“El futuro llegó y nos atropelló, hay una nueva realidad para organizar”, discurso de Buba – Acto Tupamaro

0

@mateamargouy

Discurso de Rodney “Buba”· Franco
Acto Tupamaro 26 de Abril de 2019

Buenas noches compañeros y compañeras.

Les agradezco nos estén acompañando en el día de hoy. En este acto del MLN que no es cualquier acto… es el acto del Bebe…

Qué difícil es hablar de este compañero, ejemplo y símbolo de nuestra organización, solo se me ocurre contar lo que viene a mi mente, como lo conocí, cuando lo entendí, como lo siento al Bebe…

Corría el año 1996 o 97, el presidente era por segunda vez Julio María Sanguinetti en coalición con el Partido Nacional. Con el Plenario de Jóvenes del MPP definimos hacer un encuentro de jóvenes del MPP, los temas para hablar eran como seguir organizándonos contra la represión policial, contra las razzias, contra la reforma estudiantil, en defensa de las empresas públicas, por la legalización del aborto, y de la mariguana, por la abolición del patriarcado, por verdad y justicia, por todas esas luchas que nos unieron y que varias de ellas son realidad en el día de hoy…

Veníamos de años de grandes luchas, habíamos logrado juntar 5000 pibes, había de toda Latinoamérica y sobre todo del Uruguay, en un campo en las afueras de Colonia para discutir estos y otros temas que afectaban a los jóvenes por esos tiempos. Este encuentro fue el fosforo que prendió la mecha de lo que fueron las ocupaciones del 96 contra la reforma de Rama. De un puñado de gurises, de una coordinadora que nos juntábamos de 50 a 100 pibes, pasamos a hacer las movilizaciones más grandes de esos tiempos, más frescas, más ricas, rompimos con la chatura del momento, con la desmovilización que traía la izquierda después de perder el gobierno, después de haber sido duramente reprimida en el filtro, rompimos el esquema, surgimos y contagiamos, pasamos a ser miles de gurises movilizados, cantando, gritando, soñando… ahí estuvimos los ya Jóvenes tupamaros, fuimos parte de ese gran momento histórico de nuestro movimiento estudiantil y sindical, fuimos motores, forjadores y sobre todo compañeros de estos miles de compatriotas que construyeron esta breve historia del Uruguay progresista… en todo esto siempre estuvo presente la idea del Bebe, el irrumpir, el cuestionar lo impuesto, el estar del lado del pobre, siempre estuvo…

Fue así que definimos que había que salir al interior a organizar este encuentro y en el MPP no había plata para pasajes por lo que nos dividimos en grupos y salimos a dedo. Mi grupo conformado por tres, llegamos a Bella Unión. Caímos en la casa de un compañero cañero, muy allegado al Bebe. Conversamos, comimos un guiso, tomamos unos mates con él y su familia, nos contaron historias viejas y sobre todo lo que proyectaban para el futuro, la pobreza que había, la desnutrición, el barrio las Láminas, la olla que hacían en la UTAA, la lucha por la tierra para trabajarla… Al otro día salimos a recorrer, a conocer esos cuentos… y así fue que conocimos al Bebe, no físicamente… lo respiramos, lo sentimos, lo vivimos en cada sonrisa, en cada mirada, en cada gesto… fuimos a las Láminas, vimos los guríses flacos, descalzos, sucios, con los ojos grandes y las sonrisas más grandes, sus madres solas, con niños colgados de todos lados, sus padres ausentes, cortando caña, en Brasil o perdidos por la vida, fuimos a la UTAA y vimos largas colas con tupper, ollitas, baldes, esperando le sirvan un caldo con verduras y algún cuero animal… lo vimos en la forma que lo nombraban, él “Bebe Sendic” nos enseñó, él “Bebe Sendic” nos ayudó, él “Bebe Sendic” nos enseñó a organizarnos, a luchar a no bajar la cabeza, a no entregarnos, él Bebe Sendic.

