Caminando. Entrevista con la compañera diputada Inés Cortés

0

Mate Amargo

Inés es una de nuestras diputadas más jóvenes, aunque nacida en 1994 hace rato la vemos militando. Es además Politóloga y maestranda en información y comunicación. Revolucionaria y por tanto, Feminista.

Cuéntanos un poco de tus orígenes, tu familia, como te convertiste en luchadora social.

En mi caso el compromiso con la militancia de izquierda y con el MLN- Tupamaros en particular, viene desde la cuna, como dicen. Mi padre era tupamaro y uno de mis tíos por parte de madre también. Estuvieron presos en el Penal de Libertad uno siete y el otro ocho años. Mi madre, conoció a mi padre en el Penal de Libertad, yendo a visitar a su hermano y al salir se pusieron de novios. Empezaron un vínculo mediante cartas y regalos en el penal y cuando liberaron a mi padre enseguida empezaron a salir y formaron una familia. Si bien yo no llegué a conocer a mi padre porque falleció de cáncer cuando mi madre estaba embarazada de mí, en parte, el empezar a vincularme con la organización fue una forma de acercarme a él y a su compromiso social y político.

Mi militancia empezó en la FEUU, cuando era estudiante. Empecé a militar en la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay y ahí entré al frente estudiantil del MPP y me empecé a vincular con todos los compañeros y a partir de ahí nunca más paré de militar.

Obviamente también, junto con el inicio de mi militancia fue mi despertar feminista, Es que fue el despertar de una generación. Fue ponerle nombre a una indignación que compartíamos, sobre todo todas las mujeres o gurisas de mi edad frente a algunas injusticias de la vida cotidiana, incluso en la propia militancia. Fue la etapa de surgimiento de esta última ola latinoamericana. Con fuerza le dimos nombre a esa indignación que teníamos, que era compartida y que es el feminismo.

¿Qué es para ti el feminismo?

Para mí es un movimiento social y político que tiene muchos frentes de batalla en distintos ámbitos y desde distintas perspectivas, que justamente viene a reivindicar los derechos de las mujeres y las disidencias, y viene a denunciar un sistema que fue hecho por y para los hombres y que es transversal a muchos ámbitos.

Las que somos feministas de izquierda tenemos especial interés en visibilizar a aquellas mujeres que no solo son explotadas por ser mujeres, sino que además viven las peores consecuencias del sistema capitalista. Se trata de no hablar solo del techo de cristal sino también de los pisos de barro y reflexionar en torno a esas dos opresiones.

En lo personal, como te decía en la anterior pregunta, para mí el feminismo fue un movimiento que puso en palabras algo que yo sentía desde chica, una indignación que la sentí hasta en mi casa con mi hermano varón, por decirte un ejemplo simple, en la división de tareas domésticas. Cuando fue el gran despertar feminista, pudimos poner en palabras eso y reconocernos generacionalmente en un movimiento enorme que ha conquistado muchos derechos, pero que es continuamente cuestionado.

Se escucha decir que ésta es la era de las mujeres. Gabriela Borrelli decía en una entrevista que siempre que hubo conquistas feministas, como las hubo en los últimos años, se dijo que es la era de las mujeres, pero en realidad nunca fue, pues tendremos que estar siempre vigilantes por nuestros derechos y nuestras conquistas, porque la reacción antifeminista está ahí. Y creo que en este momento coyuntural del país estamos ante esa reacción desde el poder político, desde el Parlamento, desde distintos ámbitos de discursos que arremeten contra todos esos avances, que demonizan a las feministas. Quieren destruir el movimiento. Por eso creo que uno de los mayores desafíos que tenemos hoy como movimientos feministas en el Uruguay, en el mundo, es más allá de las diferencias, la unidad entre nosotras y nosotres, ver que el enemigo sigue siendo el sistema patriarcal.

Sabemos que el domingo 13 estuviste como observadora en las elecciones de Colombia, cuéntanos tus impresiones y quisiéramos una reflexión especial de la violencia política a la que fue sometida, la hoy legisladora Piedad Córdoba gran activista por la paz y los derechos humanos

Efectivamente, el domingo estuve en Colombia invitada por el Consejo Nacional Electoral. Observé que es un sistema político con bastantes vicios, con bastantes problemas estructurales, una sociedad súper violenta, con la violencia naturalizada, con unos desafíos sociales muy grandes, con una desigualdad estructural absolutamente naturalizada.

Hablando con jóvenes de mi edad, tuve la impresión que tenían absolutamente asumido que la educación universitaria fuera privada y muy cara y el salario mínimo muy bajo. Es una sociedad en la cual, si naces pobre, prácticamente estás destinado a serlo toda tu vida. Hay como cierta resignación en algunos estratos y en algunas personas.

Colombia está en una coyuntura de derrota, en la cual algunos actores, sobre todo jóvenes, muy jóvenes, se han rebelado contra esa historia de 200 años, de gobiernos de derecha y de resignación ante las injusticias sociales. Y eso se sintió también en las elecciones. Es algo muy interesante. Colombia viene de un paro de 49 días al gobierno de Duque, gobierno actual, y en esta elección se vio esa indignación, porque por primera vez en la historia, el “Pacto Histórico”, que es una fuerza de coalición que reúne a las izquierdas y las centro izquierda, fue la fuerza más votada en ambas cámaras. En el Senado obtuvo más curules (escaños) que en diputados por las formas de ponderación que tienen allá de las regiones.

