Algunos enfoques teóricos sobre la cultura

0

¿Qué se entiende por cultura?

Para hablar de cultura, se hace imprescindible definir conceptualmente el término para de esa forma tener medianamente claro cuál es nuestro punto de partida. Parecería que sean cuales sean las manifestaciones individuales o colectivas, todo entraría en el término Cultura. Quizás lleguemos a esa conclusión, o no, lo importante aquí es poder generar, a partir de algunas definiciones, un enfoque que nos permita sentirnos ideológicamante definidos.

En primer lugar plantearemos una definición de diccionario: “conjunto de conocimientos e ideas adquiridas gracias al desarrollo de las facultades intelectuales mediante la lectura, el estudio, el trabajo”. Otra definición es “Conjunto de conocimientos, ideas, tradiciones  y costumbres que caracterizan a un pueblo o a una época”.  Otra: “Conjunto de conocimientos que permite a alguien desarrollar su juicio crítico”. Ahora bien, podemos definir Cultura desde el punto de vista antropológico y podríamos decir que desde esta perspectiva la Cultura sería “el conjunto de conocimientos y actividades científicas, industriales y artísticas de un pueblo, país o una época, considerados globalmente o en cada una de las materias”.
 
Parece Interesante poder comenzar a plantear algunas conceptualizaciones sobre Cultura pero con un contenido ideológico. Para Pablo Freire nace de la relación de dependencia, vista como un fenómeno que da origen a diferentes formas de ser, de expresarse y de manifestarse en el conjunto de la sociedad. Desde esta perspectiva, Freire identifica dos formas de acción cultural que podemos visualizar en el propio seno de la sociedad; en primer lugar resalta la acción libertadora, cuya característica sería la del diálogo y tiene como objetivo generar conciencia en el individuo; en segundo lugar, la acción cultural como forma de dominación y de adaptación del individuo al sistema, domesticándolo.
 
Si tomamos como punto de partida la conceptualización de Freire, pero fundamentalmente las dos formas de acción cultural, podríamos aterrizar con varios ejemplos como la cultura dominante incorpora estas acciones y logra someter, adaptar, domesticar y trabajar en la “ no conciencia” del individuo. El sistema imperante tiene muy claro que los cambios son culturales y es, en ese sentido, donde ha puesto todas las fichas. Estableciendo una escala de valores absolutamente funcionales al mismo y generando todas las condiciones necesarias para imponer por distintos canales su ideología, contando con la escuela, la religión, el servicio militar, la prensa escrita y oral, el cine, manifestaciones culturales, medios masivos de comunicación, entre otros . La hegemonía no es solo política, sino que es además un hecho cultural y moral, de concepción del mundo.
 
Si continuamos en la línea de Freire y nos detenemos en la acción cultural como forma de dominación, resulta interesante introducir otro elemento al análisis, afirmando que la conciencia unitaria de las clases dominadas se forma en un proceso de crítica de la civilización capitalista, entendida como Cultura. La Cultura, como ya mencionamos, con un contenido profundamente ideológico, compuesto por un sistema de significados, de valores y de creencias, conforma así, una concepción de clase. Las clases dominadas participan de una concepción del mundo impuesta por el sistema imperante. Aquí nos vamos a detener para poder introducir de la mano de Gramsci: ”si las clases subalternas están dominadas por una ideología que les llega por múltiples conductos, obra de las clases dominantes, las necesidades afectivas, las reivindicaciones, en cierta medida espontáneas, de las clases dominadas, impulsan a estas clases, a la acción, a luchas y movimientos, a un comportamiento más general, que está en contradicción con la concepción del mundo, en que han sido educadas…”.
 
Si bien, se podría entender que este breve artículo no debería quedar aquí, nuestro planteo es, en una primera instancia hablar de cultura en términos generales, desde algunas definiciones teóricas y plantear así ciertas contradicciones que abordaremos en las próximas salidas. Este es un punto de partida para comenzar a introducir otros conceptos que no se plasmaron aquí, por ejemplo: “Cultura popular “, o si entendemos a la autogestión como parte de la cultura. En los siguientes números, continuaremos aportando a este debate.

Por: Alejandra Goinheix

Print Friendly, PDF & Email

Comentarios están cerrados.