E – Lecciones sobre Bolivia

0

@mateamargouy

El 18 de octubre culminó un proceso electoral pero también fue la culminación de más de un año del Golpe de Estado en Bolivia.

Hace un año se celebraban elecciones para reelegir a Evo Morales como presidente de Bolivia. Elecciones que estuvieron minadas desde su origen. Para empezar por la interpretación constitucional que habilitó una nueva reelección de Evo, luego de haber convocado a un referéndum para modificar la constitución y que más allá que eso no fue el centro de discusión y debates, la ciudadanía por escaso margen había dicho que no.

Luego de las elecciones presidenciales que Evo Morales ganó en primera vuelta, la derecha más reaccionaria de Bolivia liderados por los cívicos de Santa Cruz, apoyada y legitimada por la OEA de Almagro y EEUU promovieron la revolución, pero revolución de esas de colores, a la latinoamericana.

1 año de hostigamientos, asesinatos y persecución política y social a los líderes políticos y sociales del MAS y de los movimientos sociales no bastaron para sepultar un proyecto que a todas luces ha salido fortalecido de todo esto.

1 año después y en un contexto político y social totalmente adverso el MAS gana las elecciones en primera vuelta con más del 52% de votos, obtiene la mayoría absoluta en las dos cámaras (diputados y senadores) manteniéndose como primera fuerza política en Bolivia.

Además no debe perderse de vista que este triunfo electoral, no solo es un ajuste de cuentas con la historia, sino que además tiene un enorme valor geopolítico. El mojón de la elección de Bolivia es una triunfo en un lugar clave donde el imperialismo ha jugado sus fichas y perdió.
También puede representar el comienzo de un nuevo ciclo de cambios en nuestro continente.
Próximamente tendremos elecciones en Venezuela, en Ecuador y Chile y luego también en Brasil.

Por tanto este triunfo tiene una connotación que trasciende las fronteras bolivianas y que puede llegar a convertirse en esa pieza de dominó, que junto a Mexico y Argentina comienza a hacer trastabillar toda la ingeniería política y electoral de la derecha Imperial y sus secuaces en el continente.

Para más adelante deberíamos analizar el papel de la OEA y su desplazamiento por la presencia de Naciones Unidas jugando un papel central que debería comenzar a tomar más jerarquía además de una mayor presencia de los países de la región en la solución de los conflictos y la organización del proceso electoral.

De lo que debemos tomar nota es que cuando un pueblo se organiza en pos de un objetivo común hay muy pocas posibilidades de fracaso, por qué entre otras cosas esa organización ya es en sí, un triunfo.

Para que el mate siga su vuelta necesitamos de tu colaboración
colaborar ahora
Print Friendly, PDF & Email

Comentarios están cerrados.