Mate Amargo  Nº  170 – 21 de Enero/ 1999 Il Padrino y sus Pe$o$ Pesados

0

Al Mate le pusimos yuyos para la memoria.
Llega un año electoral, y con ellos todos los personajes de siempre vuelven a la palestra a tratar de venderse como el mejor producto de marketing. Normal en quienes hacen negocios con las elecciones o entienden que el botín del Estado lo perdieron hace ya casi 15 años y que deben recuperarlo. Pero hay fotos que llaman la atención, como un viaje en el tiempo.

La trágica década de los 90′ que como coronación nos dejó las peores fracturas sociales de la historia uruguaya, vuelve a aparecer a través de sus principales actores. Ellos ya se habían retirado. Nadie se hubiese imaginado -por lo menos como una opción razonable- tenerlos de vuelta: bajo títulos de renovación, de buena gestión, de preocupación social. El filósofo tenía razón, lo que sucedía como trágico en la historia, se repite como farsa o por lo menos este sería un intento de ello. Como  se ve en este artículo que el Mate Amargo publicaba en 1999, la corrupción del Gobierno de Sanguinetti y de los salientes del gobierno de Lacalle, era noticia corriente en la prensa independiente. Cambiaba el color del gobierno, pero no la concepción. El Estado como botín a repartir entre los triunfantes, pero el enredo era tal que los sectores económicos beneficiados y los personeros se entre mezclaban sin mucho rencor.

Los editores ya caían en reiteración al hablar de la Coalición Rosada por aquellos años, donde los sectores conservadores se abroquelaban ante la eminente amenaza de perder con la izquierda.

Aunque parezca un chiste de mal gusto, Sanguinetti volvió, apelando al olvido, a que nadie lo recuerde como el mentor de la ausencia del Estado en los más débiles,del Estado como botín para unos pocos. Sin ser original, ni renovado, propone lo que conoce: juntarse con los de siempre. Esta vez con el hijo de su socio de los 90, desde ya proponiendo la coalición, esa que se identificaba como la de los corruptos en 1999 , para hacer nada nuevo, lo que saben hacer. La batalla por consolidar un cambio cultural y civlizatorio pasa por muchos lados, pero sobre todo hoy por neutralizar a los fantasmas del pasado,como lo es Sanguinetti y su coalición con el hijo de su antiguo socio. Contra el olvido propagado por la prensa cómplice, no hay mejor remedio que la memoria.

Descargar completo aquí: Mate Amargo – Epoca 3 – N. 170 – 21-1-1999

Print Friendly, PDF & Email

Comentarios están cerrados.