Si, te lo dicen a vos. Respuesta a Sergio Puglia

0

@mateamargouy

EL pasado domingo en el programa del canal 10 “Polémica en el Bar”, Sergio Puglia despotricó contra los movimientos y colectivos LGTBIQ+. El resumen de sus intervenciones se hizo viral dada la vehemencia y las acusaciones realizadas. Puede verse en Youtube.

Compartimos con permiso del autor, una de las tantas respuestas que fueron apareciendo estos días en las redes sociales.

Respuesta a Puglia

Gonzalo Torrens

Puglia dice que los colectivos LGBTIQ+ se “politizaron”, es tan torpe, tan pueril tan miserable su aseveración, que solo puede propinarla él mismo.

Un hombre que trabajó decenas de años en los medios de comunicación pero que no destinó jamás ni un solo segundo de televisión, radio o medios de prensa, a la visibilidad de la causa de los colectivos que hoy y utilizando esos mismos medios; denigra a fuerza de gritos y puteadas.

Sergio dice “no perdonarle” a los colectivos su politización de la causa, cuando Sergio no integró jamás un colectivo, ni participó jamás de la causa que los convoca, ni con mucho ni con poco, y fue en todo caso un gran colaborador para callarlos, un facilitador del discurso hegemónico del odio, de la homofobia internalizada y un símbolo claro de que el buen homosexual es aquel que calla su identidad y que no molesta. El que es obediente con los designios del patriarcado, que a los putos los quiere callados, tapados y bien pero bien adentro del closet.
Por eso Sergio jamás visibilizó su sexualidad, por eso Sergio jamás integró un colectivo, por eso es que Sergio no entiende cuanto hay de político en la militancia de los cuerpos y las disidencias. ¿Cómo habría de entenderlo?
En once países del mundo la homosexualidad es penada con la muerte y en uno de cada tres es ilegal.
Pero… para Sergio no se puede “politizar” el tema y uno lo entiende, Sergio Puglia se hizo lugar en los medios uruguayos presentándose como un hombre culto, como un cocinero fino, muy fino quizás, pasado de fino tal vez para el ojo perspicaz… pero jamás como un gordo puto. Nunca como un gordo puto.
Y que vergüenza por él, por él y por la cantidad de gordos putos que esperaban poder tener un referente valiente en la pantalla “que los conminara” a hacerse de un lugar en los medios; y a demostrar que un hombre abiertamente homosexual y que manifiesta y visibiliza su identidad con orgullo, puede vivir dignamente de lo que le apasiona abrazando su propia identidad y no negándola como a una mancha deshonrosa. Los colectivos no le deben nada a Sergio Puglia, ni esperan nada de él, en sus más de veinticinco años de carrera televisiva nada hizo por ellos, no necesitan su “perdón” no lo pidieron, es él quien puede casarse con quien presentaba antes como su “sobrino” gracias al trabajo de estos colectivos que se politizaron, es él el que ahora puede mostrarse finalmente y a sus setenta años, como un hombre homosexual en el primetime de un canal oficialista, diciendo a todo trapo “a mi me decían GORDO PUTO” es curioso; recién ahora puede decir hasta la palabra “puto” en televisión, y a los gritos, y en un programa exitoso de un medio oficialista en horario central, con total libertad y desparpajo ¡impensable en los años noventa! eso también lo lograron los colectivos, ellos pusieron la palabra, y el cuerpo, y el trabajo ¿qué puso Sergio? Pues por primera vez y estando en disputa el gobierno, puso su voto utilizando su imagen de figura pública, para respaldar una coalición de gobierno de derecha, que no acompañó ni una sola vez ninguna de las leyes que proporcionaron más y mejores derechos para la comunidad LGBTIQ+ los mismos que negaron su voto para la ley de matrimonio igualitario, para la ley de adopción entre parejas del mismo sexo, para ley de cambio de nombre, para la guía de diversidad sexual en las escuelas y para la ley integral trans.
La misma coalición de gobierno que integra el partido Cabildo Abierto, donde se denosta una y mil veces la lucha por los derechos de las minorías tratándola como “ideología de género” y “adoctrinamiento sexual”, los mismos que hablaron de que el gobierno pretende “homosexualizar” a la ciudadanía a través de estas leyes que el mismo líder del partido, (el general retirado en deshonra) Guido Manini Rios dijo que “se deben revisar”.
Hoy es noticia también que un senador de esta coalición que nos gobierna, opina que se nos ha impuesto “una agenda de derechos”.
Nostálgicos como Sergio, seguramente, de otro tiempo más feliz, cuando en el anonimato y el silencio de los cuerpos, las almas y las identidades eran aún más violentadas.
No deja de asombrarme el odio y la bronca con la que Sergio dice que “besarse y agarrarse de la manito” no significa nada, y que “eso no es libertad”, que eso no representa una conquista y que no hay nada de político en ello, cuando nos siguen cagando a palos por putos, nos siguen matando por putos y nos siguen negando a la vida por putos, besarse en la calle, tomarse de la manito Sergio, es un acto de un valentía que tu nunca tuviste, es de una bravura que seguro te duele porque te interpela como hombre, como “gordo puto”, y te coloca allí donde perteneces, en el lugar de los que pudiendo hacer algo y no hicieron nada, en el podio de los miserables. No me preocupa en absoluto su opinión y su voto consecuente con ella, en el fondo es un tipo coherente… para la gordura se hizo un bypass gástrico, si hubiese podido quitarse lo puto con alguna intervención quirúrgica, seguramente lo hubiese hecho también.
Por suerte, hay un montón de putos, tortas, travas, trans, y bisexuales que estamos haciendo futuro, a puro beso, agarraditos de las manos, y haciendo por supuesto, política. Que es lo que hiciste cada vez que teniendo un micrófono no dijiste nada. Mequetrefe.

Para que el mate siga su vuelta necesitamos de tu colaboración
colaborar ahora
Print Friendly, PDF & Email

Comentarios están cerrados.