30 años que no admiten casualidad

0

@mateamargouy

Martin Nessi

La historia no admite casualidades, nuestra vida tampoco. Este abril de 2019 dos hechos de suma trascendencia para la historia del país y nuestra historia colectiva nos llaman, a la vez que conmemoramos la conformación orgánica de nuestro MPP recordamos también los 30 años de la desaparición física de nuestro siempre presente “Bebe” Sendic.

Decíamos que la historia no admite casualidades y nuestra vida tampoco y no fue precisamente por casualidad que al sentarme a escribir sobre esto para esta edición de nuestro Mate Amargo esa fuera la primera frase que se me vino a la cabeza. Tampoco es un casualidad o limitación en la escritura que el termino nuestro aparezca ya unas 6 o 7 veces en estos primeros párrafos.

El colectivo, el nuestro, el nosotros es un elemento siempre presente en nuestra formación y acción cotidianas que, no por siempre presente o mencionado hay garantía alguna de su eterna existencia, será seguramente esa la razón por la cual el énfasis en lo colectivo era lo que entre otros y otras el Bebe, El Rufo o Raúl ponía en cada una de sus acciones, en cada una de sus convicciones y en cada práctica concreta. Esto en el MPP compañeros y compañeras lo aprendimos de memoria casi, tan de memoria que ha corrido y puede correr el peligro del olvido por su cotidiana presencia. Las líneas marcadas en los caminos sufren el pasar de hombres y mujeres y deben ser cada tanto remarcadas para no olvidar las referencias. Siempre hay que sacudir y ejercitar, la inercia y la costumbre son cosa peligrosa para el ser humano, son como el aburrimiento y el hastío son reaccionarias, achanchan, aburguesan, son deformadoras, letales enemigas, ¡pervierten y deforman! ¡Atrofian! ¡Anquilosan! Al decir del Bebe “vimos que el ser humano es un mamífero que hace proyectos, y su frustración, la vaciedad, el hastío, suele rellenarse con proyectos de consumo compulsivo”

Nos preguntamos entonces ¿que son las organizaciones? Son humanas en este caso políticas, si… somos militantes, hombres y mujeres como cualquier otro u otra que habita esta tierra y por eso hay problemas que no nos son ajenos y el no perder la esencia colectiva es fundamental. Más aún en una sociedad desencantada donde “los marcos de referencia” no los manejan los grandes colectivos, sino que son manejados por minorías enfermas al servicio del capital que no hace mas que generar capital, ese es su cometido central hasta por definición y, en base a eso construye el “marco de referencia” que le conviene. Hombres y mujeres coartados en su libertad, con miedo a tenerla y generalmente atados a objetivos que no podrán nunca alcanzar y que en caso de encontrarlos difícilmente nos hará felices. ¿Acaso no hay mas en este mundo que venir a consumir, trabajar y divertirse? ¿Ese es el ideal? ¿Estamos acá de casualidad? ¿Lo que pasa en nuestra vida es una casualidad? Quienes nos leen saben que descartamos el concepto de meritocracia pero independientemente de las desigualdades de origen creemos que es necesario reformular los marcos de referencia y los modelos a seguir ya que claramente vienen siendo estos manejados por una minoría que impone el modo de vida a seguir según su forma y conveniencia, la subordinación está en el mundo de hoy más presente que nunca, esto no lo decimos porque seamos cuadrados neandertales o rebeldes sin causa inadaptados al tiempo que nos toca vivir. No señor todo lo contrario somos conscientes del mundo en el cual vivimos y por eso estamos planteando estas cosas, como las plantearon otros y otras ya hace mucho tiempo, como las planteo él Bebe con profundidad y sencillez a la hora de comunicar y como la plantearon compañeros y compañeras que han formado y conformado nuestra organización no solo desde lo discursivo sino principalmente desde los hechos. Los topes a los salarios de compañeros y compañeras rentados y el destino de ese excedente a un fondo solidario que se llamara Raúl bebe Sendic no han sido casualidad, actuar acorde a eso no fue algo que nos ocurrió de repente y compañeros y compañeras estamos convencidos de eso hace rato.

Uno de los grandes problemas de este tiempo además de los “marcos de referencia” o “hegemonías” creados por otros y otras en base a intereses que ya hemos definido es el olvido de los hechos y las referencias históricas, hace décadas atrás decía él Bebe “donde la austeridad no se inculca con el ejemplo de arriba, es difícil de contener el consumo; esto se ha demostrado valido para países capitalistas y socialistas. Hay que cambiar el “marco de referencia” – lo que la gente ve como prestigioso y digno de imitarse-. Esto por tanto no es algo nuevo viene de mucho tiempo atrás y hay mucha construcción y vida humana atrás de estas ideas. Nosotros elegimos tomar esos planteos, continuar esa lucha y entendemos que haya quienes no elijan ese camino, he incluso exista hasta quienes se molesten o se incomoden por esta actitud que tomamos, pero humildemente hemos tratado de ser coherentes y hacer lo que nos parecía para vivir y accionar acorde a lo que pensamos y a las luchas que hemos continuado. Y ese es otro punto donde el Bebe nos ha dado también con extrema claridad, la guía y la acumulación.

Nuestras luchas vienen de lejos y son nuestras en el sentido colectivo porque las tomamos, porque las aprehendemos y porque las damos pero nunca serán nuestras porque nos pertenecen. No son propiedad, son una guía, una causa, un faro, son nuestras solo como concepto colectivo, como divisa. Alguna vez dijimos también que la acumulación nunca es estática que goza de avances y sufre retrocesos pero que es amplia y que solo se detiene el día que ninguno de nosotros y nosotras tenga un pie en esta tierra y ahí vuelven a aparecer algunas cosas aprendidas en formación teórica y práctica, esa visión amplia unitaria filosófica y estratégica confiada en el ser humano y esperanzadora en cuanto a acumulación colectiva.

En el discurso del Estadio Franzini en diciembre del año 1987 decía él Bebe “Pronto iniciaremos un nuevo año, y sería bueno que nos comprometiéramos a dar un salto en el sentido humano y solidario. Un avance hacia ese hombre nuevo del Che, siendo más austeros más generosos, más solidarios. Volver a la unión del pueblo por abajo y profundizar esa conciencia solidaria y socialista que permitió salir colectivamente de la dictadura y de la miseria que nos trajo. Construir en los hombres millones de columnas donde se pueda asentar una sociedad socialista” En ese mismo acto él Bebe hacía mención a cosas para nosotros y nosotras siempre presentes, la importancia de la unidad, bien entendida, sin obsecuencia, la conformación del Frente Grande y al referirse al Frente Amplio sin esconder algunas diferencias se demostraba dos cosas esa terca sinceridad que es parte de nuestra forma de concebir la vida reflejada en un “como se ve somos bastante imbancables” con la capacidad y la convicción estratégica de entender que “apoyamos todos los esfuerzos de unidad popular. Nosotros apoyamos unidad real en el frente Amplio y no haremos nada por destruirla aunque aspiremos a una unidad mayor” indudablemente todas esas son cosas que hasta el día de hoy nos caracterizan y debemos de tener la capacidad de cuidar, debemos de ser capaces de mantener la unidad y fraternidad en todos los lugares donde militamos y entender que todos y todas somos capaces de aportar sabiendo bien lo que damos y siendo capaces de saber cuidarnos, querernos potenciarnos y respetarnos mucho entre compañeras y compañeros.

“El hombre es el único ser que vive sostenido por la esperanza y puede ser aniquilado por la falta de ella” Raúl “Bebe” Sendic

Print Friendly, PDF & Email

Comentarios están cerrados.