Renunció Talvi

0

@mateamargouy

Por EconomíaPolítica.uy

De las renuncias a la coalición ya perdimos las cuentas, pero esta en especial reconozcamos que es algo así como “crónica de una muerte anunciada”, utilizando el título de aquella excelente novela de Gabriel García Márquez, pero con la salvedad de que esto no es una novela, y mucho menos buena. Se trata de una triste historia real que paga día a día el Uruguay, con el triunfo así otorgado al Sr. Luis Lacalle Pou.

Para dar una imagen renovadora vino como anillo al dedo la imagen de Talvi y un supuesto Partido Colorado aparentemente rejuvenecido. Pero Ernesto Talvi en realidad no era ni tan nuevo, ni tan joven.

De nuevo poco y nada

El 1 de agosto de 2019 publicábamos en MateAmargo (“Talvi en el país de nomeacuerdo”), un recorrido sintético por aquel Modelo neoliberal de la década de los 90´ en el que este personaje, supuesto benjamín de la política, actuara primero desde el propio BCU y con las condicionantes cartas de intención del FMI. Se agregaba que no es la primera vez que a Talvi actuara políticamente desde una supuesta independencia que no era tal, cómo cuando en noviembre de 1999 auguró un “futuro extraordinario” para un país que se caía a pedazos ante una de las crisis más acuciantes de la historia (ver MateAmargo 13/8/2019 “Talvi en el país de nunca jamás”). En un artículo posterior (6/9/2019 “La Saga”) demostrábamos lo politizado de sus proyecciones pronosticando caídas económicas tanto en el 2005 como en el 2009, cuando el país se mantuvo creciendo hasta 2019 y recién se prevé que su producción se desmorone este año 2020 que la coalición llegó al gobierno.

Subir impuestos y tarifas públicas cuando hay pérdida de empleos y las empresas no son competitivas no funciona.” decía hace poco (ver MateAmargo 19/9/2019 “Talvi y el Twitter”) este político de 20 años o más de compromiso al menos ideológico con la derecha, y que aprobó subir las tarifas y el IVA a compras con tarjeta, en medio de la crisis sanitaria y económica que estamos viviendo (a partir del 1ero de abril), sin decir ni media palabra al respecto.

Algo diferente

Aunque no desde su visión económica, dejar de reconocer que algunas diferencias tienen con la actual coalición sería de ciegos. Evidentemente no es fascista, y al menos respetuoso de esta democracia, que día a día se deteriora cada vez más (ahora resulta que hay picanas en las jefaturas), y acuerda en tal sentido con el principio y derecho básico de libre determinación de los pueblos. Tuvo un cruce con Cabildo Abierto y como ministro entendió que el Uruguay no debía tildar de dictadura a ningún gobierno constitucionalmente electo (Nicolás Maduro de Venezuela) y al día siguiente el presidente le paso la aplanadora.

Muchos dirigentes de su sector dentro del Partido Colorado se asombraron porque para ellos la cosa pasa por uno u otro período electoral y la repartija de cargos que de ello se deriva. Otras y otros referentes de consultoras lo tratan como un recién llegado a un “sistema político que se defiende” y que es una “pérdida para el partido colorado” (Mariana Pomiés, directora de Cifra en El País 27/7/2020).

Lo que si queda claro es que su sector “Ciudadanos” y el Partido Colorado no se van de la coalición, y siguen como siempre defendiendo la restauración del Modelo Neoliberal que está llevando al país a una crisis profunda y prolongada, hecho que no motiva la renuncia de Talvi, que posiblemente y como lo hizo desde la década de los 90´, seguirá defendiendo desde otro ámbito no menor, desde “la academia”. Cosas que pasan cuando la suerte de un País se juega ideológicamente desde lo personal, “esto no es lo mío”, nada extraño en las concepciones neoliberales.

Para que el mate siga su vuelta necesitamos de tu colaboración
colaborar ahora
Print Friendly, PDF & Email

Comentarios están cerrados.