La eterna necesidad de expropiar el Saber

0

@mateamargouy

Ricardo Pose

Democratizar el conocimiento.

En diciembre del año pasado un puñado de gurises organizados políticamente, definieron abrir las puertas de su espacio militante para dar clases de apoyo a los gurises que debían rendir exámenes. Esa experiencia que empezó a tomar vida propia juntó entre diciembre del año pasado y enero del corriente, más de mil bachilleratos inscriptos y ochenta y cinco voluntarios entre docentes en actividad y jubilados, estudiantes avanzados de diversos profesorados y quienes tenían conocimientos para trasmitir.”

Volver a las fuentes.

Para este puñado de jóvenes militantes, nacidos y criados en la lógica de la lucha política electoral, ciudadanos de gobiernos de izquierda, ésta experiencia les permitió conocer y regresar, a la función social, al contacto directo y humano, a ese militante inserto en su barrio, en sus organizaciones sociales, en organizar sindicatos y gremios entre los trabajadores, brigadista de las reivindicaciones de las necesidades más elementales, que fue desde siempre la razón de ser y de como surgió y se hizo posible la síntesis política que luego dio nacimiento al Frente Amplio y muchas de sus diversas organizaciones políticas.

Aunque existan quienes miserablemente pongan el manto de duda, el otro reflejo de izquierda que también ocurrió, es que este puñado de jóvenes militantes partidarios ni se le ocurrió traducir en botín electoral o de adhesión partidaria, la oferta asistencialista.

Sumados sin saberlo y sin proponérselo a la correntada de la Educación No formal, dieron la eterna y vieja lucha por la democratización del Conocimiento, ese que a pesar del formidable desarrollo tecnológico que permite la difusión y el abordaje del mismo, escasea en la cotidianeidad en la comprensión de vastos sectores de nuestros pueblo, que también han sido limitados y excluidos del mismo, al menos, de los conocimientos significativos..

Castro y Freire.

Aquí vivimos en un mundo de merengue; batimos y rebatimos claras de huevo y azúcar. Cuando hemos llegado a soluciones, ellas son espuma. Y como espuma que son, sirven sólo de adorno, o se pierden en la nada.” Así definía el maestro Julio Castro aquella dura realidad encontrada en el interior uruguayo durante las misiones socio pedagógicas. Algo de ese espíritu se reflejó en esta singular experiencia porque a pesar de ser montevideana y llegar a un sector de población que en su mayoría no son los habitantes de los rancheríos rurales de los años cuarenta, muchos son los hijos de los hijos sobrevivientes de las políticas neoliberales de fines del siglo XX y comienzo dos del siglo XXI.

También Paulo Freire y la metodología de la Educación Popular deambuló por los sitios transformados en improvisados salones de clase

El gesto del profesor valió más que la propia nota de diez que le dio a mi redacción. El gesto del profesor me daba una confianza aun obviamente desconfiada de que era posible trabajar y producir. De que era posible confiar en mí, pero que sería tan equivocado confiar más allá de los límites como era en ese momento equivocado no confiar”, sostenía Freire en su trabajo sobre el refuerzo positivo.

Es que a pesar de los esfuerzos de la educación formal y su cuerpo docente, de la aplicación de políticas educativas públicas y sus asignaciones presupuestales, muchas de las máximas del pedagogo brasilero y las conclusiones de los misioneros uruguayos, siguen vigentes.

Un gorila con metralleta.

Así define Mujica en sus cavilaciones cuasi filosóficas, la relación entre el desarrollo tecnológico y la mayoría de la capacitación humana para utilizar y acceder a cierta tecnología.

Los celulares pueden cumplir la función de ser unos mediatos y casi completos instrumentos de acceso al conocimiento, pero el estímulo está orientado a su capacidad de diversión (¿distracción?) y comunicación, en forma preponderante.

Se necesita al menos un adiestramiento especial para desclasificar los imponentes volúmenes de información y poder discernir cuál de ellas es la valedera.

Sin embargo, la formación académica producida en los centros de estudio y complementada, guiada, basada en la circulación de información, están ante el desafío diario de no poder evitar que buena parte de los jóvenes se sigan trasformando en mano de obra barata, o lo que es peor, sigan ciegamente caminando a un futuro de una sociedad donde literalmente sobran.

La introducción de la tecnología en el mundo del trabajo estrecha la portera por donde pasaran solo unos pocos privilegiados.

Sin dudas que en ella ingresaran los mejores formados y esa es buena parte de los que fundamentan la necesidad de los institutos privados, aun universitarios de enseñanza; parte de la fundamentación, una pequeña parte de la verdad en la venta de expectativas, porque en realidad al pequeño y exigente mundo de empleos y salarios de calidad no solo ingresan los mejores formados previamente a ingresar al empleo donde se seguirán forman en su tarea específica, sino que también ingresan los hijos y familiares de quienes ya están en él.

Los trabajos sufren un proceso de concentración económico pero también social. Quienes no pertenecen al estrecho círculo de relaciones familiares debe poseer un espíritu dócil, leal a la empresa, eficiente y rendidor, creativo, pero nunca cuestionador y crítico, eso que justamente, abona la formación.

La hecatombe.

El neoliberalismo hizo su primera pasada por la región y dejó sus huellas. No nos cansaremos de insistir con la idea que lo Neoliberal no es solo el aspirante a presidente con un programa económico político y social que tendrá mejor o peor fortuna en su suerte electoral, ejerció la presidencia y viene por su segunda oportunidad.

Una foto del pasaje del neoliberalismo son las familias arrasadas como sobrevivientes de las guerras civiles; multiparentales, sin trabajos estables y mal pagos, sufriendo cotidiana violencia doméstica en muchos casos como reflejo de la desesperación producida por las tensiones para satisfacer las necesidades básicas, cientos de escolares y adolescentes medicados con TDA/H, estigmatizados por el barrio donde viven, víctimas de una maquinaria infernal de estímulo al consumo que genera un estado permanente de ansiedad y fracaso, y además poca tolerancia al mismo.

Del lado del pizarrón el esfuerzo de docentes con multiempleo y al servicio de un sistema educativo que no ha encontrado la llave de dar respuestas a las demandas de los nuevos tiempos.

La sobrevivencia persistente de una forma Sofista de brindar Conocimiento y Bancaria al decir de Freire de valorarlo, masivo e impersonal.

Un discurso y relato político superficial en términos generales sobre lo Educativo y la Educación.

Gotas.

Sin embargo no es mi tarea abordar sobre el tema educativo que hay incluso en esta publicación plumas muchísimo más calificadas y prestigiosas.

Pero aun estamos sensibilizados por la experiencia concreta; gurises con los que ofrecida la oportunidad de romper con el vínculo educador-educando , se pudo establecer una conexión humana, hacer uso y goce de la solidaridad, ejercer el compromiso sin contra partidas, desafiar lo naturalizado y democratizar el acceso al conocimiento.

No vamos a aburrir a los lectores con la enorme lista de organizaciones que como gotas de un aguacero hacen su tarea, pero efectivamente no alcanza.

Tal vez no es hora de misiones socios pedagógicos porque la realidad de nuestro pueblo la conocemos bien; tal vez estemos desbordados de diagnósticos.

Pero quizás sea hora de sumar a la tarea de las instituciones de enseñanzas, que no logran atender las individualidades, los tiempos personales, una legión de educadores de todas las disciplinas, de todas las ramas; cientos de aulas a cielo abierto, cientos de locales barriales de puertas abiertas;

Print Friendly, PDF & Email

Comentarios están cerrados.