En este marzo, mes de la mujer: Por Palestina.

0

Que tiemble el Estado, los cielos, las calles
Que tiemblen los jueces y los judiciales
Hoy a las mujeres nos quitan la calma
Nos sembraron miedo, nos crecieron alas”

Vivir Quintana (fragmento “Canción sin miedo”)

Por Gabriela Cultelli (*)

Dibujo Adán Iglesias Toledo

En una publicación reciente, del 8 de marzo, como dossier digital de la revista Humanidad en Red (1) de la Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad, y su colectivo feminista Libertadoras, planteabas textualmente:

Palestina tiene cara de mujer, de niña ensangrentada, de niño en llanto. Palestina nos llama, nos interpela. Palestina alza su pecho herido a un mundo de silencios cómplices.

Pocas veces la historia resultó testigo de un genocidio tan brutal. La sustitución del mundo unipolar por la multipolaridad no tiene marcha atrás, pero el imperio no se va solito y sus lacayos y creaciones monstruosas aún le responden. Sus alumnos aventajados, como Benjamín Netanyahu, que sin dudas tendrá que pagar las cuentas (2), superan el concepto de maldad, de crimen.

El fascismo muestra su cara renovada por aquí y por allá con virulencia disímil. En Palestina hay un genocidio. El parte del día 6 de marzo, cuando escribíamos estas líneas, hablaba de más de 31 mil asesinatos y más de 76 mil personas heridas y seguramente ya es dato viejo. Casi el 70% son mujeres, niñas y niños, porcentaje que se mantiene cuando hablamos de la cantidad de personas desaparecidas.

Que sea entonces este 8M día internacional de la mujer trabajadora, un día de reflexión y acción por una Palestina libre y como siempre, sin pedir permiso, irreverente y contestatario.” y continuaba el dossier con artículos de compañeras como Aleida Guevara March, las mexicana Tatiana Coll y Mariana Fiordelisio, Sdenka Saavedra Alfaro periodista que ha colaborado en múltiples oportunidades con Mate Amargo, también desde Bolivia la comunicadora Claudia Espinoza Iturri, la cubana Katiuska Blanco, la belga Katrien Demuynck, y de Argentina Graciela Ramírez. Publicación que se enriquece con la poesía que viene desde Colombia, Venezuela y Uruguay, con Mónica Lucía Suarez, Yuri Patiño y Marina Cultelli respectivamente, sumando la obra gráfica del cubano Adán Iglesias Toledo, el boliviano Edwin Calle y la palestina Heba Zagout.

Allí terminábamos diciendo algo que no sabíamos que en Uruguay estaba “prohibido”:

Por esta Palestina mujer rebelde y esperanzadora, capaz de vencer todas las bombas, alzamos nuestras voces … contra el genocidio sionista apoyado e instigado por EEUU y el silencio de Occidente. ¡Palestina Vencerá!”

Y daría la impresión que está “prohibido” en este país porque se abrió causa judicial contra quienes, en la marcha del 8 de marzo, de una u otra manera, se manifestaron de igual forma contra el Estado sionista de Benjamín Netanyahu, que por cierto, también coincidimos que no tiene nada que ver con el semitismo. Hasta la más simple definición de diccionario diferencia los conceptos de sionismo y semitismo. En lo personal creo que oponerse al sionismo tal como lo conocemos hoy, bajo el régimen de Netanyahu, es un apoyo explícito al pueblo judío y sobre todo a esas madres que también lloran sus muertos.

Pero estas compañeras que en la marcha del 8M adhirieron a las consignas propuestas por la “Acción Global por Palestina”, fueron penalmente denunciadas por el “Comité Central Israelita”, acusándolas de ataques antisemitas, de odio y discriminación, tras una campaña pública muy poco feliz, teniendo en cuenta que Uruguay se “vanagloria” de su espíritu democrático.

Las compañeras, en su comunicado alertan sobre que “se ha levantado una verdadera campaña de estigmatización, judicialización y cacería de brujas, tanto por parte de políticos como de determinados medios de comunicación, contra la movilización popular de las mujeres y contra nuestro compromiso con la causa palestina… quieren embarrar la cancha confundiendo a la opinión pública” y agregaban con fuerza sumándose a la consigna “Nunca antisemitas, siempre antisionistas”.

Tal vez el problema fue que al patriarcado sionista no le gustan las verdades que en voz de estas feministas se plasmaban diciendo: “hoy existe una escalada de violencia sin precedentes sobre el territorio palestino, donde mujeres e infancias son el objetivo principal, como forma de exterminar una cultura milenaria”. Se trató de un llamado para poner fin a la masacre y la ocupación que lleva ya más de 75 años, pues como ellas mismas señalan “nuestro desprecio es hacia la opresión patriarcal, la ocupación colonial, el apartheid y el genocidio”.

Porque una brutal expresión de odio es el genocidio reconocido ya por tribunales internacionales a los cuales el gobierno israelí y sus cómplices, no le hicieron el menor caso.

La consigna “tocan a una, respondemos todas”, por Palestina, es hoy más acuciante que nunca… “Y retiemblen sus centros la tierra. Al sororo rugir del amor” (3)

Notas:

(1) https://humanidadenred.org/por-palestina-mujer-rebelde-y-esperanzadora/

(2) y (3) Fragmentos de Canción sin miedo de Vivir Quintana

(*) Gabriela Cultelli, Licenciada en Economía Política (Universidad de La Habana), Mag. en Historia Económica (UdelaR), escritora, columnista y co- Directora de Mate Amargo. Coordinadora del Capitulo uruguayo de la Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad (REDH)

(**) Adán Iglesias Toledo, Profesor, Dibujante Gráfico Cubano, Director del Medio humorístico DEDETE del Periódico Juventud Rebelde, miembro de la UNEAC. Dibujante de Mate Amargo. Colabora con varios medios de prensa en su país y en el extranjero

Print Friendly, PDF & Email

Comments are closed.