Nunca olvidaremos la pobreza que se respiraba en ese Bella Unión, dolía, era imposible no llorar frente a tanta injusticia, dolor, desesperación, lo era compañeros y compañeras… pero también era admirable la dignidad con la que se ayudaban y acompañaban este grupo de peludos en este rincón del Uruguay… realmente un ejemplo, para nosotros que éramos solo unos gurises soñadores que creemos en la revolución… cómo olvidarlo?

Conocimos personajes del pueblo, tocados por el legado del Bebe, sus compañeros y compañeras cañeras, vimos el cariño de la gente por ellos, la confianza, la voluntad de estar, ayudar, cuidar. Así conocimos al Bebe, como transmitir tanto amor? tanta dignidad, tanta esperanza sino es pensando y reviviendo esta historia?

En esas realidades nos hicimos, frente a esas injusticias nos fuimos formando, identificando lo que estaba mal, pensando en cómo se podía cambiar… volvimos a ir, hace poco tiempo, recorrimos esos barrios por los que los peludos nos llevaron, vimos a muchos compañeros y compañeras que habíamos conocido en esa época, es increíble lo que logro el FA en este lugar, el Plan juntos, el Pepe… parecía que estábamos en otro lugar, aunque también se notaba que aún falta, que cambiamos la infraestructura, logramos más trabajo y mejor salario, pero como en tantos otros rinconcitos de nuestro país aún falta, aún se precisa más, aún se precisa más Frente Amplio…

Es imposible vivir esto que les conté sin pensar en lo que debe haber vivido él Bebe cuando llego a bella Unión tocando los años 60, un compañero muy comprometido con las causas del pueblo, con la de los más humildes, con la de los trabajadores… Y no con cualquier trabajador…

Él Bebe marcaba el camino de lo que sería una de las luchas más dignas y perseguidas de nuestro continente, la de los peludos del norte del Uruguay. Él se encontró con esa Bella Unión, donde los niños ya nacían desnutridos y muchas veces con malformaciones de tanta hambre que habían pasado sus padres siempre. Donde los patrones tenían grandes pedazos de tierra muchas veces improductivas donde eran amos y señores. La ley era la que dictara el patrón y la policía era su personal a cargo para resolver todo aquello que fuera o pudiera ser un problema para él o su familia…

Fue así que este compañero deja la facultad de derecho faltándole muy poco para recibirse y se va al norte del país a organizar a los peludos de la remolacha y forman el SUDOR, del Espinillar formando el URDE y el de los trabajadores azucareros donde forman la UTAA. Recorre el interior profundo de nuestro país, organiza a los pescadores de Rocha, se interioriza de las necesidades y la forma de vida de todos estos trabajadores olvidados, quedados en el tiempo, relegados en derechos.

Este compañero muy callado y metódico llegó al rincón más lejano del Uruguay a organizar a trabajadores que vivían en condiciones de semiesclavitud, sin salario a cambio, que lo que conocía era el trabajo de sol a sol, que no accedían a las condiciones más básicas. Un poco de comida y un techo precario eran moneda corriente.

Como contaba él “chancho” Almada, un viejo cañero, en una entrevista en Mate Amargo hace unos días:

“A los trabajadores nos pagaban con cartones que se cambiaban en las cantinas de las empresas y no daba para nada, además de que no se respetaban las 8hs y las condiciones de trabajo eran brutales; así que al tiempo nace el sindicato, la UTAA y un día entonces si bien no éramos muchos hacemos esa primer marcha”

En ese Uruguay de gobiernos de colegiado Blanqui-Colorado, de grandes represiones a los trabajadores y estudiantes movilizados, de crisis económica, de una región Latinoamericana convulsionada, con un debate latente en la izquierda sobre el método y la vanguardia.

