Crónica del Ceibal

0

Por: L.R.R.

Cuando los compañeros me pidieron que escribiera una nota sobre CEIBAL saltaron en mi cabeza todas las contradicciones y la bipolaridad de las sensaciones que tengo sobre este proyecto.

Por lo dicho, es posible que de la lectura de este artículo no se le aclare a Ud. sino todo lo contrario, le deje con más dudas.

No voy a hablar de Educación, porque no estoy calificado para hacerlo. Intentaré contarles desde el punto de vista técnico, sobre como se armó CEIBAL, como funciona, y si lo logro, dejarle algunos datos que puedan ayudarle a entender este buque insignia del Frente Amplio y particularmente del gobierno del Dr. Tabaré Vázquez.

Visceralmente apoyo a la técnica como forma de mejorar la calidad de vida de la gente.

Como buen fanático del tema de las tecnologías, estoy suscrito a cuanta lista hay por ahí disponible y conocía del tema, casi desde cuando Nicholas Negroponte del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT por su sigla en inglés) propuso su proyecto de One Laptop Per Child -OLPC- (Una Computadora Para cada Niño) y, llegando a la masa crítica necesaria, a un costo de USD 100.- por cada unidad.

A su vez, en forma más o menos automática, emocionadas con la propuesta, las multinacionales quisieron subirse a ese carro, y comenzaron a proponer fabricar equipos a bajo costo para los niños del mundo. Con esto mataban dos pájaros de un tiro: por un lado sublimaban sus sentimientos de culpa y por el otro, como ya se lo estará Ud. imaginando, podrían ganar muchísimo dinero.

Desde el punto de vista técnico la propuesta era impecable.

El portable Xo (laptop, notebook, llámenlo como quieran, yo prefiero hacerlo en español), usualmente llamado ceibalita iba a tener una pantalla que funcionaba a pleno sol (no como los portables que usamos aún hoy) iba a tener luz para poder ser utilizado de noche, y una manija para cargarlo donde no había electricidad, cada máquina iba a hacer de puente con otras para llegar a un punto de acceso y así conectar a Internet a todas, y por si todo esto fuera poco venía con Software Libre (linux).

Era, parece una redundancia decirlo hablando de CEIBAL, “el sueño del pibe”.

La idea estaba buena, pero la proponía el hermano del Director de la CIA.

Aquí salta la primera contradicción en mi cabeza, la tecnología es independiente de la ideología y todo dependerá del acceso para quién y como se utilice, claro, pero … era el hermano del Director de la CIA.

La duda era de si Negroponte, desde su óptica había descubierto que se podía vendernos “algo” a cada uno de los pobres del mundo, y como somos muchos (y capaces de deslumbrarnos con los nuevos espejitos de colores) era un gran negocio vender ese “algo” a los muchos desposeídos de este mundo.

Aquí en este paisito en el que teníamos una modestísima experiencia con el tema de la informática en la educación, habíamos propuesto algún año antes, dotar a todas las instituciones de enseñanza de equipamiento “de verdad” con conexión a Internet adecuada y capacitación a los docentes, y nos habían contado que el proyecto había sido aceptado por el Presidente Tabaré y sus asesores en tecnología !

Ahora se hablaba de adoptar aquí el proyecto de Negroponte. Esto era “lo máximo”, era mucho mejor que lo que habíamos propuesto, se le daría en propiedad una computadora a cada alumno y a cada maestro, conectada a Internet en forma gratuita. Era un cambio realmente revolucionario, siempre que se implementara como y desde donde correspondía.

Hasta aquí la previa.

Hubo muchas reuniones en el CEP (no era todavía el CEIP).

Se hablaba del tema, pero no era público, el LATU lo manejaba.

Aquí la segunda, y gran contradicción: algo que iba a ser utilizado para la educación pública era manejado totalmente por el LATU1Para los que no lo sepan, el LATU no es una entidad estatal. Según la página oficial www.latu.org.uy “LATU es persona de derecho público no estatal, y lo administra un directorio integrado por: un representante del Poder Ejecutivo (Ministerio de Industria, Energía y Minería), que ocupa la presidencia; y dos representantes de la Cámara de Industrias del Uruguay y el Banco República, en calidad de directores”..

