Sábado 4 de julio. Los que aman y construyen y los que odian y destruyen

0

@mateamargouy

Susana Tesoro

Como si quisieran hacer un homenaje al Día de la Independencia de los Estados Unidos, este día 4 de julio, los medios de prensa anticubanos radicados dentro y fuera de la isla, centraron sus noticias en los Derechos Humanos en Cuba, todo a partir de un guión elaborado que tenía como protagonista a un cubano de Pinar del Río y como escenario el 44 periodo ordinario de sesiones del Consejo de Derechos Humanos (CDH) de la ONU.

Desde un avión se podía notar en el intento de discurso de este cubano llamado Ariel Urquiola, su perfil de mercenario pagado por Estados Unidos: la intervención burda con ejemplos mal traídos por los pelos, y sobre todo el énfasis en intentar desmoronar un valor de gran prestigio de Cuba en el mundo como lo es la Salud Pública.

Tales razones provocaron que varios países (Cuba, Venezuela, China y Eritrea) interrumpieran la intervención del cubano mercenario, quien al final no pudo concluir su discurso groseramente instruido por el Gobierno de Estados Unidos, confabulado con la extrema derecha de Miami. Muchos otros países se hubieran levantado de no estar maniatados por el gobierno norteamericano.

El Presidente cubano, Miguel Díaz Canel Bermudes, escribió en su cuenta de twitter: “La verdad de Cuba desmonta la mentira tarifada, y agregó que ‘el imperio se aferra al uso de mercenarios y nuevamente fracasa’.

Díaz-Canel compartió además un artículo divulgado en el diario nacional Granma donde se explica cómo el diplomático cubano Jairo Rodríguez integrante de la Misión Permanente de Cuba en Ginebra, respondió a las infamias del cubano mercenario en su intento por denigrar la cooperación médica internacional y el sistema de salud pública de la Isla, afirmando que las acusaciones realizadas por el ciudadano son falsas.

El diario Granma señala que Ruiz Urquiola es un biólogo y usufructuario de tierra en Viñales, provincia Pinar del Río (occidente) usado por Estados Unidos como ecologista y defensor de los Derechos Humanos en sus maniobras contra Cuba.

Los manotazos de ahogado de la contrarrevolución de Miami por desacreditar al gobierno y al pueblo de Cuba, son cada vez más ineficaces al lanzarse frente ahora contra uno de los pilares más sólidos que exhibe Cuba: la Salud Pública.

El diplomático cubano argumentó su protesta con una verdad irrefutable: el prestigio del sistema de salud cubano, desde la atención primaria a todos los ciudadanos hasta la colaboración con el mundo tanto con médicos, paramédicos y enfermeros como con investigaciones científicas.

La labor de los médicos cubanos en el mundo ante la pandemia, ha dejado una huella definitiva no sólo en los pacientes atendidos, sino en toda la gente buena que existe en el planeta, que no son pocos.

Se ha alzado una voz que crece por día, pidiendo que la Brigada internacionalista cubana Henry Reeve sea galardonada con el Premio Nóbel de la paz y semejante deseo no puede ser digerido por quienes odian y destruyen, no es posible que entiendan la solidaridad, la ayuda desinteresada, el jugarse la vida por un ser humano.

Para quien vive en un sistema donde el dinero está por encima de la salud, para quien pone la satisfacción material delante de la espiritualidad, no tiene capacidad de comprensión para entender lo que está pasando en Cuba.

Para que el mate siga su vuelta necesitamos de tu colaboración
colaborar ahora
Print Friendly, PDF & Email

Comentarios están cerrados.