Estallido social en Estados Unidos. Contexto y cronología de los hechos

0

@mateamargouy

Mate Internacionales

Antecedentes

El racismo, los actos racistas, la discriminación racial institucionalizada y  la naturalización de organizaciones racistas de corte violento, han sido parte fundante de la historia  de los EEUU.

En la década del 50 del siglo pasado fue el caso emblemático de Rosa Parks, antecedente de una militancia social que en los 60 y los 70 impulsó una agenda anti racista. Encontramos grupos de autodefensa como los Black Panther y el surgimiento de figuras emblemáticas de esta lucha.

Fue recién en 1964 que se votó la Ley de Derechos Civiles propuesta por Kennedy (quien fue asesinado 5 meses después)y aprobada en el gobierno de Jhonson,  quien  intentó mitigar a través de una Ley, algo que había sido naturalizado por gran parte de la población: el trato diferencial y discriminatorio del supremacismo blanco.

En el año 1968, una comisión bicameral especial encargada por el presidente Johnson, que tenía como cometido el estudiar las causas de los levantamientos sociales con contenido anti racista, la “Comisión Kernet”, decía: “Seguir nuestro curso actual implicará la polarización continua de la comunidad estadounidense y, en última instancia, la destrucción de los valores democráticos básicos.

La alternativa requerirá un compromiso con la acción nacional: compasiva, masiva y sostenida, respaldada por los recursos de la nación más poderosa y más rica de la tierra. De cada estadounidense se requerirán nuevas actitudes, una nueva comprensión y, sobre todo, una nueva voluntad “.

Producto de su tiempo, y muy tibiamente, ya que el propio primer mandatario atribuía el origen de los disturbios a la agitación social y a la acción deliberada de activistas políticos que buscaban la desestabilización. Aun así una de las conclusiones de la comisión no hacía más que evidenciar lo obvio: que Estados Unidos estaba ‘avanzando hacia dos sociedades, una negra y otra blanca, separadas y desiguales. Y esta creciente segregación y desigualdad era la que  alimentaba los disturbios.

Recordamos que estas conclusiones son de 1968

Debemos señalar por último, que hubo una exhaustiva persecución política por parte del Estado,  a través del FBI y otras agencias, asesinatos políticos digitados y encarcelamiento de cientos de militantes y dirigentes.

Algunos elementos de la situación actual

El estallido social actual puede interpretarse como una respuesta frente a la impotencia generada por varias situaciones sociales que suceden en paralelo y se suman a la histórica brutalidad policíaca de corte racista:

-la creciente  desocupación, que ha aumentado a  cifras históricas en este tiempo a partir de la crisis sanitaria desatada por el COVID19, llegando a casi un 15 % la situación agravada por las características de la mercantilización de la medicina, los seguros médicos (dividen claramente los servicios a los cuales se puede acceder, los altos costos para cubrir cualquier mínimo tratamiento) y la crisis sanitaria que hace que los servicios sanitarios colapsen.

-los muertos por esta enfermedad hoy superan los 100.000.

-la crisis de los aproximadamente 11 millones de indocumentados, que sin ciudadanía estadounidense no tienen atención médica ,donde Incluso el lenguaje de la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible promulgada por el expresidente Barack Obama deja muy claro que los inmigrantes indocumentados están excluidos.

(obviamente las poblaciones latinas y afroamericanas pobres han sido las más afectadas por esta crisis).

La violencia y el racismo en la policía, el clásico lobby armamentístico, el club del rifle, las movilizaciones de grupos extremistas de derecha abonan la bronca y la necesidad de justicia, donde el conjunto de causas sistémicas se han vuelto un catalizador de movimientos que reivindican derechos civiles.

Todo esto sucede en una  coyuntura electoral y con este particular presidente buscando votos.

Descripción cronológica de los hechos vinculados a las manifestaciones en la primera semana

La muerte de George Floyd ocurrió el 25 de mayo de 2020, en Powderhorn, Minneápolis.

Al día siguiente comienzan movilizaciones en Minneápolis reclamando justicia.

El viernes 29 de mayo a la medianoche, fue asesinado a disparos un manifestante, el agresor se dio a la fuga. La DW señala dos muertos más uno en Auckland y otro Indianápolis.

Se extienden por todo el país las movilizaciones.

