Mandela. Aquí y ahora.

0

@mateamargouy

Martin Nessi

Nelson Rolihlahla Mandela, Madiba o Tata nombres por los que era llamado en el clan xhosa del cual era originario.

El nombre Nelson fue dado por su primera maestra porque la norma colonial era que a los niños en su primer día de clase se les daba un nombre en inglés y Madiba nunca supo por que fue Nelson el nombre que se eligió para él. Esto da cuenta del alcance del colonialismo en el mundo y en los territorios, cuerpos y mentes que ocupa.

Militante, abogado, político, filántropo, luego de 27 años en prisión, liberado en 1990, habiendo vencido colectivamente el apartheid, el 10 de mayo de 1994 Mandela asume la presidencia de Sudáfrica.
A mi entender no es esa la fecha más importante en su historia de lucha y compromiso, pero sin dudas esa fecha además de un hecho histórico es una buena ocasión para recordar a este hombre del mundo bastante incomprendido y olvidado por estas tierras.
Fue integrante del Congreso Nacional Africano, otro interesante ejemplo en el mundo de coalición, en este caso bajo un movimiento libertario amplio que incluye corrientes ideológicas, filosóficas y políticas de izquierda, que van desde el socialismo democrático a la izquierda nacionalista, el feminismo y el panafricanismo. La apertura en la visión política, la mirada estratégica enfocada en la transformación colectiva, la disciplina y la organización del CNA por la que Mandela abogó siempre, le ha dado al CNA además de organización y desarrollo la capacidad de elaborar alianzas amplias en la lucha contra los sectores mas conservadores donde son participes la sindical sudafricana COSATU y el Partido Comunista de aquel país.
Estratega, idealista, convencido, maestro de la política, humildemente humano, coherente, nacionalista, anticolonialista, crítico y opositor a las ideas de propiedad privada y dominación impuestas por el capitalismo puso toda la carne en el asador y nunca dudó en ser el primero en pagar los costos.
Además de integrar el CNA fue también integrante del Partido Comunista Sudafricano y a pesar de su filosofía contraria al uso de la violencia fue integrante de Umkhonto We Sizwe, brazo armado del CNA, en el entendido que el apartheid no dejaba otros caminos. Fue consciente también que el racismo, si bien era un eje central de su sostén no era más que uno de los problemas de la sociedad capitalista moderna, pero, tenía claro que este era el elemento fundante del colonialismo el cual, según él, tenía diferentes dimensiones y campos de acción. En este sentido además de su militancia internacionalista previa a los años en prisión, fue de destaque el papel que jugo en organizaciones nucleadoras de Estados y naciones africanas. En 1996 fue elegido como secretario general del Movimiento de Países no alineados, teniendo posiciones claras y contrarias a las acciones llevadas por el Estado de Israel en su política de extinción contra el pueblo palestino y la criticas y oposición manifiesta en los conflictos con Libia, la Republica Democrática del Congo y otros conflictos llevados adelante en base a las políticas belicistas y neocoloniales del gobierno de los Estados Unidos de América.
Se dice muchas veces con liviandad pero, Mandela estuvo 27 años en prisión, 27 años nada más y nada menos… Fue varias veces detenido, obligado a trabajo forzoso y perseguido. Como lo decíamos puso toda la carne en el asador.
Llegando a la presidencia intento llevar adelante una política de reconciliación nacional por supuesto muy criticada y polémica que fue motivo de grandes discusiones no solo en la República Sudafricana sino también en el mundo y en la interna del CNA. Comprender aquella postura a cabalidad no es una tarea sencilla y es necesario tener elementos históricos, filosóficos, políticos, demográficos, sociales y culturales de una sociedad que nos es bastante lejana.
Resumiendo, Madiba fue un hombre de acción, de pensamiento y de compromiso. Cada vez que pienso en la libertad recuerdo dos cosas, sus propias narraciones de los viajes en ruta durante la época de clandestinidad donde decía que viajaba de madrugada por conveniencia táctica y porque el viento le daba en la cara y era la hora más fresca y libre del día, y el otro recuerdo es el de aquella foto en la prisión de la Isla Robben siendo ya canoso, tras las rejas con esa cara sin odio que mira hacia el afuera.

No es fácil entenderlo, comprenderlo y enriquecernos con su historia y la historia del pueblo sudafricano sin ser capaces de romper nuestros paradigmas de pensamiento, además, también sea dicho, no es sencillo obtener materiales que permitan acercarse a su pensamiento y al contexto sudafricano, la historia de Madiba y la historia de Sudáfrica se ha deformado e invisibilizado y cuándo esas cosas suceden siempre hay un por qué. Hoy lo recordamos porque en tiempos donde la incoherencia, la conservación y el fascismo siguen pegando duro es bueno y necesario acercarse a hombres y mujeres que encarnan miradas colectivas, avances de los pueblos, estrategias e ideas.
A veces hay que explicar porque es necesaria su foto en la pared. Una buena oportunidad para hablar de se legado.

Para que el mate siga su vuelta necesitamos de tu colaboración
colaborar ahora
Print Friendly, PDF & Email

Comentarios están cerrados.