El retorno del anti comunismo en los partidos tradicionales

0

Por Ricardo Pose

Cuando buena parte del sistema político pensaba que las expresiones de ultra derecha de los Partidos Tradicionales habían migrado a Cabildo Abierto, tanto en el partido Nacional como en el Colorado y desde sus huestes más jóvenes.

Fue justamente en ambas campañas internas de la elección de jóvenes de ambas organizaciones que surgieron con fuerza líderes de la juventud, con la promesa mediata de ocupar un lugar como candidatos a Diputados.

La militancia más virulenta con presencia en la calle, librando una batalla por los muros y llevando adelante algunas expresiones de mínima convocatoria de jóvenes en la vía pública la realizó una dirigente auto denominada Romina Celeste, una persona trans que reivindica su trabajo en la prostitución y que ya se manifestó dispuesta a seguir con el mismo, aunque sea electa diputada.

Su lista la 2050 fue una de las presentadas a la elección de Jóvenes y cuenta con el respaldo político del diputado blanco por Canelones, Javier Radiccioni.

Su relato tanto en los muros, como en las redes como en los encuentros partidarios tiene una vocación anti comunista, y cuando la oposición en la Junta Departamental de Montevideo presentó la propuesta de juicio político a la intendenta Carolina Cosse, las leyendas cobraron mayor virulencia calificando a la Intendenta de Chorra y delincuente, un lenguaje llano y claro que gana adeptos en los sectores del lumpen proletariado.

En el partido Colorado la nueva savia anti comunista tiene como dirigente  a Oscar Bautista Gil y el encuentro entre los dos jóvenes fue una señal de una prédica en común por encima de las banderas partidarias, unidas ahora en la coalición Multicolor.

El retorno de los brujos

El anti comunismo que sostenía un relato como el de éstos jóvenes fue activo y militante entre los años 1960 y 1970;  tuvo su matriz en aquel Uruguay que era advertido por los Estados Unidos en plena guerra fría de los peligros de los avances del comunismo y los agentes al servicio de la ex URSS.

Entre 1948 y 1958 una verdadera política anti comunista impulsada por el pentágono bajo la presidencia de Douglas MacArthur recorrió los países alineados con Estados Unidos.

Esa política denominada como “macartista” generó verdaderas persecuciones e investigaciones en las instituciones públicas, donde todo aquel que profesara “ideas foráneas” era acusado de poco menos que agentes de la KGB.

El Partido Nacional hizo una maestría en el tema, azuzando desde su sector herrerista el combate a la presencia comunista en el movimiento sindical, y también acusando a su histórico adversario, de hacer pactos con el comunismo.

Luis Batlle fue tildado de comunista y lo acusaban en su política de impulso de la industria nacional de asociarse con el comunismo internacional; popularmente le habían dado el nombre del Pacto CoC0 (Colorado Comunista).

Fantasmas por todos lados

Todo el que no se identificara como votante o simpatizante del partido Colorado o Blanco era tildado de comunista; para la reacción el Frente Amplio, su diversidad política y filosófica era más de lo mismo.

El ex militar represor “Pajarito” Silveira contaba que para ellos, los integrantes de los cuerpos represivos, el enemigo era el comunismo, integraran la guerrilla, el PCU o cualquier organización de izquierda o sindical o barrial.

La derecha sobre todo de estirpe rural había logrado imponer el criterio de “ellos” y “nosotros” como los dos polos de una contienda de carácter internacional.

Ese relato que recobrada la democracia luego de la dictadura se resumía a los grupos de ultra derecha de los partidos tradicionales y a algunas expresiones minoritarias de sectarismo dentro de la izquierda, prácticamente habían quedados reducidas a su mínimo exponente.

Hoy reaparecen nuevamente como una expresión insignificante, pero con el aval político de las organizaciones a la que pertenecen y concitan apoyo en el universo etéreo de las redes.

Tiempos de anticomunismo

¿Por qué los dirigentes de los partidos blanco y colorado toleran estas expresiones de intolerancia y algunos de sus exabruptos?

Un primer elemento a tener en cuenta, sobre todo para los sectores del herrerismo en los blancos y los resabios del pachequismo en los colorados, es que el resumidero de sus ultras derechas que pareció fagocitarse Cabildo Abierto, no resultó tan buen negocio.

Cabildo Abierto viene marcando un claro perfilismo de cara a las elecciones del 2024 y hay un espacio de Derecha de voto duro y ultra derecha, que tanto blanco como colorados parecen querer seducir a su retorno y que mejor  convocarlos desde “savias nuevas”.

El segundo elemento es que el relato anti comunista reduce el debate a un tema estrictamente ideológico y evita el debate programático, recurriendo al viejo y simple esquema de “Ellos o Nosotros”.

Ese esquema funciona además porque como lo demostraron los últimos procesos electorales en Perú, Chile, Colombia y Brasil la polarización dual es un escenario cada vez más recurrente.

El tercer elemento parece basarse en un dato de la última instancia electoral y es el crecimiento del Partido Comunista del Uruguay en el marco de integrar una alianza de partidos hoy en la oposición, que pretende “debilitar” al actual gobierno.

El relato anti comunista prende en los sectores sociales por un lado dominantes de la sociedad que necesitan un orden unipolar y en los sectores del lumpen proletariado que además se le ofrece ahora la imagen de una militante de barrio, joven, aguerrida y en un hecho no menor por su impacto simbólico, pero que no es ni puede ser lo central, su condición de transexual.

Cuando algunos de sus comentarios sobre que de ser diputada impulsará detener la búsqueda de restos de detenidos desaparecidos, de seguirse prostituyendo aun siendo legisladora y de eliminar a los “zurdos”, quiénes se han animado a cuestionarla, han sido calificados de ser discriminadores.

Observar el fenómeno solo por su peso electoral, seguramente minoritario, pero en épocas de polarización social, puede llevar a desagradables sorpresas.

Print Friendly, PDF & Email

Comments are closed.