Raúl, él Bebe, era uno de esos compañeros que hablaba con sus acciones, que frente a estos profundos debates que se daban por todo el Uruguay pero sobre todo en la Capital, tomo la decisión de ir a organizar a los trabajadores más explotados del País, a la otra punta, bien lejos del bullicio, donde el mayor debate era como se armaba la olla, que se comía o quien lo hacía…

Fue así que llego hablando de derechos, de salario, de valores… Fue así que les enseño a escribir, a leer, sobre historia, literatura, economía, les conto sobre las revoluciones, sobre Artigas, los libertadores, sobre el Che, Fidel… Fue así que empezó a forjar o a pulir un espíritu de lucha, de rebeldía, de justicia… Nunca desde el pedestal, desde la soberbia, desde la superioridad, nunca… Siempre lo hizo desde la humildad, desde el compañerismo, desde la igualdad, poniéndose a la misma altura, haciendo las mismas tareas, enseñando regalando solidaridad.

Y así fueron llegando las primeras luchas, las huelgas, paros, ocupaciones, marchas a Montevideo… Las reivindicaciones eran las más simples, tener un salario y una jornada de 8 horas… Cuanta sangre cayó, cuantas lágrimas, ampollas en los pies, represiones, abusos policiales, desprecio desde el poder pero siempre ese pueblo solidario, hermano desde su lugar de clase, siempre acercándose, arrimando algo para la olla, algún abrigo, algún saludo, algún abrazo, en ese pueblo se fue forjando la lucha de los peludos… Así fue naciendo la reivindicación más pura de este colectivo, “Tierra para el que la trabaje”… y no demoro mucho escucharse la consigna de “por la tierra y con Sendic”…

Este no trata de ser un discurso sobre historia, solo trato de explicar porque hablar del Bebe es hablar de nosotros, los Tupamaros, nuestro compromiso, nuestra causa.

Hoy más que nunca entendemos que él Bebe y su actuación de vida están vigentes.

¿Qué es la izquierda si no es eso? Compromiso, rebeldía, innovación, solidaridad, austeridad, comprensión, lucha y sobretodo jugársela…

La vigencia del Bebe está en su pensar, logro la simpleza en su planteo, definió la base de la lucha social, de la desigualdad, modernizó la propuesta artiguista, definió uno de los pilares del Uruguay capitalista y la mayor riqueza de este país, su tierra…

Hoy, donde las luchas obreras pasan principalmente por la lucha salarial.

Donde las 8hs, el aguinaldo, la licencia, la hora extra, la seguridad social, el banco de seguro, la sindicalización, el fuero sindical, la huelga, el paro, la ocupación, etc, son un derecho, son ley, es que vemos como miles de compatriotas trabajadores están desconociendo la acumulación histórica de lucha que lograron conquistar todos estos derechos.

Ser trabajador en el Uruguay de hoy es una tarea dignificante, más allá de si se gana mucho o poco, la sociedad, el estado como tal avanzo en el reconocimiento y regulación del trabajo. Ser trabajador en Uruguay viene de la mano de tener un montón de beneficios que hasta en la vieja Europa se vienen perdiendo. El trabajo en este pequeño país es de interés de muchos hermanos y hermanas latinoamericanos que emigran a buscar trabajo y establecerse, eso es el Uruguay para el resto de América, una oportunidad, una buena opción, un escape del neoliberalismo salvaje. Y así, hoy nos encontramos con miles de migrantes, con diferentes tonos de piel, acentos, idiomas, que vienen de realidades sumamente complicadas y muy lejos de la nuestra… llegan y no entienden los beneficios, que tienen derechos, que son un sujeto de derecho, las obligaciones de los patrones sobre ellos y entonces ahí vamos, los sindicalistas, las organizaciones sociales, los solidarios uruguayos explicando y transmitiendo la acumulación histórica de nuestra clase en este país. Es bueno, es importante que sigan llegando, que podamos generar trabajo de calidad para ellos y para nosotros, es el futuro del Uruguay, el crecer como País, el diversificar su población, cultural y económicamente. Desde el Movimiento Sindical no solo los aceptamos e incluimos, también les damos la bienvenida y los sumamos a la lucha. Esa tiene que ser nuestra posición de clase, nunca contra un trabajador, nunca contra un pobre.

