Frente al neoliberalismo, marea feminista en Argentina

0

@mateamargouy

Marina Femenía*

El feminismo en Argentina durante los últimos tres años puso en la calle y en la agenda de la sociedad una serie de debates y demandas que irrumpen en la agenda pública con más fuerza desde el 2015 con la primera marcha de Ni Una Menos y tuvo su punto más alto el año pasado en las movilizaciones a favor del derecho al aborto legal, seguro y gratuito, donde se movilizó más de un millón de personas al Congreso a favor de la ley de IVE (interrupción voluntaria del embarazo). Se fue construyendo una agenda propia y una cohesión y organización como movimiento social y político que lo transforman en uno de los espacios más dinámicos y de avanzada de los debates sociales, protagonizando los hechos políticos más importantes y masivos contra el gobierno neoliberal de Mauricio Macri.

Llegamos a esta situación de empoderamiento y movilizaciones masivas, en un proceso de reconocimiento de derechos en la Argentina. Fue central la organización de las colectivas feministas y las diferentes jornadas masivas que se organizaron a lo largo y a lo ancho del país pero también lo fue la figura de Cristina Fernández de Kirchner, generando las condiciones de reconocimiento de derechos al pueblo. En 30 años de democracia se sancionaron 40 leyes por la equidad de género, pero casi el 40% de estas se sancionaron durante los 12 años de Gobierno de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner.

Cristina Fernández de Kirchner en 2007 fue la primera mujer argentina elegida para el cargo de presidenta, asimismo, la única en completar dos mandatos presidenciales. Es central valorar y pensar su figura en sí misma. Es decir, una mujer presidenta, construye sentido y batalla contra la cultura machista: hay una mujer donde no corresponde que haya mujeres. No sólo eso: es una mujer que levanta la voz, irreverente, que da órdenes y gobierna. Y además lo hace representando los intereses de las grandes mayorías populares.

Fueron años de reconocimiento constante de derechos, lo que empoderó a las mujeres argentinas y le otorgó independencia, ejemplo de ello fueron: el matrimonio Igualitario, la Ley de Identidad de Género, la Jubilación de amas de casa, la Asignación Universal por hijx, y la asignación universal por embarazo. Asimismo, la Ley contra la Trata de Personas, que federalizó el delito, el parto humanizado, la prohibición de avisos sexuales, la línea 144 de atención telefónica para mujeres en situación de violencia las 24 hs. La Ley 26485 para erradicar la violencia contra las mujeres, no solo contra la violencia domestica que la mayoría de las veces eran silenciadas dentro de los hogares, sino también otros tipos de violencia que no estaban nombrados en ninguna norma como la económica, la obstétrica, la simbólica, mediática e institucional.

El programa “Ellas hacen” política pública destinada a 100.000 mujeres de casi todas las provincias del país, de sectores muy vulnerables, La Ley de Fertilización asistida (tratamiento gratuitos realizados en hospitales, obras sociales y medicinas prepagas).

Todas estas políticas públicas, fueron generando un contexto de empoderamiento, que llevaron a que a partir de 2015 las mujeres organizadas en las calles fueran protagonistas de un reclamo de despatriarcalización de la sociedad que hoy ya no tiene vuelta atrás.

Ni una Menos

El colectivo “Ni una menos” fue una consigna que dio nombre a un movimiento feminista surgido en Argentina en 2015 en protesta contra la violencia contra la mujer y su consecuencia más grave y visible, el femicidio.

En junio de 2015 el movimiento de mujeres y las colectivas LGBTTIQ+ explotaron las calles bajo el grito de #NiUnaMenos. La marcha se realizó por primera vez el 3 de junio de 2015 en ochenta ciudades de Argentina, a partir de esa fecha, todos los 3 de junio las mujeres se movilizan en todas las ciudades de Argentina contra la violencia machista y los femicidios.

En mayo de 2016, el colectivo convocó a otra movilización al cumplirse un año de la previa convocatoria. Esta convocatoria se realizó con una nueva consigna, “vivas nos queremos”.

En esta oportunidad, en la convocatoria, se dieron razones puntuales para la movilización. Entre ellas se encontraban: la asunción de Mauricio Macri, acusándolo de haber cerrado observatorios y programas de protección a las víctimas de violencia de género; de haber intentado modificar la Ley de Educación Sexual Integral; de no haber reglamentado la Ley de patrocinio gratuito (creada a partir de la anterior convocatoria).

El 3 de junio de 2017 se volvió a convocar a las calles contra la violencia machista y complicidad estatal. La marcha de ni una menos en Buenos Aires, se organizó por tercera vez consecutiva, esta vez bajo la consigna “Basta de femicidios, el gobierno es responsable”

En el 2018 la movilización se dio en el medio del debate en el Congreso Nacional por la Ley de Interrupción voluntaria del embarazo, la consigna fue “Sin Aborto Legal no hay NiUnaMenos”, “No al pacto de Macri con el FMI”. Haciendo hincapié no solo en que el Congreso estaba tratando la interrupción legal del embarazo, sino también el endeudamiento al que el gobierno estaba sometiendo al pueblo argentino, lo que conllevaba a un ajuste presupuestario no solo para frenar la violencia, sino también porque las mujeres somos la variable de ajuste de los gobiernos neoliberales, lo que produce feminización de la pobreza.

