Ella y lo que representa

0

Por Andrés Correa

La crisis política en el Frente de Todos podemos ubicarla tras el acuerdo con el FMI y la derrota electoral en las elecciones de medio término. Se agudizó con una inflación descontrolada y la falta de diálogo entre el presidente Alberto Fernández y Cristina Fernández (CFK) se buscó como síntesis el nombramiento de Sergio Massa en el ministerio de Economía para intentar establecer un plan sólido y con apoyo empresarial en una economía que presagia una situación de ingobernabilidad.

La dirigencia de la derecha entendió que era el momento y buscó con la propaganda de los grandes medios agudizar las contradicciones del Frente de Todos, fue el momento del ataque político promovido por el aparato judicial de las corporaciones, el pedido de condena a CFK y la respuesta no se hizo esperar, se movilizó un pueblo, hubo represión por parte de la policía de la ciudad que gobierna Horacio Rodríguez Larreta, pero el viernes se materializó el intento de cegar la vida de Cristina (CFK) la figura con mayor centralidad en la política argentina, la que congrega multitudes, la dirigente que goza del cariño popular, la que provoca emoción en buena parte del pueblo.

Cristina su figura, todo lo que representa para una porción grande del pueblo supera el análisis político. ¿Cuántos dirigentes pueden hacer una campaña sin su nombre?  “Con ella le ganamos” y “ella le gana”.

No cabía duda a propios y extraños, todos y todas sabían a quién aludía dicha campaña del 2019, que se expresó con carteles y pintadas en las calles

Un dato a tener en cuenta es que no es sólo ella: son las políticas distributivas, los avances en la agenda de derechos de doce años de gobierno, es la fuerza popular que la acompaña, es el amor del pueblo, es recuperación de soberanía. Y ella es quién mejor entiende su rol, lo impulsa. Por eso hay quienes la pretenden eliminar, para aniquilar el empoderamiento popular, para impedir que la pública felicidad de las mayorías se concrete y evitar que la senda política que tome el pueblo argentino lleve el nombre de ella.

La Plaza de Mayo se colmó de vida, el pueblo se manifestó en paz con alegría de saber que la muerte había sido vencida al menos aquella noche de jueves en el barrio de Recoleta.

Las banderas de todas las organizaciones, dieron colorido y los bombos, redoblantes y los cánticos, la música del pueblo en las calles en un frente popular, social y político heterogéneo que en definitiva convoca a vivir en un país para todos y todas en paz y con justicia social. Son momentos complejos con las deudas pendientes a cuestas, los desafíos serán del porvenir.

 

Print Friendly, PDF & Email

Comments are closed.