El cuento de la Garrafa

0

@mateamargouy

EconomíaPolítica.Uy

Que si se le quita el subsidio, que si sube, que si no tanto, que si el juego del malo y del bueno. Fue ese el tenor del show mediático aplicado a la garrafa de supergas de 13 kg en estos días. En el medio, nuestra gente, o sea la familia trabajadora que con ellas se calefacciona y cocina. Un poco más, un poco menos, será esta otra forma de rebaja del salario real (poder de compra del salario) en esta ocasión por suba de un precio tan sensible.

El gráfico muestra la evolución del precio del salario mínimo nacional en términos de garrafas de supergas. O sea, si desde enero 2004 hasta agosto 2021 se gastara todo un salario mínimo nacional en comprar solo garrafas ¿cuántas compraríamos?. En agosto 2021 se calculó como si la amenaza de Alfie fuese real. Dicho en otras palabras, como si se le quitara todo el subsidio al supergas. No sabemos aún si se trató de jugar al malo y al bueno o si la quita será real. Lo que sí es seguro que la tendencia que surge a partir de 2005, cuando el salario mínimo pudo cada vez comprar más y más garrafas, o fue equivalente a más de ellas, se terminó.

Se trata de la expresión de una nueva política que aparta a la empresa pública del servicio a su gente y la enfoca a los avatares mercantiles. Hablan de “transparencia” y en momentos de crisis, ANCAP no ha manifestado una estrategia planificada de compra del crudo, conduciéndola a justes mensuales del precio de los combustibles. Con ello se afecta la producción, los servicios y todos los consumidores finales. Con ello, se hace difícil que ANCAP pueda soportar como empresa los mismos subsidios. Con ello la suerte de ALUR, de la producción de Cemento, del supergas y de otros.

En diciembre 2004 (antes de los gobiernos del Frente Amplio) con un salario mínimo podían comprarse 4 garrafas de 13 kg de supergas, en diciembre 2019 podían comprarse 27 (23 garrafas más). En agosto 2021, si le quitan todo el subsidio, se podrán comprar 12 garrafas volviendo a niveles de 2008 (13 años atrás). Y aunque la baja sea menor, estaremos ante una terrible tendencia revertida.

Para que el mate siga su vuelta necesitamos de tu colaboración
colaborar ahora
Print Friendly, PDF & Email

Comments are closed.