Estados Unidos en Uruguay: nada nuevo bajo el sol

0

@mateamargouy

Gustavo Nieto

El pasado 2 de agosto la Embajada de Estados Unidos en Uruguay emitía un comunicado elevando el nivel en las recomendaciones para todos los ciudadanos estadounidenses que quisieran viajar a nuestro país, con la excusa de un supuesto aumento de la criminalidad. Dicho comunicado antecedía apenas por unas horas al ataque con arma de fuego número 250 -el más sangriento- que se registraría en el país del norte, todos ellos en 2019.

La cancillería, con atino más que con lo que los medios (como siempre serviles) y los punteros políticos de redes sociales calificarían como revancha o infantilismo, respondió al comunicado alertando a la población uruguaya que estuviera pensando en viajar a Estados Unidos para que tomara recaudos al dirigirse a las ciudades estadounidenses en donde ocurrieron los 250 tiroteos, la mayoría con víctimas mortales y algunos incluso (como el ocurrido a pocas horas del comunicado gringo, en El Paso – Texas) con el grado de masacre.

Politicos opositores, cuentas falsas, portales de noticias tendenciosos…todos quisieron aprovechar la actitud del Ministerio de Relaciones Exteriores para ridiculizar al gobierno del Frente Amplio y minimizar una nueva injerencia en Uruguay del Departamento de Estado de Estados Unidos.

Hagamos un poco de historia

La política exterior estadounidense está basada en una ideología fundada en los siglos XVIII y XIX, desarrollada y disfrazada de Doctrina Democrática en el siglo XX, plenamente vigente en el actual siglo XXI. El “pueblo elegido” yanqui, que también nos recuerda a los judíos-sionistas-expansionistas de la actual potencia ocupante israelí, auto proclamado elegido, asumió durante el siglo pasado el compromiso de “rescatar” a los pueblos estancados y en decadencia.

Washington estaba convencido de que la tutela, al estilo colonial, era más redituable a sus intereses que la autodeterminación de estos “pueblos inferiores”. A partir de 1917 y ante la expansión del campo socialista, esta “preocupación” por el resto del mundo aumentó, convirtiendo a América Latina en su “patio trasero” para la segunda mitad del siglo XX.

Al sur del sur

En este contexto, nuestro pequeño país formó parte de los planes estratégicos estadounidenses. Si bien el neobatllismo logró mantener bastante al margen la intervención yanqui en asuntos internos uruguayos, el triunfo del Partido Nacional en las elecciones del 58’ cambió el rumbo de nuestra soberanía.

Al año de asumir el gobierno, los blancos encabezados por el herrerismo y el ruralismo aceptaron un acuerdo de “cooperación” -entre otras cosas- en seguridad nacional. A partir de allí la intervención de Estados Unidos en asuntos uruguayos se materializó e intensificó a través de distintos órganos gringos.

Desde su creación en 1947 la Agencia Central de Inteligencia (CIA) tuvo su estación en nuestro país, estrechando vínculos con los servicios de inteligencia locales. El historiador Roberto García sostiene -mediante un amplio respaldo documental- que el trabajo de la CIA en sus primeros años en el país, se dirigió a incidir en la opinión pública con el objetivo de generar en la sociedad uruguaya una mentalidad de rechazo al socialismo. Según el mencionado autor, los medios de prensa que eligió la CIA para publicar sus notas de forma encubierta fueron “El País”,La Mañana” y “El Día” (1).

que lo digan ellos

El ex agente de la agencia Philip Agee reconoció, en su diario de memorias “La CIA por dentro”, la influencia que el órgano de inteligencia yanqui ejerció en la policía local. En tal sentido, la llegada de Benito Nardone al Poder Ejecutivo significó una puerta de entrada directa de la CIA al gobierno uruguayo, al punto de convertir a su líder en Uruguay Howard Hunt en un verdadero asesor del Presidente del Consejo Nacional de Gobierno (2).

Los resultados de la “tecnificación” que la agencia impulsó en los sistemas represivos uruguayos no tardaron en aparecer:

  • En 1962 un ataque con explosivos a un local del Partido Comunista generó la muerte de un bebé de cinco meses.

  • El arma policial que disparó los proyectiles que terminaron con la vida del primer estudiante muerto en manos de la represión resultó ser parte de un arsenal enviado por la agencia norteamericana.

Sobre finales de 1964 llegaba para quedarse otro órgano estadounidense: la Agencia Internacional para el Desarrollo (AID). En julio del mismo año, el gobierno uruguayo decidió no acompañar en la asamblea de la OEA la moción de Estados Unidos respecto a la obligatoriedad de romper relaciones diplomáticas con el gobierno cubano. En setiembre, luego de una fuerte presión de la embajada norteamericana, el Poder Ejecutivo terminó cediendo y aprobando la moción, oficializando el término de las relaciones con Cuba.

Desparramando democra…tortura: Mitrione y el golpe de Estado

La cooperación de Estados Unidos en la represión al pueblo uruguayo tomó un irreversible estado público el 10 de agosto de 1970 cuando apareció muerto el instructor de tortura gringo Dan Mitrione, secuestrado y ejecutado por el MLN.

Mitrione era oficialmente un agente de la AID, aunque -como afirma la historiadora Magdalena Broquetas- la CIA solía utilizar a éste órgano para encubrir a sus agentes (3). Llegó al país en 1969 con el objetivo de “asesorar” y “mejorar la fuerza policial” mediante la tecnificación. En lenguaje criollo, vino a enseñar técnicas de tortura, como antes en Brasil y en República Dominicana.

Previo a las elecciones de 1971 la embajada de Estados Unidos veía con preocupación la reciente creación del Frente Amplio (FA) y anunciaba en sus documentos que, de sacar un porcentaje importante en los comicios de ese año (el cual estimaban en un 15%), la coalición de izquierda podría resultar ganadora en las próximas elecciones a realizarse en 1976. En noviembre del 71’ el FA obtuvo 18,28% de los votos…no hubo próximas elecciones.

La incidencia de Estados Unidos en el golpe de Estado del 73’ y en la dictadura que trajo consigo es más conocida, la bibliografía de lo que conocemos como “Pasado Reciente” es extensa y los archivos desclasificados por el gobierno del norte hablan por sí solos.

Hoy, en pleno siglo XXI, hay quienes siguen dudando de la continua injerencia yanqui en nuestros asuntos internos, en América Latina y en todo el mundo. Basta con mirar un poco para atrás, hacerse amigo de los libros y de los documentos que el propio gobierno estadounidense ha desclasificado, para poder sortear la propaganda política de nuestras oligarquías siempre aliadas al imperio y darse cuenta que el Tío Sam siempre ha estado, siempre está, aunque lo disimule.

NOTAS

1- García, Roberto. La CIA y el Caso Arbenz. Guatemala: CEUR, 2009.

2- http://www.lr21.com.uy/cultura/277269-hunt-el-agente-de-la-cia-asesor-de-benito-nardone

3- Broquetas, Magdalena. La trama autoritaria. Derechas y violencia en el Uruguay (1958-1966). Montevideo: EBO, 2015.

Print Friendly, PDF & Email

Comentarios están cerrados.