El derecho a la salud que garantiza el FONASA

0

Por Economiapolitica.uy

Desde 2007 en Uruguay existe el FONASA (Fondo Nacional de Salud), el cual manifestó como objetivo garantizar el acceso a la salud de todas las personas. La cobertura incluye a gran parte de las y los trabajadores (activos), los pasivos, hijos menores de los beneficiarios y sus cónyuges/concubinos. A 15 años de su creación, hoy la cobertura alcanza a 2 millones y medio de personas (1) , tratándose fundamentalmente de trabajadores, trabajadoras y sus familias.

Podría ser interesante ver qué ha pasado con la cobertura y el acceso a la salud durante los últimos años, donde la economía uruguaya y sobre todo las y los trabajadores nos hemos visto afectados en todos los frentes: desde la variación de los precios con el fuerte impacto sobre los salarios reales, hasta el dinamismo del empleo y otras consecuencias características de la etapa de recesión, crisis y recuperación concentradora que forman parte de este ciclo económico.

El acceso a la salud es otra de las dimensiones importantes que hace a la calidad de vida de las personas y por tanto indicador también de la distribución de la riqueza. Es relevante ver qué ha sucedido con las afiliaciones de FONASA (2).

Como se puede observar en el gráfico, la incorporación de pasivos (jubilados y pensionistas) y cónyuges y concubinos a la cobertura de salud por FONASA amplió el nivel, y además, desde 2017 la cantidad total de beneficiarios y beneficiarias, en promedio es mayor a los 2 millones y medio. Otra característica de esta forma de acceso a la salud es la incorporación de hijos/as menores de trabajadores/as, que si bien fueron incluidos desde el origen de esta reforma, se puede ver cómo la misma acompaña la evolución global ya que su inclusión se debe al aporte de las personas activas.

Como mencionamos anteriormente, las consecuencias del desempeño económico, acompañado de cambios de orientación en la política, así como también el transcurso de la pandemia entre 2019 y principio de este año, implicó cambios también en la forma de acceso a la salud.

Durante los primeros tiempos de la pandemia COVID-19 y cuando la economía uruguaya se vio deprimida, la afiliación a FONASA cayó un 0,5% consecutivamente en mayo 2019 y 2020 y un 1,5% en 2021, para luego recuperarse en el entorno al 3% en 2022. Se podría pensar que las consecuencias de la depresión del mercado de trabajo afectaron principalmente al acceso de la salud de los activos, cuya principal forma de acceso era mediante este mecanismo. También pareciera que recién a partir de este año, y producto de la reactivación económica los mismos se vuelven a incluir en esta cobertura. Todo apuntaría que mientras más lo necesitamos, más perdimos la cobertura sanitaria.

La forma en que trabajadores y trabajadoras acceden a la salud importa en primer lugarpara garantizar su derecho a la salud pero por otro lado también implica la extensión de este derecho a sus hijos/as. En este sentido, la caída de la afiliación también implicó durante los años de pandemia y hasta 2021 una fuerte caída en la cobertura de menores a la salud: en 2019 cae 2%, en 2020 un 2,6% y 2021 un 3,3%, hasta 2022 que apenas recupera un 4%. Dicho de otra manera, en los menores de 18 años hijes de trabajadores, no se recupera aún el nivel de cobertura de salud prepandemia.

Cuando vemos estos datos a nivel de prestadores de salud, y diferenciamos entre el servicio de ASSE y privados, vemos que esta caída en la cobertura en 2019 afectó principalmente a prestadores privados, con una baja del 0,94%, ya que ASSE incrementa un 0,84% su cantidad de afiliados. Mientras que en 2020 y 2021 tanto ASSE como prestadores privados pierden afiliaciones, pero particularmente en 2021 ASSE deja de brindar cobertura a un 4,67% de las personas afiliadas y los prestadores privados a un 0,65%. Finalmente, en 2022 el aumento en las personas afiliadas por FONASA implica que ASSE aumente las afiliaciones en 7% y los prestadores privados en 2%. Parece ser que la reactivación económica y la mayor inserción de personas en el mercado de trabajo formal podrían estar incidiendo en la mayor cobertura de salud de las personas, y al menos, las afiliadas en 2022 parecerían tener una mayor preferencia por salud pública de hecho sin tantos copagos (tiques, ordenes, etc.), ante la privada ya que la mayor afiliación para este año fue en ASSE.

 

 

(1)Datos JUNASA mayo 2022
(2) Los datos que publica la JUNASA (Junta Nacional de Salud) son mensuales, y los últimos datos con los que contamos son a mayo de este año, por esto se analizan datos promedios anuales a este mes.
Aclaración: a partir de Marzo 2021 y hasta diciembre del mismo año se incluyen los beneficiarios amparados en el seguro de paro extraoridinario, a quienes se le extiende la cobertura.

Print Friendly, PDF & Email

Comments are closed.