La oligarquía de nuestro país que se aloja y opera desde los partidos tradicionales y la derecha toda, vienen tratando de meter la idea de la crisis uruguaya, de los migrantes robando trabajo, del delito descontrolado, del miedo, a lo diferente, al pobre, al negro, al plancha, a todo lo que me haga esconderme, mirar por una ventanita, que hace el otro? que no hace? con quien hace? temor, miedo, terror… eso nos venden, eso nos quieren hacer sentir, ese clima precisan para vendernos seguridad… la privada, la militar, la que no respeta nuestros derechos, la que atropella, la que descree, eso buscan esta manga de malos Orientales… esa es la base ideológica del fascismo, a no olvidarlo…

Estos, pseudofascistas, buscan levantar nuestras partes más oscuras, enfrentarnos, estigmatizarnos, dividirnos, implantan el odio, añoran los tiempos de gatillo fácil, el gatillo ideológico, de clase, ese mismo que mato a un pibe por grafitear, por hacer arte callejero, por darle vida a una pared que taponeaba una casa abandonada, que reverenciaba a la propiedad privada, por ser pobre o vestirse como uno, por toda esa masa de información direccionada que recibimos por la prensa uruguaya, que empuja, estigmatiza y genera odio, solo odio… si compañeros y compañeras frente a este “Nuevo Uruguay” nos encontramos, el de la hipocresía, el de grandes discursos por las redes o los medios y después les pagan $12000 pesos en el mejor de los casos a sus trabajadores en sus empresas, donde votan en contra de todas las leyes que mejoren la vida y los derechos de los y las trabajadoras, que constantemente critican las políticas sociales, los apoyos a los más necesitados, el mayor presupuesto para educación, la mayor inserción de jóvenes hijos de trabajadores y trabajadoras en el sistema educativo, pero por otro lado se quejan del crecimiento de la delincuencia, gritan a los cuatro vientos por más represión, por penas más duras, critican el gasto público en políticas sociales, levantan el fantasma de la corrupción y día por medio sale a luz algún caso de corrupción de ellos, los poderosos, los ricos de este país, los que viven del trabajo de otro y así van, haciendo campaña, pidiendo el voto, con mentiras, pagando para lograr militantes, cultivando el odio para sembrar muerte, si muerte, aunque parezca fuerte, como la de Felipe, como la de cada femicidio, la de cada ajuste de cuentas por drogas, por cosas materiales, en un robo, en una rapiña, si muertes generadas por este sistema injusto, racista, excluyente que se llama capitalismo, que defienden a ultranza los partidos tradicionales de este país y algunos nuevos con tintes fascistas menos ocultos.

Ese es el nuevo escenario que tenemos hoy, que nuevamente viene operando en toda América del Sur, este es el nuevo Plan Cóndor, el mandato del imperio Yankee, así definieron recuperar la dirección política de este lado del mundo, recuperan y van por los derechos de los trabajadores antes que nada, por sus salarios, por los sindicalistas, por la izquierda, por su extinción, esto es lo que vienen sufriendo nuestros hermanos argentinos y brasileros, esto quieren para nosotros, aunque no aparezca en sus programas de gobierno…

Hoy se nos presentan nuevos desafíos, está cambiando el trabajo de los uruguayos, si, está cambiando compañeros.

Pero vemos como rápidamente la plaga neoliberal está llegando y fortaleciéndose en nuestro país… lo vemos en todas esas nuevas tareas, con uniformes naranjas, en bicicletas, motos o monopatines, entregando comida, haciendo mandados, trabajando por las propinas y una ínfima parte de lo que llevan estas gigantes empresas, lo vemos en esos coches lujosos 0km que hacen la tarea del taxi y que la empresa que los contrata le dice que son socios, los hace poner el coche, les paga un porcentaje del viaje a los 90 días, no les cubre el seguro, los aportes a la seguridad social, el uso del coche, pero son socios, una sociedad muy provechosa para las multinacionales…

