¿Cómo derrotar la remontada fascista?

0

Por Juares Guimarães

(Tomado de: La tierra es redonda 6/10/2022)

La primera vuelta demostró que las fuerzas democráticas y populares están bien posicionadas para ganar la mayoría de los votantes

1) El hecho más decisivo de la primera vuelta de las elecciones de 2022 fue la casi mayoría lograda por la fórmula Lula-Alckmin en la primera vuelta. Es un hecho histórico: nunca antes una candidatura de izquierda alcanzó el 48,2% en elecciones presidenciales en primera vuelta. Representa, en relación a las elecciones de 2018, crecimiento en todas las regiones, en las franjas de ingresos, color y rangos de escolaridad.

Lula casi duplicó la votación obtenida en la última vuelta de 2018 por la campaña de Fernando Haddad, una expresión de resistencia en las condiciones más adversas. El voto por Lula creció en las regiones sur, sureste, norte y centro-oeste y alcanzó su máxima fuerza en el noreste. No es solo un fenómeno electoral, ni siquiera se concentra solo en el liderazgo de Lula. Hay una vasta red de líderes y movimientos sociales organizados que apoyan este voto. Hubo un crecimiento importante de bancadas democráticas y populares en la Cámara Federal, en el Senado, en las Asambleas Legislativas, en los gobiernos de los estados.

Es una magnífica e histórica manifestación de la conciencia popular, de las clases trabajadoras más empobrecidas, que no aceptaron vender su voto. Es esta mayoría de clases trabajadoras, negros, mujeres, nordestinos, pueblos originarios y luchadores por los derechos LGBTI+, la que está ofreciendo la resistencia fundamental, en las condiciones más adversas, por el avance del fascismo en Brasil.

2) Ciertamente existe un importante y decisivo campo posible de expansión del voto democrático y popular para lograr una victoria significativa en esta segunda vuelta.

La unidad del campo democrático y popular y la experiencia de las federaciones fueron decisivas en la primera vuelta, y ahora es clave la búsqueda del apoyo de todas las fuerzas antifascistas.

Los resultados de las elecciones de 2022 expresan claramente la victoria de la unidad de las fuerzas democráticas y populares, en su grado más expresivo desde 2002. Esta nueva conciencia de unidad viene creciendo en los frentes de los movimientos sociales (la construcción del Frente Brasil Popular, el Frente Pueblo sin Miedo y su unidad, la unidad de las centrales sindicales y ahora la Formación del Frente por la Vida en defensa del SUS), alcanzó una proyección partidaria más orgánica con la formación de las dos federaciones y se consolidó con la decisión ampliamente mayoritaria en el congreso del PSOL Partido Socialismo y Libertad) y apoyar a Lula en la primera vuelta, defendiendo un programa antineoliberal.

El PT y el PSOL salieron fortalecidos, demostrando que la unidad del campo democrático y popular no conspira contra la identidad, sino que potencia el sentido pluralista de las tradiciones. Esta unidad permitió atraer al PSB al centroizquierda, al PV, a la Red, a la importante dirección de Marina Silva. Como contrapunto, la actitud sectaria de Ciro Gomes llevó al PDT a su mayor aislamiento y derrota histórica.

La unidad con los neoliberales en la primera vuelta no parece haber tenido mucho peso en el voto de Lula (incluso en São Paulo, donde más se destacó la importancia de la unidad con el PSOL, con el magnífico voto obtenido por Guilherme Boulos). El apoyo de los líderes históricos del PSDB se retrasó y no parece haber tenido mucha influencia electoral. Pero sin duda será muy importante en esta segunda vuelta dialogar y negociar el apoyo de aquellos sectores neoliberales que mantienen algún grado de resistencia democrática a las dinámicas fascistas de Bolsonaro o necesitan el apoyo de las fuerzas democráticas y populares en las disputas regionales.

3) La cuestión decisiva sigue siendo la de formar una mayoría popular, y es fundamental presentar e implementar propuestas que respondan a las necesidades más sentidas del pueblo brasileño.

Como fuerza política que presenta las mejores condiciones para formar una mayoría electoral, la campaña de Lula-Alckmin debe presentar propuestas y compromisos concretos que se conviertan en referentes para la formación y consolidación de la conciencia de las clases trabajadoras y los sectores populares. Deben apoyarse en la memoria victoriosa de los gobiernos de Lula, pero no hacer del pasado el centro: es el futuro el que está en disputa. Es desde allí que se pueden hacer los mejores contrapuntos con toda la tragedia del gobierno de Jair Bolsonaro.

También será importante a partir de ahora construir antídotos -piezas publicitarias disponibles ahora para las redes- a las fake news conservadoras de la campaña de Bolsonaro, ya conocidas como la acusación de corrupción, el cierre de iglesias, la sexualización de los niños y las típicas del anticomunismo más común, reaccionario. Con la experiencia ya vivida por el pueblo brasileño, será posible atacar de manera frontal y contundente toda la lista de crímenes cometidos por Jair Bolsonaro. Es Jair Bolsonaro quien debe estar a la defensiva y en repetidas ocasiones rendir cuentas por sus crímenes.

4) Las elecciones de 2022 demostraron que el camino es combinar y no oponer ni separar las luchas de las clases trabajadoras y las luchas feministas, antirracistas y de los pueblos originarios, por los derechos LGTBI+

Ciertamente, las bancadas elegidas por el campo democrático y popular expresan en su diversidad una nueva y poderosa unidad del pueblo brasileño en su lucha por la superación de la explotación y la opresión. Cae por tierra la política de oposición al reclamo de las identidades oprimidas y las luchas de clases.

