Revista Cuestión. Una pluma como fusil

0

@mateamargouy

Basile

La revista Cuestión publicó su primer número el 17 de marzo de 1971, su N° 0. El llamativo gesto de comenzar la numeración por debajo de la unidad coincide fortuitamente con el hecho de que la organización a la que respondió todavía no había concretado su fundación formal.

Tendrán que pasar dos números y nueve días para el viernes 26 de marzo de 1971, cuando el Frente Amplio hiciera su primer acto de masas en la explanada municipal, hito que le dió nombre al Movimiento de independientes que comenzó a tomar fuerza unos días después, a principios de abril. De esta complicada sucesión de hechos, fechas y nombres propios ya pasó casi medio siglo.

Parafraseando a Washigton P. Bermudez, en las escenas y episodios que marcaron el año 1971, recordada es la fuga de Punta Carretas. Por varios motivos se transformó en un símbolo de resistencia cada vez más potente, cada día más universal. Sin embargo, poco y disperso es nuestro recuerdo y vocación por conocer sobre cómo la prensa y los periodistas, una y otra vez, eludieron otro gran muro: la censura. De las maneras más originales, creativas y valientes la prensa lograba editarse, publicarse y distribuirse. Cuestión -también el diario La Idea– es ejemplo de esa mezcla entre la creatividad y el coraje militante necesario para darle voz a un movimiento político que estaba poniendo el cuerpo en la calle.

El grito artiguista que insta a elegir entre la libertad y la tiranía fue un componente central en la prédica de la revista. De allí viene su nombre, inspiración de su director, el por estos días centenario Daniel Vidart. Director que no aflojó cuando una lluvia de balas diera contra el frente de su casa en una noche de ese mismo invierno.

El oficio militante de Julio Rosiello permitió que la revista de la letra C acaracolada pase de mano en mano, denunciando tortura y corrupción en sus reveladores informes, con sus cortos pero encendidos editoriales y con sus potentes tapas a color. Tampoco dejaron de salir sus artículos de música y deporte, los avisos de la audición del 26M en la radio Vanguardia o la contratapa de humor gráfico que el canario Oscar Abín dibujaba bajo el seudónimo de Gaucher.

Aguantó la persecución hasta la significativa fecha del 18 de mayo de 1972. Fueron veinte los números que, de alguna manera, honraron aquellas imprentas que se escondían en túneles entre la tierra de Laos y que los redactores de Cuestión festejaban y veneraban al mismo tiempo.

Hoy, tantos años después, muchas publicaciones de ese tiempo siguen sufriendo los coletazos de aquella persecución y la oscuridad de los doce años que le sucedieron. Son pocas las colecciones que están completas en los anaqueles de las bibliotecas y archivos, pero la generosidad de las personas que donaron los ejemplares que escondieron durante muchos años -vaya saber dónde y con qué riesgo- remedió ausencias y alienta para avanzar en la tarea que falta.

Podrán descargar la colección completa de Cuestión (1971-1972) en El Mate.

Para que el mate siga su vuelta necesitamos de tu colaboración
colaborar ahora
Print Friendly, PDF & Email

Comentarios están cerrados.