Ni que hablar lo que viene pasando en los supermercados, donde ahora cada uno de nosotros somos voluntarios para el super, ya que debemos despacharnos, pesarnos y hasta cobrarnos, todo sin un solo peso de descuento y a veces hasta ponemos $10 para alguna buena causa de alguna ONG que termina generando el no pago de impuestos por parte de estas cadenas de supermercado…

Lo que viene pasando en logística, en la industria, en el agro, en el gas, en los servicios, en la hotelería, el pequeño comercio, etc, donde directamente la tecnología está desplazando al trabajo humano…

Lo que nos pasó en la naranja donde pasara a ser una tarea zafral a partir de las tecnologías aplicadas.

Ya no alcanza con las viejas formas de organizarnos, tenemos que replantearnos, innovar, jugárnosla, como hacen los compas de la madera del norte del país, organizando la forestación, caminando kilómetros para llegar a un monte privado, tierra adentro y que muchas veces son corridos a tiros por los capataces, que salen a las rutas a las 4 de la mañana para agarrar a los peludos que van a montear, explicarles, mostrarles, contarles sobre sus derechos, organizarlos, como alguna vez hizo él Bebe, comprometidos con la causa…

Y ni que hablar las tareas rurales, los frigoríficos, la pesca artesanal, la producción agrícola, la lechería, los y las maestras rurales y cada tarea laboral que llevan adelante compañeros y compañeras en el interior de nuestro país.

El futuro llegó y nos atropelló, hay una nueva realidad para organizar, las tecnologías llegaron para quedarse y para que las multinacionales logren mayores ganancias de nuestro trabajo. Él Bebe hace muchos años lo vio, lo pensó, teorizo sobre esto, es hora de que llevemos a la práctica algunas de esas teorías, es hora de que dejemos las rencillas internas y nos embarremos las patas organizando a todo este nuevo ejército de trabajadores que empiezan a perder derechos por la aplicación de las tecnologías.

Este es el gran desafío que tenemos los trabajadores y trabajadoras organizadas para esta etapa y para el futuro, cómo hacer que lo nuevo no genere desempleo estructural.

Este es un tema nacional, de defensa de la soberanía, este es, él tema, que tiene que empezar a lograr un gran debate de todos y todas, del color que sean, del partido que sean, este tema es el futuro de nuestra gente, nuestro futuro, no podemos dejar que el mercado haga la síntesis, genere las condiciones, imponga su lógica, hay que proteger el trabajo uruguayo. No hay que permitir que se apropien del sentido del trabajo, que es liberador por lo contrario de enajenador, que debe jugar un papel fundamental en este sentido.

¿Cómo hacerlo?

Esa sería una de las preguntas que le haría al Bebe si aún siguiera vivo.

Como no está y como hay que dar respuestas a estos temas llamamos a todos y todas a empezar a discutir el trabajo del futuro, nuestro trabajo, qué hacer con el ejército de desplazados que van a quedar a partir de las tecnologías aplicadas por el mercado? como protegemos a estos miles de trabajadores que se alistan a estas multinacionales que funcionan desde una aplicación y que desregulan toda la normativa laboral del Uruguay, como defendemos nuestro marco regulatorio laboral ejemplo en el mundo? Pequeño desafío tenemos por delante…

Vemos como este Sistema ha logrado enajenar, individualizar, corromper la ideología de las y los obreros. Vemos como el comprar lo último o lo que nos muestran como “pro” desde la caja boba, nos lleva hacer doble turno, trabajar fuera de planilla, no reclamar, quemar a los compañeros, ser indiferente con las injusticias o el maltrato laboral, no afiliarme al sindicato, pero sí… cobrar y gozar lo que conquistan otros…

En estos tiempos, la conformidad con lo impuesto y la aparente diversidad de opciones nos confunde y desdibuja nuestras características de clase y les hace creer a muchas y muchos que ya no son parte del Pueblo. El cambio de cabeza que les permita analizar una situación más allá de vivencias personales.

Hay que politizar más cada conquista, cada avance, la comida de nuestros hijos, el acceso a la educación… hay que comprometerse compañeros y compañeras!!!

