¿Qué nos espera en 2024?

0

Por Rolando W. Sasso(*)

Cuando veas las barbas de tu vecino arder, pon las tuyas en remojo”, dice el refrán popular y no le faltan razones. Cuando vemos el rumbo que ha tomado el nuevo gobierno argentino no podemos menos que prepararnos para una batalla que será dura en todos los campos. El primer obstáculo a sortear (el próximo año) será la batalla electoral por recuperar el gobierno nacional en beneficio de la gente de a pie.

Desde los primeros días del mandato constitucional de Javier Milei en la República Argentina, el ajuste económico anunciado y puesto en práctica denota que será tremendo. Ya se concretó una devaluación del tipo de cambio oficial con un dólar a más de 800 pesos (esto es por encima del 50% con lo cual cada peso comprará la mitad de dólares que antes); no se renovarán los contratos laborales del Estado que tengan menos de un año de vigencia; se suspenderá la publicidad del gobierno nacional por un año; se reducirán al mínimo las transferencias del Estado a las provincias; no se licitará obra pública nueva; se reducirán los subsidios a la energía y al transporte… Todo eso significa menos trabajo, menos salario y más hambre (como ya lo planteó nuestro compañero el periodista Andrés Correa, en el Mate Amargo de los jueves).

Y esto es sólo el comienzo. En poco tiempo comenzará el proceso de transformar las empresas que todavía son del Estado en sociedades anónimas para facilitar su venta. Esto es un Ménem a la tercera potencia. Reducir el Estado es el objetivo neoliberal que siempre paga el pueblo, menos mal que por ahora se mantienen la mayoría de los planes de ayuda social, pero será por poco tiempo.

Esto significa (para nuestros vecinos) aumento de la pobreza, inseguridad ciudadana, descontento popular, movilizaciones a diario y aumento de la represión anti protestas (Patricia Bullrich no perdona). Es lo que previsiblemente traerá el modelo de la Libertad que Avanza pisoteando cabezas de los vagos que a su entender “no quieren trabajar”. ¿Aguantará el pueblo argentino? ¿Cómo repercutirá esto en Uruguay? no queremos eso para nuestro país.

Con uñas y dientes

Para empezar, de este lado del Plata tendremos que enfrentar una campaña electoral furibunda, ya se manifestaron algunos chisporroteos significativos. Hasta el presidente Luis Lacalle empezó a hacer política. Lo importante para el Frente Amplio será no entrar en el juego de ellos que tienen medios de sobra para amplificar sus exabruptos, que suelen tirar la piedra y esconder la mano.

Habrá que centrarse en ganar las elecciones sin entrar a contestar provocaciones, pues el oficialismo tiene suficientes perros para ladrar y mostrar uñas y dientes. Que en el barro se muevan ellos.

Será entonces de lo más importante continuar recorriendo el país de norte a sur y de este a oeste, llevando la opinión y el programa del Frente para gobernar un país que necesita recobrar tantas cosas que los coaligados multicolores echaron en saco roto. Será por demás importante persistir en escuchar a los ciudadanos que plantean sus problemas y que además nos interpelan.

Demandamos recobrar las políticas de ayuda social (incluidas las ollas populares) para disminuir la pobreza y la indigencia hasta llevarla a los guarismos más reducidos posibles; urgimos políticas para combatir el narcotráfico, las estafas de cuello duro, bajar los asesinatos y terminar con tantos delitos menores que terminan sumando en las arcas de la droga. Paralelamente debemos desplegar políticas de recuperación de ciudadanos que quieran ingresar (o reingresar) al mundo del trabajo.

Deberá ser primordial trazar métodos para crear fuentes de labor que sirvan de sustento a la familia y se utilicen para formar hombres y mujeres con hábitos de empleo y con oficio para competir en el mercado.

Habrá que apostar a la cultura, al desarrollo del teatro y de la música, al arte, a los planes de estudio de escolares y liceales, al desarrollo del deporte, al impulso a la ciencia…

Todo esto (que acaba de aprobarse en el programa del Frente Amplio) habrá que contárselo a la gente, para que vote sabiendo quién está de su lado, del lado del país, en el combate a la corrupción, contra el clientelismo, el acomodo y en defensa del salario y de las empresas públicas.

Por todo lo dicho y por lo que quedó en el tintero (pero apunta a lo mismo), estamos viendo un año de 2024 muy conflictivo, pero aún así brindaremos por que sea mejor para todos los ciudadanos de este país, para que podamos seguir avanzando y concretando sueños y que no nos toque sufrir la hecatombe que ya viven los hermanos argentinos. Salud para todos…

(*) Rolando Sasso es fotógrafo, Periodista y escritor. Tiene en su haber varios libros de profunda investigación periodística sobre el accionar histórico del MLN-T

Print Friendly, PDF & Email

Comments are closed.