Ahora el gran desafío está de cara a las elecciones de mayo por las presidenciales, en las cuales la izquierda tiene que conseguir más o menos 5.000.000 de votos adicionales a los que obtuvo en esta primera vuelta para poder ganar. Es un desafío muy grande, pero a la vez es realizable. Estamos muy expectantes con lo que sucede en Colombia, a que acuerdos llega Petro, el candidato electo con mayor votación y. deseando que por fin se dé un cambio histórico en ese país.

Otra cosa interesante fue que la segunda candidata más votada de la izquierda fue Francia Marques, que es una candidata afro, mujer, feminista y creo que fue votada por muchos y muchas, y de hecho fue a nivel nacional entre todos los partidos la tercera candidata más votada, lo cual es histórico.

En cuanto a la violencia política hacia Piedad Córdoba, decir que es víctima de la violencia que sufrimos las mujeres, agravada en un contexto de aún más violencia, como es el escenario político colombiano. Es una figura polémica, que no se calla, que tiene un protagonismo muy importante en el escenario político, sobre todo internacional, y obviamente a las mujeres nos lo cobran doble. Piedad Córdoba ahora fue electa senadora por el “Pacto Histórico” y veremos que sucede pues también está enfrentando una investigación que es en parte lo que decía, se la estigmatiza por mujer política y de izquierda.

En pocos días Uruguay define en referéndum por SI (o por no) a la anulación de 135 artículos de la LUC. Al respecto que mensaje darías a nuestro pueblo.

Vamos rumbo al referéndum del próximo 27 de marzo. Creo que es una instancia histórica muy importante para el pueblo uruguayo pues una vez más, en nuestra rica historia de plebiscitos y referéndums, de ejercicio de la democracia directa, nos enfrentamos a un hito. Y lo que le pido a la gente es que lo tomen como eso, que vayan a votar con responsabilidad, con coherencia, con mucha reflexión. Es la oportunidad que tenemos como uruguayas y uruguayos, producto de las más de 800.000 firmas que juntamos en las peores condiciones, de decirle a todo el sistema político que sí o que no.

Los que vamos por el SI creemos que la LUC es una ley muy dañina para todo el pueblo uruguayo en el corto, pero sobre todo en el mediano y largo plazo, porque es una ley ómnibus que en más de 400 artículos entrevera cosas muy poco trascendentales con reformas casi que hasta estructurales y que vamos a ver sus consecuencias de aquí en muchos años.

La LUC en muchos aspectos está paralizada porque el gobierno sabe que, si la aplica, pierde. Nosotros tenemos que ser más inteligentes. No podemos dejarnos subestimar como pueblo por el gobierno y pensar que gran parte de cómo estamos hoy los uruguayos y las uruguayas se relaciona con la LUC. Venimos perdiendo por dos años consecutivos salario real, jubilaciones y pensiones, ingresos de los monotributistas que se la ven más complicada, de los que laburan por su cuenta en la calle, sobre todo de las mujeres que han visto absolutamente complicado su día a día.

Hay mujeres que han caído presas por portar unos pocos gramos de marihuana para entrarlos a la cárcel, probablemente para su pareja o a su agresor. Se trata de una ley súper represiva que aumentó el porcentaje de mujeres en cárceles, lo duplicó de hecho, y por delitos menores, como el mencionado. Esta Ley profundiza las desigualdades estructurales que tenemos en este sistema capitalista y patriarcal.

En ese sentido es una oportunidad que tenemos para ponerle un parate a este gobierno neoliberal que viene con todo. Tiene un montón de reformas bajo la manga y si se obtiene la victoria del no va a ponerle primera, en términos automovilísticos, a esas reformas y en los próximos tres años que le quedan de gobierno va a pasarle por arriba al pueblo.

Es una ley de naturaleza privatizadora no tan explícita como en los años 90´. Es una ley que nos lleva a las condiciones económicas críticas en las que estamos hoy con la suba de los combustibles cada 60 días. Es realmente una ley que profundiza las desigualdades y por eso tenemos que pararnos fuerte y manifestar nuestros puntos de vista y ser más inteligentes que ellos y que sus discursos manipuladores. Y realmente analizar, ponernos la mano en el corazón e ir con un voto reflexivo.

Le pido a la gente que analicen bien la oportunidad que tenemos como pueblo, que él no ya lo tenemos y vamos por el SI. Que analice como está su vida, su día a día. Si vive mejor o peor que antes. Gran parte de nuestra realidad cotidiana es consecuencia de la LUC, aunque te digan “decime cuál es la consecuencia negativa”, una gran consecuencia negativa es cómo vivimos en el día a día y eso es irrefutable. Se pueden hacer muy lindos relatos, pero con los hechos creo que tenemos el mejor de los diagnósticos.

A llamar a votar por el SI ROSADO y ojalá sea una gran victoria popular.

Print Friendly, PDF & Email

Comments are closed.