 

Por otro lado tenemos una clase dominante que espera agazapada, que quiere volver para sacarnos todo lo conquistado, para quedarse con nuestros derechos, para ganar más a costa de que ganemos menos… esa es la oligarquía nacional, ese papel está jugando desde los partidos tradicionales, levantando fantasmas, inventando historias, tergiversando la realidad… se relamen por volver, les fue muy bien en este periodo, acumularon riqueza, crecieron en patrimonio, en cuentas bancarias, en 0km, en mercados, pero igual les duele la pequeña porción mayor que llevaron los trabajadores, las 8hs del peón rural, la regulación del trabajo doméstico. Ellos no nos perdonan esto.

Tampoco perdonan la recuperación salarial lograda en consejos de salario que no son más ni menos que una regulación del capital por parte del Estado en beneficio de los trabajadores, los beneficios logrados en cada mesa de negociación, los y las miles de trabajadoras y trabajadores afiliados a sus sindicatos, no perdonan el avance de la clase…

Nosotros, los Tupamaros y Tupamaras, redoblamos la apuesta y les avisamos que defenderemos las conquistas de nuestro pueblo, que no daremos un paso atrás y que como él Bebe, siempre estaremos del lado del más humilde, defendiéndolo con todas las herramientas legales, en todos los frentes y organizándonos para resistir los atropellos y abusos de los poderosos.

También les queremos decir que nos seguimos declarando antiimperialistas y que entendemos a nuestra América como un solo pueblos dividido por fronteras, de los que alguna vez se repartieron las riquezas de todos estos países de este lado del mundo. Por lo que nunca vamos apoyar la intervención extranjera en ningún país de América del Sur ni del mundo.

En estos días de campaña, la tarea principal es mantener el gobierno para seguir avanzando, pero sin descuidar la tarea social, debemos aprender de nuestros errores, solo con el gobierno no alcanza, hay que generar conciencia de clase y tenemos que seguir avanzando como clase.

Ni una sola pelea sindical puede quedar como perdida, podemos equivocarnos pero nunca podemos ser indiferentes a un colectivo llevando adelante una lucha reivindicativa, deberemos redoblar esfuerzos para que entiendan, vean el otro ángulo, comprendan los riesgos, el juego que se puede terminar haciendo a las patronales y a la derecha, ese es el principal objetivo frente a un conflicto, la síntesis.

En estos años de gobierno hemos tenido diversos líos sindicales, donde es real que los trabajadores tiramos un poquito más de la piola, en algunos casos se aplicaron medidas dolorosas contra el movimiento sindical donde muchos de estos compañeros se sintieron defraudados o traicionados por el gobierno y la fuerza política, es aquí donde debemos cuestionarnos desde todos los frentes y por más tirantes y alejadas que estén las posiciones debemos buscar siempre una salida ya que lo fundamental al final es la síntesis que hacen mis hermanos y hermanas de clase.

Sin trabajadores empujando y defendiendo los avances por izquierda no tendría razón de ser tener el gobierno.

La lucha ayer, hoy y siempre tiene que ser por mejorar la conciencia y organización de la clase trabajadora, con el apoyo del sistema político, la burguesía nacional y las y los intelectuales de izquierda. Esa fue la lectura del Bebe cuando arranco para el norte, cuando organizó lo más relegado del movimiento obrero, cuando juntos pasaron de la reivindicación a la acción y realmente disputaron el poder. Ese fue el Frente Grande que definió este valioso compañero, esta sigue siendo nuestra bandera contra el imperialismo…

La lucha por el más humilde, por el pueblo y por avanzar, es con las y los trabajadores, es por la tierra y por Sendic, es revalorizando la militancia, dando espacios, creando otros, es dejando el cuero en la estaca, jugándosela, siempre, es organizando, generando colectivos, cuestionando, criticando, apoyando, es y será patria pa’ todos!!

 

 

Print Friendly, PDF & Email

Comentarios están cerrados.