Editorial

0

La memoria es una fuerza viva y en construcción permanente, es un presente constante que acompaña nuestros actos, hasta los más rutinarios. No es algo dado, de una vez y para siempre, ni es un acontecimiento del pasado.

Es un ejercicio que practicamos individualmente cuando recordamos aquellos momentos, aquellas personas o aquellas relaciones que nos forjan, y que nos permiten comparar para reafirmar nuestro camino o modificarlo. También es el ejercicio colectivo de una familia, de cualquier grupo de personas, de una sociedad.

Vaya si ha sido importante la memoria para guiar a la humanidad en su andar por el mundo a lo largo de los siglos.

Recordar es vivir, es conectar el esfuerzo de quienes nos precedieron con este presente de lucha, en la búsqueda de un horizonte distinto para las grandes mayorías desposeídas. Y en esto sí hay que politizar, hay que decir bien claro quienes se organizaron para enfrentar un modelo económico hambreador sostenido a punta de pistola y Medidas Prontas de Seguridady quienes sostuvieron dicho modelo, quienes convencieron a trabajadores y soldados de que sus enemigos eran sus pares, y no los empresarios y altos mandos militares que enriquecieron a más no poder durante el Terrorismo de Estado.

Nosotros elegimos recordar a quienes se defendieron, contra el hambre y contra el terror, de una clase política al mando de un gobierno. Una clase cuyos representantes en los Ministerios, al momento del quiebre institucional, acumulaban un patrimonio de más de U$S50.000.000.000 (cincuenta mil millones de dólares).

Recordamos el 17 de abril, a los 8 camaradas asesinados en la Seccional 20 del Partido Comunista: Elman Fernández, José R. Abreu, Luis Alberto Mendiola, Raúl Gancio, Ruben López, Ricardo González, Justo Sena, Héctor Cervelli, los mártires de la 20

Recordamos el 19 de abril, a todas y todos los asesinados y desaparecidos del Partido por la Victoria del Pueblo.

Recordamos el 21 de abril, a las tupamaras acribilladas en la masacre de Brazo Oriental: Laura Raggio, Silvia Reyes y Diana Maidanic. Las muchachas de abril.

Y también recordamos el 28 de abril a Raúl BebeSendic, que también entregó su tiempo y arriesgó su vida, como tantas y tantos compañeros, por una patria para todas y todos.

Nosotras, nosotros, RECORDAMOS

Print Friendly, PDF & Email

Comments are closed.