Nos surgía la pregunta de ¿qué sabe el LATU sobre la enseñanza? Pero… y ¿vio que siempre hay un pero? ¿de qué otra manera se podía poner en marcha un proyecto como este desde las estructuras oxidadas y terriblemente lentas de la Educación (que sacan de quicio a Pepe hasta el día de hoy)?

Nos guste o no, reconozcamos o no el problema de la burocracia, era una forma que posibilitaba poder llevarlo adelante, mientras que hacerlo desde dentro de la enseñanza no hubiera sido posible.

Claro, la pregunta quedó sin responder. En la declaración de intenciones había algo de capacitar a los docentes y generar contenidos educativos, pero iban a comenzar a entregar las máquinas a los niños de Primaria y de capacitación en cómo usar la computadora como una herramienta educativa o de generación de contenidos, nada.

En el ambiente de Primaria había muchas dudas, y me atrevo a decir que hasta un velado nivel de oposición entre los docentes, las Asambleas Técnico Docentes y hasta algunas autoridades. Hasta con Microsoft se reunían.

Se discutía si se debían utilizar las portables como libros electrónicos, si el acceso a Internet iba a permitir a los niños ver pornografía (casi nada sobre el tema armas, drogas o apuestas, “el problema es el sexo” -ay, los largos tentáculos de la iglesia católica- como hasta ahora en realidad), cómo iban a controlar lo que los niños accedían, etc..

Estaba previsto un día en el que el Consejo de Primaria iba a comunicar oficialmente a la estructura la puesta en marcha al año siguiente de lo que, a esta altura, ya se llamaba el Plan CEIBAL (Conectividad Educativa de Informática Básica para el Aprendizaje en Línea según la wiki2CEIBAL es una sigla rebuscada si las hay, pero las pusieron de moda los yankis hace años, y ya no es posible detenerlo, todo tiene que tener su sigla que nos haga recordar… a algo que tiene que ver con el proyecto o a otra cosa, pero que sea recordable, es mercadeo puro y duro..

El día anterior, el Presidente Tabaré no se pudo contener e informó en una conferencia de prensa que estaba dando sobre otra cosa, que se lanzaba el CEIBAL. Esto no contribuyó precisamente a “aumentar la hinchada” entre los docentes, pero así fue.

Se anuncia oficialmente, bien.

Pero (más peros) no hay un plan demasiado claro para capacitar a los docentes que iban a enseñar a los niños con una nueva herramienta. Y los docentes no tenían demasiada preparación en el uso de computadoras, ya no decir en el uso de computadoras para enseñar, lo que es muchísimo más complicado.

El proyecto ya no era estrictamente educativo, (aunque en estos días en lugar de un docente salga en la televisión el presidente de CEIBAL hablando de la Ley de Educación) ahora el proyecto era socioeducativo y de equidad.

Esta definición: equidad fue lo que, a la larga, salvó a CEIBAL.

Iba a arrancar un programa piloto en Villa Cardal3Ciudad de poco más de 1200 habitantes con una sola escuela. en Florida. Nos mandaron los 150 equipos de regalo para ver como se desarrollaba esto.

A la primer escuela se le dio un apoyo “cuerpo a cuerpo”, iban y venían técnicos todo el tiempo, se daba soporte 24 horas x 7 días, la conexión a Internet funcionaba, todo espectacular.

Se capacitó a los docentes en el uso, ya fue algo.

Y, como siempre, los maestros en última instancia apostaron a la educación y al país y metieron y metieron, y anduvo.

Se decide que funciona, quizás no como esperaban, pero realmente funciona, aunque a esa fecha no había estudios que lo confirmaran.

Los estudios en materia de educación son un poco complicados de hacerse, porque es casi como adivinar como va a afectar dentro de 15 o 20 años lo que les enseñamos hoy a los niños.

