenidos. Temen que su influencia se transforme en una huelga generalizada en solidaridad con los obreros de UTE.

Comienza a aparecer, públicamente y con fuerza, la necesidad de la autodefensa.

¿Un revólver o la Constitución? – “El Sol”, Montevideo, viernes 22 de marzo de 1963.

Raúl “Bebe” Sendic

El otro día –luego de estar más de una semana enfermo y en cama- me levanté a hacerme un análisis en el laboratorio. La fiebre no cedía, a pesar de todos los tratamientos y el médico me mandó a hacer un análisis por probable tifus.

En mi camino debía pasar frente a la Jefatura de Policía de Paysandú, o mejor dicho frente a la Sección Investigaciones de la misma. Cuando lo hacía, fui seguido por un policía, que me detuvo. Allí ya estaban detenidos varios compañeros, entre los cuales recuerdo a Fermín Ramos, León Cosoy, Srta. Castro, Juan Jesús, un compañero de UTE y algunos jóvenes del Centro de Estudiantes. De pronto entraron dando y recibiendo puñetazos dos compañeros más de la Juventud de la Unión Popular, los hermanos Zanouiani.

Se nos alojó en un calabozo frío (por lo menos lo sentimos así los que estábamos enfermos) donde se nos detuvo hasta la mañana del día siguiente.

¿Razones?

Al darnos la libertad el Sr. Jefe de Policía nos dio una explicación. Dice que no era por halagarnos, pero que nosotros éramos personas influyentes, que podíamos promover una huelga solidaria con la de UTE en cualquier momento. A todos les dijo lo mismo, tratando de apagar nuestra indignación exaltando nuestra vanidad.

Saquemos conclusiones. Objetivamente y sin pasión.

Los socialistas ya no tenemos en este país Derechos Individuales.

La Constitución de la República no nos protege. La leyes que consagran derechos y garantías, no nos son extensibles.

Pensar de otra forma es ser ilusos e ingenuos.

Si ante cualquier conflicto, aún los que por razones de salud u otra cualquiera, no intervenimos en absoluto en él se nos detiene a nosotros con preferencia, aunque más no sea que para hacer creer al pueblo que somos los promotores de aquel conflicto, hay que concluir definitivamente que nosotros no tenemos ningún derecho ni garantía constitucional.

Hoy día nos podría dar más garantías individuales un revólver bien cargado que toda la Constitución de la República y las leyes que consagran derechos, juntos.

Esto debemos entenderlo todos, antes que sea tarde. Que nadie se crea que porque no lo tocaron esta vez, siempre los van a respetar.

Ahora bien, ¿hasta cuándo soportaremos?

¿No habrá llegado la hora de devolver los golpes, de escarmentar a los aprendices de fascistas antes de que se reciban de fascistas?

¿No tendremos que reprocharnos más tarde de haber fomentado la violencia con nuestra tolerancia infinita?

Ahora que no podemos esperar, -consuelo tonto al fin-, de que nuestro diputado socialista proteste por nosotros en Cámara, podríamos ponernos a pensar en serio.

Pensar en protegernos ya que no podemos pensar que nadie lo haga por nosotros. Tal vez así lleguemos a asumir nuestro propio rol en la historia.

Print Friendly, PDF & Email

Comentarios están cerrados.