Sábado 30 de mayo, la DW publica que la policía de Los Ángeles reporta entre 300 y 400 detenidos en movilizaciones reclamando justicia y la policía de NY más de 200 y decenas de policías heridos de gravedad. También en Filadelfia se registraron 50 detenidos.

Varias fuentes confirman que el Pentágono activó la policía militar.

“Los gobernadores y alcaldes progresistas tienen que volverse MUCHO más duros contra el crimen o el Gobierno federal se meterá y hará lo que hay que hacer” tuiteó Trump. Otros tuits donde amenaza a reprimir con “balas” a los saqueadores fueron ocultados por la red social.

Domingo 31 de mayo, la guardia nacional se desplegó en 16 estados y en 26 ciudades se decretó toque de queda. Entre ellas Washington D.C., Los Ángeles, Houston. La DW destaca los enfrentamientos más violentos en:Nueva York, Filadelfia, Dallas, Las Vegas, Seattle, Des Moines, Memphis, Los Ángeles, Atlanta, Miami, Portland, Chicago y Washington.

Trump coloca en Twitter que EEUU va a declarar organización terrorista a ANTIFA,culpandolos de las manifestaciones.

Lunes 1 de junio, Trump declara a la noche que pretende utilizar al ejército activo si Estados y Ciudades seguían sin controlar las manifestaciones (ley insurrección).

Telesur informa que superan los 4.000 detenidos y la BBC hace mención a que se detuvieron a periodistas y que hay periodistas heridos por la represión policial, también señala que son más de 50 ciudades con manifestaciones.

Es asesinado en Kentucky a disparos un ciudadano afroamericano, el relato de la policía dice que recibieron disparos previos, que no eran parte de la movilización y que no dispersaron después del toque de queda. En esa ciudad las manifestaciones empiezan en marzo con el asesinato por parte de la policía de una mujer afroamericana.

“Estoy con los manifestantes, las demandas son por justicia” declaró Andrew Cuomo gobernador de New York y condenó los saqueos. El gobernador está enfrentado a Trump, este último le ha dedicado varios tuits a los Estados demócratas y sobretodo a Nueva York. Se enfrentaron mediáticamente también por las políticas frente al COVID. Nueva York fue de las ciudades más afectadas.

Martes 2 de junio, Trump se solidariza con la polícia por la muerte de un policía retirado a las afueras de un tienda en San Luis, supuestamente habría interferido en el saqueo.

La alcaldesa de Chicago Lori Lightfoot (afroamericana), en una conferencia resalta el valor de las movilizaciones y condena la violencia ( hay toque de queda en Chicago, comunicado en español e inglés ), adopta medidas en consecuencia de reparación de comercios por 10 millones de dólares y ordena la reforma de la policía en formación,protocolos y programas con la comunidad.

Miércoles 3 de junio, el secretario de defensa Mark Esper se opone a la ley de insurrección propuesta por Trump.

Se están registrando movilizaciones de organizaciones autodenominadas “supremacistas blancos”.

Se registran movilizaciones en apoyo a la protesta  Finlandia, Holanda, Francia, Canadá e Inglaterra.

Snapchat se suma a twitter y censura a Trump por contenido ofensivo, Facebook por decisión de su director no va a intervenir.

Hasta el día de la fecha siguen las movilizaciones, la policía ha optado por no reprimir en algunos Estados y se siguen registrando movilizaciones con menor grado de violencia.

El sábado 6 de junio las movilizaciones en Washington DC llegaron a ser seis simultáneas, empezando al mediodía y doce horas después continuaban sorteando los destacamentos represivos movilizados en la ciudad.

Concluyendo…

No es la primera vez que se da una muerte de este tipo, provocada por la violencia policial, ni la primera vez que se registra y difunde a través de redes el hecho. Pero si, es la primera vez en décadas, que se desata un respuesta tan masiva y en tantos estados al mismo tiempo.

La crisis económica, sanitaria y ahora el estado de movilización en todos los estados están marcando la agenda presidencial de cara a la reelección de Trump. Las elecciones en Estados Unidos se realizarán el 3 de noviembre de este año. La naturaleza de un Estado Imperial, queda a la luz de los ojos del mundo una vez más.

Para que el mate siga su vuelta necesitamos de tu colaboración
colaborar ahora
Print Friendly, PDF & Email

Comentarios están cerrados.