Ahora había que comprar las portables.

Sorpresa: no costaban USD 100.- ya que no se había logrado la masa crítica (debían poderse fabricar por millones para que eso fuera posible, y hasta ese momento solo Uruguay había adoptado el plan de manera universal) y se terminaron pagando algo como USD 200.- cada una.

No importa, pedimos prestado al BID.

Se extiende por algunos departamentos cercanos a Villa Cardal.

Había que dar Internet a las escuelas, ya que la que tenían no era buena.

En este caso ANTEL la cobra, muy subsidiada pero la cobra. Para poder cobrarla es necesario que esté asociada a una línea telefónica de tipo comercial, pero había muchas escuelas (recuérdese que estamos pocos años después del 2002) que no tenían línea telefónica de tipo comercial, y en muchos casos esa línea está a nombre de la Directora de la Escuela. Hubo que resolver muchas cosas con esto también.

A los pocos meses del comienzo se hace el primer estudio (no oficial) de resultados.

Muchísimos de los niños a los que se entregaron las ceibalitas era la primera vez que accedían a una computadora, y además tenían la posibilidad de conectarse a Internet.

La portable no era llevada todos los días a clase, el uso preferido era luego del recreo (por si no lo saben, luego del recreo es necesario calmar la excitación de los niños y este “chupete” electrónico es ideal para eso).

Ahora, del primer estudio serio surgió que la mitad del tiempo la computadora se utilizaba para jugar, un 20% en búsquedas de información y el resto en “varios”.

La ceibalita tenía una cámara de fotos y de video, y así fue que recorrió el mundo el “video del parto de la vaca”.

Los niños se acercaban a la escuela fuera de su turno para poder acceder a Internet.

Todo esto es casi anecdótico, aunque quienes saben de educación lo valorarán debidamente.

Pero surgieron otros datos que en realidad interesaban más.

La brecha digital era mayor por edades que por situación socioeconómica.

Los padres utilizaban los equipos para acceder a Internet, y hacer trámites que antes no podían (caso de los lecheros que registraban la cuota en CONAPROLE, perdón por el chivo).

Los padres pedían más capacitación, para ellos!

Los niños se transformaron en docentes de sus pares y de sus padres.

El conocimiento se transmitía en forma horizontal.

El sueño del cura de Barbiana4Don Lorenzo Milani, cura de escuela en la Italia rural de los años 60, del libro Cartas a una profesora. 1967. Fue editado por la Biblioteca de Marcha..

Paralelamente, un grupo de padres y estudiantes se presentan en el CEP y proponen colaborar con el Plan en forma voluntaria y totalmente honoraria.

La primera reacción de la “estructura” fue que estaba muy bien, pero que lo que hicieran lo debían hacer bajo la supervisión de la cadena de mando: oops.

El proyecto lo llevaba adelante el LATU pero los que querían trabajar lo tenían que hacer bajo la supervisión de la línea de mando. Léase, nota de lo que se quiere hacer, expediente, discusión, pase por ocho o diez personas/oficinas, apruébase, resuélvese, muchos sellos de mesa de entrada, etc. Cuando lo pudieran hacer ya no iba a ser necesario.

Es así que crearon el Red de Apoyo al Plan CEIBAL (RAP CEIBAL) para ayudar a los alumnos y docentes que tenían ceibalitas a recibirlas, ponerlas en marcha y a usarlas, sin pasar por el control de la línea.

Sin duda, esto constituyó una muy interesante experiencia de participación en un proyecto popular que surge como una necesidad no resuelta por el sistema.

La gente resuelve sus problemas.

Se sigue extendiendo la entrega de las ceibalitas por todo el país.

No todo anduvo como se preveía.

El “puente” que iban a ser las XO respecto de dar acceso a otras computadoras hasta llegar a un punto donde se pudiera acceder a Internet no funcionó como se esperaba.

La manija para cargarla quedó en el prototipo. La luz en el teclado también.

