¿Por qué te vas? – Colgate Palmolive INC S.A.

0

@mateamargouy

EconomíaPolítica.uy

El sonado caso de esta multinacional que se va de nuestro país, echó leña al fuego de la discusión planteada por los representantes políticos del “libre mercado”, en el marco de un año electoral, aprovecharon rápidamente a señalar a los trabajadores y al Estado como la distorsión económica que no permite el “desarrollo”. Veamos el caso.

A principios del mes de febrero 2019, la empresa COLGATE PALMOLIVE INC S.A. informó a sus trabajadores la decisión de finalizar las operaciones de la filial en Uruguay a partir del 31 de marzo, trasladando esa producción a México donde se encuentra desde 1920. En un comunicado informó que cesa la producción en su planta de Montevideo “en un contexto de optimización de cadenas de operación que centralizarán las actividades en la planta de Querétaro en México” (El Observador, 6/2/2019). Una decisión de estrategia empresarial con dimensión planetaria que nos revela el carácter de nuestra dependencia.

Ese contexto incluye ventas globales por un valor de 15.500 millones de dólares (el 75% fuera de EE.UU.), de los cuales el 60% es el margen bruto de ganancias (antes de impuestos), y con distribución de dividendos en permanente ascenso desde el año 2013 (Fuente: Reporte Anual de la empresa 2017, pág. 119).

Esta empresa transnacional, presente en 222 países y con 35.900 empleados, ha cerrado ya sus operaciones en varios países, entre ellos Venezuela en octubre de 2018. Significa en Uruguay la pérdida de 59 trabajos directos y 40 más entre zafrales y de apoyo logístico. O sea, para las dimensiones de esa empresa, nada, solo el 0.2% del total de trabajadores que de ella dependen en el mundo. Los productos más conocidos hasta ahora fabricados en el país eran Fabuloso y Axion. Las pastas dentales y los jabones son importados desde Brasil y México.

Nos parece importante que a la hora del cierre de esta transnacional en Uruguay se sepa que muchas de sus inversiones en la planta industrial fueron promovidas por el Régimen de Inversiones de la ley 16.906, aumentando su rentabilidad, bajo el cual fueron exoneradas de impuestos las importaciones de todo artículo afectado a la inversión, del impuesto al patrimonio (IPAT) por 8 años a la Obra Civil realizada, del Impuesto a la Renta (IRAE) por 35% de sus inversiones en dólares, y beneficiadas por un crédito fiscal por el IVA de los bienes adquiridas para la obra.

En síntesis, una multinacional es beneficiada de todas las maneras posibles – sin ir en detrimento de los trabajadores -, el Estado renuncia a una parte significativa de la la recaudación y aún así no es suficiente para que la empresa se quede en el país. Ni la presión fiscal, ni los derechos de los trabajadores por más que algún mercader criollo quiera aprovechar a recortar, son factores de gran incidencia en la estrategia global de esta multinacional. El Estado -mientras gobierne la izquierda- y los trabajadores se enfrentan a la vieja realidad del empresario que persigue la ganancia extra recortando derechos y a una nueva realidad, que implicará pensar estrategias frente a las multinacionales y sus movimientos globales.

Print Friendly, PDF & Email

Comentarios están cerrados.