Paro de mujeres

Otro hito en el movimiento feminista argentino fue el paro de mujeres. El 19 de octubre de 2016, después de los femicidios ocurridos en las últimas semanas, “NiUnaMenos” y otras 50 organizaciones convocaron a una manifestación contra de la violencia de género. La iniciativa planteó, un paro de una hora; y por otro lado, una marcha hacia la Plaza de Mayo. El paro se realizó entre las 13:00 y las 14:00 horas de ese día. Miles de mujeres en todo el país suspendieron sus actividades. A su vez, pasadas las 17:00 horas, una gran cantidad de personas se concentró en el Obelisco y comenzaron a movilizarse hacia la Plaza de Mayo, portando carteles en los que pedían el fin de la violencia de género.

Con una inflación acumulada del 40% , los despidos como principal política laboral, la vida de las mujeres, lesbianas, travestis y trans estaba cada vez más precarizada, el desempleo promedio en la Argentina era del 9,3% pero para las mujeres del 10,5%. El hilo que vincula a la violencia femicida y estatal con el crecimiento de la pobreza se hacía cada vez más visible. “Si mi vida no vale produzcan sin mí”, se convirtió en una frase que traspasó las fronteras locales y se escuchó en toda la región. De este caldo surge el primer paro a Macri. “Mientras la CGT toma el té, nosotras tomamos las calles”, se decía por entonces.

Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito

La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto legal, Seguro y Gratuito es una amplia y diversa alianza federal, que articula y recupera parte de la historia de las luchas desarrolladas en nuestro país en pos del derecho al aborto legal, seguro y gratuito.

Tiene sus simientes en el XVIII Encuentro Nacional de Mujeres realizado en Rosario en el año 2003 y en Mendoza en el 2004.

Impulsada desde grupos feministas y del movimiento de mujeres, como así también desde mujeres pertenecientes a movimientos políticos y sociales, cuenta en la actualidad con la adhesión de 305 grupos, organizaciones y personalidades vinculadas a organismos de derechos humanos, de ámbitos académicos y científicos, trabajadoras/es de salud, sindicatos y diversos movimientos sociales y culturales, entre ellos redes campesinas y de educación, organizaciones de desocupadas/os, de fábricas recuperadas, grupos estudiantiles, comunicadoras y comunicadores sociales, etc.

El objetivo de la Campaña es generar constantes actividades y procesos estratégicos para instalar en la sociedad y en el Estado el debate en torno a la necesidad de despenalizar y legalizar el aborto en Argentina.

Fue lanzada el 28 de mayo de 2005, Día de Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, y desde entonces tiene la capacidad y la fuerza de coordinar actividades simultáneamente en distintos puntos del país bajo la consigna: “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”.

El debate en el Congreso y la Revolución de las Hijas

Durante el año pasado se discutió por primera vez en el Congreso Nacional la Ley de Interrupción voluntaria del embarazo. Fueron meses de debate, en el recinto y en las calles, cientos de exposiciones en las audiencias públicas que fueron acompañadas desde la calle por movilizaciones y vigilias, no solo en las afueras del Congreso si no que en cada ciudad del país. El tema se puso en la agenda de los medios de comunicación donde fue casi obligatorio que todas y todos se pronunciaran y argumentaran su posición. En las casas, en los colegios y universidades, esta discusión fue motorizada por las más jóvenes. Jóvenes que tomaron colegios exigiendo el derecho a decidir sobre su cuerpo, que convencieron a sus padres y compañeros. Se trató de la “Revolución de las Hijas”, tal como fue nombrado el proceso por la periodista Luciana Peker.

Esto no fue casualidad, tal como contábamos al principio se trato de una generación que creció con una mujer presidiendo la Argentina, una mujer que se paro frente a las corporaciones y otorgo derechos a las mujeres como nunca antes en la historia.

La Ley obtuvo la media sanción en la Cámara de Diputados y fue rechazada en el Senado, más de un millón de mujeres hicieron vigilia frente al Congreso Nacional bajo condiciones climáticas imposibles en el invierno porteño.

A pesar de no ser aprobada la Ley, el tema se instaló para siempre, y tarde o temprano, esas mujeres que hoy se pueden ver en cada transporte público con sus pañuelos verdes, podrán festejar la obtención de este derecho, y sabrán que fue por su lucha.

Estamos viviendo en un punto de inflexión en el que el sistema patriarcal está tambaleando. Hoy el feminismo está en boca de todos y todas, algunas piensan que estamos viviendo en la cuarta ola del feminismo, en donde la “revolución de las hijas”, las jóvenes, las que deconstruyeron a sus padres y madres, las cientas que llevan en sus mochilas el pañuelo verde, son las que están logrando el cambio cultural que hará que definitivamente se caiga el patriarcado.

 *Diputada provincial de la Provincia de Mendoza mandato cumplido y Responsable del Frente de Mujeres e Igualdad de Géneros de La Cámpora Mendoza

Print Friendly, PDF & Email

Comentarios están cerrados.