La conexión a Internet en muchas escuelas es insuficiente, y comenzaron algunos problemas técnicos que se padecen aún ahora, como que hay un número limitado de computadoras que pueden acceder en forma simultánea a Internet, ya que se le dio la misma capacidad de acceso a una escuela que tenía 100 alumnos que a una que tenía 800.

Las máquinas se rompen, casi un 20% de los equipos están rotos.

Segunda licitación, ya otros países definieron apoyos para los proyectos de “una computadora por niño” pero la masa crítica sigue sin ser suficiente y los precios siguen a más o menos USD 200.-

Dentro de los otros países que adhieren a la idea, se están comprando otros equipos que no son los de tipo XO, y aquí ya en la tercera compra se adquieren equipos distintos, y ahora para los liceales ya muy distintos.

Sin embargo, todo este tema tuvo otros efectos, quizás inesperados, y fue que las computadoras de tipo portable, que antes de que Negroponte propusiera su OLPC, tenían costos que muy difícilmente bajaran de los USD 1.000, hoy se consiguen por USD 300.- .

ANTEL, como siempre, apostando a los uruguayos fue a más y armó una red de puntos de acceso a Internet por todo el país (a la fecha hay más de 300) y eso no solo benefició a los alumnos de las escuelas públicas sino a la población en general.

Hoy además ANTEL está dando acceso por fibra óptica para mejorar el acceso en un gran número de escuelas.

Se creó el Portal CEIBAL, se comenzó a disponer de contenidos educativos, y si bien los maestros no utilizan todo el potencial de la herramienta, están comenzando a utilizarlo, sobre todo las generaciones más jóvenes.

En 2010 se completa la entrega a todos los estudiantes de Primaria del país.

A la fecha se han entregado unas 450.000 computadoras, la tienen todos los alumnos de Primaria y algunos de Secundaria y UTU.

Otros actores comenzaron a colaborar, y es así que hoy hay ceibalitas para niños con problemas motrices, hay experiencias en robótica hechas con ceibalitas y se hará en el futuro próximo lo que tengamos la capacidad de imaginar.

No sé si la propuesta de Negroponte fue buena.

No sé si el Plan CEIBAL va a dar los resultados esperados.

Sí, sé que CEIBAL dio origen a un proyecto de equidad.

Sí, sé que CEIBAL permitió que la gente participara en un proyecto popular, más allá de la burocracia.

Sí, sé que hoy mucha más gente tiene acceso al conocimiento representado por Internet (si esto es real y es así, lo podemos discutir en otra).

Sí, sé que los equipos son más accesibles.

Sí, sé que algunos temas relacionados con la tecnología hoy están más cerca de todas las personas.

Sí, sé que todos los estudiantes de este país acceden a una computadora.

Sí, sé que se puede hacer mucho más con todo esto.

Como alguien escribió hace unos años, lo que necesitamos es una utopía donde podamos albergar todas las utopías.

Print Friendly, PDF & Email

Referencias   [ + ]

1. Para los que no lo sepan, el LATU no es una entidad estatal. Según la página oficial www.latu.org.uy “LATU es persona de derecho público no estatal, y lo administra un directorio integrado por: un representante del Poder Ejecutivo (Ministerio de Industria, Energía y Minería), que ocupa la presidencia; y dos representantes de la Cámara de Industrias del Uruguay y el Banco República, en calidad de directores”.
2. CEIBAL es una sigla rebuscada si las hay, pero las pusieron de moda los yankis hace años, y ya no es posible detenerlo, todo tiene que tener su sigla que nos haga recordar… a algo que tiene que ver con el proyecto o a otra cosa, pero que sea recordable, es mercadeo puro y duro.
3. Ciudad de poco más de 1200 habitantes con una sola escuela.
4. Don Lorenzo Milani, cura de escuela en la Italia rural de los años 60, del libro Cartas a una profesora. 1967. Fue editado por la Biblioteca de Marcha.

Comentarios están cerrados.