El “tanquetazo”. Cuídate Bolivia de tu propia Bolivia.

0

Por Colectivo Mate Amargo (*)

El “tanquetazo” se le llamó, en aquel Chile amargo de 1973, a la preparativa del Golpe de Estado que se sucedió poco más de dos meses después. Fue el 29 de junio de 1973 (a 2 días del Golpe militar en Uruguay), cuando se sucedió un alzamiento militar liderado por el teniente coronel Roberto Souper, al mando del Regimiento Blindado N°2, contra el gobierno izquierdista y revolucionario de Salvador Allende. Aparentemente en el momento, no llegaba a mayores y fue sofocado por él, en ese momento, comandante del Ejército Carlos Prats, quien fuese asesinado en 1974 junto a su esposa en Buenos Aires. Hechos que vuelven a la memoria en estos días a raíz de los sucesos en Bolivia, y el ojalá superado, intento de Golpe de Estado. De allí una parte de nuestro título.

Pero de los hechos vinculados al tanquetazo y al golpe de Estado de 1973 en Chile hay más cosas que recordar, esperando que no se repita la historia esta vez en Bolivia. Hay que recordar que la mano derecha del fiel Prats era nada más y nada menos que Augusto Pinochet. Incluso cuando Prats renuncia a su cargo el 23 de agosto de aquel año, le aconseja al entonces Presidente Allende el nombramiento en su lugar del golpista Pinochet, supuestamente apolítico en opinión de Prats: 18 días después el Golpe de Estado fue una realidad.

Y así es como en estas nuevas circunstancias que involucraron la intentona en Bolivia el miércoles 26 de junio 2024, a solo un día de cumplirse los 51 años del Golpe de Estado en Uruguay, y a 3 días de un aniversario más del tanquetazo, la memoria nos trajo aquel poema de Cesar Vallejo a raíz de la suerte de España, ante la Guerra Civil desatada por el franquismo a La República y al pueblo español. Vallejo muere en Paris el 15 de abril de 1938, y este poema fue recogido en “España, aparta de mi este cáliz” publicado póstumamente en 1939. Hoy, dada la actualidad de la advertencia del poeta, aunque a muchos miles de km de aquellos escenarios, vale la pena traerlo aquí:

¡Cuídate, España, de tu propia España!

¡Cuídate de la hoz sin el martillo,

cuídate del martillo sin la hoz!

¡Cuídate de la víctima a pesar suyo,

del verdugo a pesar suyo

y del indiferente a pesar suyo!

¡Cuídate del que, antes de que cante el gallo,

negárate tres veces,

y del que te negó, después, tres veces!

¡Cuídate de las calaveras sin las tibias,

y de las tibias sin las calaveras!

¡Cuídate de los nuevos poderosos!

¡Cuídate del que come tus cadáveres,

del que devora muertos a tus vivos!

¡Cuídate del leal ciento por ciento!

¡Cuídate del cielo más acá del aire

y cuídate del aire más allá del cielo!

¡Cuídate de los que te aman!

¡Cuídate de tus héroes!

¡Cuídate de tus muertos!

¡Cuídate de la República!

¡Cuídate del futuro!…”

La historia no suele repetirse, pero a veces pasa. 18 heridos en Bolivia, obviamente que del pueblo resiliente. Por ahora 17 detenidos y seguramente habrá más de parte de los golpistas. Cierto que ni la policía, ni todas las fuerzas militares se sumaron a esta intentona, y Zuñiga tal vez (y solo tal vez) no tuvo el respaldo esperado. Cierto es que la movilización popular fue casi inmediata, y la vigilia posterior, potente. La reacción internacional, y sobre todo del Continente, fue inmediata. Pero, ¿esta intentona es un preámbulo o quedó superada?

Algo así como cuídate Bolivia de tu propia Bolivia que parafraseando a Vallejo utilizábamos en el título, recogíamos en un mensaje de X que decía “La principal amenaza hoy para Bolivia…es la fragmentación del Movimiento al Socialismo (MAS-IPSP), el bloque político y social que ha ganado todas las elecciones en los últimos 18 años”.

El ex vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Lineras, y en entrevista otorgada al medio mexicano La Jornada, expresó que “dentro del bloque nacional popular hay una pérdida del horizonte estratégico, de los adversarios reales a enfrentar”. Se trata de la Guerra Híbrida contra ese pueblo por apoderarse de sus recursos naturales, y enmarcado en una nueva división territorial del mundo, dónde EEUU no está dispuesto a perder lo que le va quedando, su patio trasero, y menos Bolivia con sus grandes riquezas naturales. Aquí en Mate Amargo el periodista Carlos Fazio, con fecha 2/5/2024 nos adelantaba:

De la mano de la jefa del Comando Sur del Pentágono, generala Laura Richardson, como principal protagonista y ejecutora de la diplomacia de guerra de la Casa Blanca y el Estado profundo (deep state) en Sudamérica, y con eje en la acción desestabilizadora interna de la experimentada encargada de Negocios de Estados Unidos en La Paz, Debra Hevia, ha iniciado una nueva fase de la guerra híbrida que busca consumar la política de “cambio de régimen” en Bolivia en el marco de las elecciones presidenciales de 2025.

Los motivos del renovado esfuerzo por desencadenar una “revolución de colores” en el país sudamericano han sido explicitados públicamente en varias ocasiones por la propia Richardson desde 2022: Bolivia tiene las mayores reservas mundiales de litio, mineral crítico considerado una de las prioridades estratégicas del Departamento de Defensa de EU (al servicio de los intereses de los principales fondos de inversión globales: BlackRock, Vanguard, Fidelity y State Street y las corporaciones del complejo digital financiero) en su guerra geopolítica y geoeconómica por mercados y recursos naturales contra China, y además el presidente boliviano Luis Arce impulsa un proceso soberanista de industrialización de ese metal alcalino, por lo que desde la óptica imperial y en el lenguaje orwelliano de la generala de cuatro estrellas del Comando Sur, se le debe manejar propagandísticamente en los medios hegemónicos como un “gobierno corrupto” al frente de un “narcoEstado”; coartada principal desde el fin de la guerra fría (cuando el enemigo era el “comunismo de Moscú”) para encender un nuevo ciclo de violencia fratricida –como el Plan Colombia de Andrés Pastrana y Bill Clinton y la Iniciativa Mérida en el México de Felipe Calderón−, propiciadora de un golpe blando o una intervención militar directa, en interacción con el comodín de la ¨lucha contra el terrorismo¨.”

Son tiempos complejos para la Patria Grande, que también deberá estar alerta, y cuidando incluso de sí misma.

(*) Colectivo Mate Amargo es un Colectivo integrado por las y los compañeros que construimos a diario este medio de comunicación alternativo.

Print Friendly, PDF & Email

Comments are closed.