La campaña de Lula estuvo totalmente marcada por discursos críticos con las políticas neoliberales y en defensa de los derechos de los trabajadores, con la importante excepción del tema de la independencia del Banco Central. El aumento del número de personas sin tierra y de agricultura familiar, personas trans, lideresas de pueblos indígenas, mujeres negras expresa claramente este logro, que se enmarca en la construcción de frentes unitarios.

5) El movimiento de Bolsonaro pasó de la condición de candidatura competitiva a la condición de candidatura que disputa las posibilidades de victoria en las elecciones presidenciales, y su fuerza está organizada en el Estado y en la sociedad, así como en su capacidad política de operar grandes movimientos electorales centralizados.

Desde mediados de 2021, cuando se llegó a revelar el inicio de una crisis de gobierno que podría resultar fatal, el movimiento bolsonarista viene reconstruyendo su base orgánica y su capacidad de disputar el rumbo de la sociedad brasileña. La alianza con la derecha en la Cámara Federal, renovada y estructurada con el escandaloso “presupuesto secreto”, garantizó el bloqueo del proceso de juicio político y una reorganización partidaria centrada en el PL.

Después de muchos conflictos en la jefatura militar, logró establecer el apoyo mayoritario en las Fuerzas Armadas, llegando incluso a traer a un general del Ejército para ser su adjunto. Consolidó su base mayoritaria y organizada en círculos evangélicos, lo que le dio raíz de disputa en los círculos populares, retomando agresivamente una agenda fundamentalista en materia costumbrista.

Logró cierto grado de control inflacionario, a través del control del dinero público a pesar del precio de los combustibles, y relanzó un amplio programa electoral de ayudas a la renta que, si bien es insuficiente para hacer frente a la cuantía del paro y el hambre, le otorga un discurso de disputa. En gran medida, se mantuvo fiel su base de la agroindustria. En el plano internacional, además de buscar el diálogo con el gobierno de Joe Biden y Vladimir Putin, profundizó sus vínculos con la red organizada de la extrema derecha. Y, finalmente, continuó con una poderosa red de comunicación en Internet, a la vez centralizada y capilarizada.

Es este movimiento orgánico, que hoy expresa la política de las clases dominantes brasileñas, que se ha ido desplazando desde las elecciones de 2018 hacia el bolsonarismo, a pesar de sus desacuerdos, que nos enfrentamos en esta dramática segunda vuelta. Su ascenso electoral expresa esa acumulación política: de cerca de una cuarta parte de los votos a mediados de 2021, a cerca de una tercera parte de los votos en este escenario de disputa de primera vuelta (cerrando los espacios para otra alternativa neoliberal de disputa) y, ahora, por más del 40% de los votos. Es una fuerza política que pretende neutralizar su rechazo mayoritario por parte del pueblo brasileño, que siempre se ha mantenido muy alto, con la exacerbación del antipetismo a través de toda la red de fake news construida orgánicamente.

6) Es absolutamente necesario asegurar, a través de un heroico esfuerzo de militancia y unidad, que Bolsonaro gane las elecciones, lo que le abriría las condiciones institucionales para construir un régimen fascista en Brasil.

La lucha de clases se compone de largos períodos de acumulación y momentos decisivos, en los que se define el curso de la historia. Estamos viviendo este mes uno de esos momentos decisivos que nos recuerdan a otros octubres. Las elecciones de 2022 ya se están dando, a pesar de la neutralización de la capacidad de Bolsonaro para articular un golpe de Estado, en una situación escandalosamente antidemocrática, con Bolsonaro ya controlando, de forma antirrepublicana, el gobierno federal, la Cámara Federal, la Policía Federal, el Ministerio Público, la CGU, ejerciendo una presión permanente sobre el STF.

Una segunda victoria electoral consolidaría su dominio sobre el Congreso Nacional, permitiéndole incluso nuevas condiciones para operar contra la mínima independencia del STF, siempre con el apoyo de las Fuerzas Armadas, operando desde dentro de la transición a un régimen de tipo fascista. El principal objetivo de un régimen fascista sería promover la destrucción de la fuerza política democrática y popular, mediante el ejercicio de la violencia miliciana, policial y militar.

7) La posible victoria de Lula en esta segunda vuelta será si las fuerzas democráticas y populares ejercen toda su inteligencia, unidad y energía socialista y democrática.

Hay situaciones políticas en las que, dada la correlación de fuerzas acumuladas y las posibilidades de disputa, el horizonte máximo es el de una resistencia organizada para crear, más tarde, la capacidad de disputar el futuro con posibilidades de victoria. Incluso en la resistencia más aguda es importante mantener la esperanza de una victoria que la alimente.

Definitivamente esa no es la situación actual: con esta victoriosa campaña de primera vuelta, reconstruimos nacionalmente la esperanza del pueblo brasileño. Ya ha podido demostrar que es más grande que el bolsonarismo. Estamos a la ofensiva. El desafío es promover la mayor derrota política electoral posible para Jair Bolsonaro, para organizar un período de reconstrucción de la democracia brasileña y de cerco y aislamiento político y social del bolsonarismo.

Esta capacidad ofensiva se revela, en primer lugar, en nuestra capacidad de programar el debate en esta segunda vuelta, con una campaña de anuncios de gobierno que realizaremos, atendiendo las necesidades económicas y políticas más urgentes y, al mismo tiempo, exponiendo toda la lista. de los crímenes del bolsonarismo.

Los socialdemócratas deben ahora poner todo su cuerpo militante, colectivo e individual, en este gran desafío histórico.

Print Friendly, PDF & Email

Comments are closed.