¡Porque estuve, yo estoy!

0

Yo sí tengo historia. No me avergüenza decirlo. No lo oculto, lo reivindico. Me llena de orgullo, porque parte de esta historia ha forjado nuestra identidad como frenteamplistas y como uruguayos. Pertenezco a una fuerza política que fue y ha sido protagonista de los principales acontecimientos de mi país, en los últimos 50 años.

Soy integrante de una fuerza política llamada Frente Amplio, que surgió hace 43 años y fue la respuesta política del pueblo, a la brutal crisis vivida por nuestro país. Sus orígenes se encuentran enraizados en el proceso de unificación de la izquierda social a través de la creación de la CNT y el “Programa de Soluciones a la Crisis“, emanadas del primer “Congreso del Pueblo”. Si bien, en su primera elección nacional, logró tan solo el 18,3 % de los votos, estos poquitos votos expresaban claramente el comienzo de la ruptura histórica del bipartidismo en el Uruguay. Esta misma fuerza política que sufrió como muchos uruguayos, el golpe de Estado de 1973, resistió la cárcel, la desaparición de compañeros y compañeras, y el exilio político de muchos otros.

Aun ni había nacido, pero me siento parte de esa generación que trabajó clandestinamente para derrotar la Dictadura, denunciándola internacionalmente y siendo protagonistas del triunfo del “Plebiscito del NO”, con los “cacerolazos”, el “boca a boca” y los “apagones”. Tampoco había nacido pero también me siento parte de los mas de 85.000 mil uruguayos, que votaron en Blanco, en las elecciones internas de los partidos políticos cuando el FA estaba aun proscrito por la Dictadura, y dejaron encendida la llama de la esperanza.

Recién había nacido, en 1983, cuando se realizó el “Acto del Obelisco”, que junto al plebiscito permitió la salida de los dictadores del poder y la recuperación de la Democracia. Mis viejos, los padres de mis amigos, los amigos de mis viejos, mis compañeros participaron y fueron protagonistas de la liberación de los presos y presas políticas.

Participé de los actos del Voto Verde y sin saber mucho porqué, también me entristecí cuando se perdió en 1986.

Festejé con mucha alegría, con mi familia y los amigos de mi familia, la primera vez que el Frente Amplio ganó las elecciones Departamentales de Montevideo, en 1989.

Disfruté, junto a muchos, no todos, cuando logramos detener el proceso de privatizaciones de las empresas públicas en el Plebiscito del 92.

Estuve con mis padres cuando marchamos y nos concentramos, frente al Hospital Filtro, para defender el derecho al asilo político de los vascos en Uruguay, siendo brutalmente reprimidos por la Policía de Ángel María Gianola.

Lloré cuando en 1994 perdimos, por un puñadito de votos, las elecciones nacionales.

Participé de las movilizaciones estudiantiles y de las ocupaciones del 96, reclamando participación en las decisiones sobre los cambios educativos, mayor presupuesto para la Educación y denunciando una Reforma educativa impuesta por la fuerza.

Festejé cuando por primera vez en la historia, el Frente Amplio obtuvo el 40% de los votos en la elección nacional del 99 pasando a ser la mayor fuerza política del Uruguay. Y me indigné cuando blancos y colorados se aliaron, como tantas veces, y nos hicieron perder el balotaje.

Estuve cuando junto al PIT CNT juntamos firmas para defender ANTEL, en el 2001. También estuve junto a miles de uruguayos cuando marchamos (trabajadores, estudiantes y pequeños productores), en esa gran marcha reclamando una Concertación para el Crecimiento, para crear fuentes de trabajo, contra el endeudamiento y por un país mejor.

También estuve, como muchas y muchos uruguayos, cuando se desató la crisis del 2002 y se cerraron los bancos y miles y miles de personas perdieron sus trabajos, sus casas, sus ahorros, entre otras cosas.

Yo sí estuve en las ocupaciones de los liceos en 2002, reclamando el 4.5% del PIB para la Educación. Como también, junto a muchos compañeros, organizamos merenderos y ollas populares, cuando no existía respuesta de un Estado clientelar y corrupto. También estuve en el Aeropuerto despidiendo a muchos familiares y amigos expulsados por la crisis.

Estuve cuando el movimiento sindical y el Frente Amplio juntaron las firmas necesarias para no privatizar a ANCAP. También cuando más del 73% de los Uruguayos ganamos el plebiscito. También estuve cuando triunfamos en la Reforma Constitucional del Agua.

¡Cómo olvidar aquel octubre del 2004, cuando por primera vez en la historia del país, el Frente Amplio ganó las elecciones nacionales en primera vuelta y con mayorías parlamentarias!

Yo sí estuve cuando el Frente Amplio empezó a gobernar y a cambiar nuestro país.

Estuve cuando se implementó el Plan de Emergencia, que sirvió para empezar a sacar de la pobreza y la indigencia a miles de uruguayos.

Estuve cuando se convocó a los Consejos de salarios e incluyó a las trabajadoras domésticas, y trabajadores rurales. También estuve para festejar la conquista histórica que implicó llevar a 8 horas la jornada laboral de los trabajadores rurales.

Estuve desde que nací en todas las marchas del Silencio, pidiendo Verdad y justicia. Y estuve cuando por fin se logró hacer Justicia y poner a algunos de los responsables del Terrorismo de Estado en prisión. También estuve cuando empezamos a saber la Verdad sobre los desaparecidos.

Estuve en el Uruguay que se acordó de los olvidados de Artigas y conformó ALUR, para mejorar las condiciones de vida de los peludos, junto al gobierno Uruguayo y el venezolano.

Estuve cuando el Frente Amplio, achicó la brecha de oportunidades y entregó una computadora a cada alumno de la Escuela Pública.

Estuve cuando el pueblo uruguayo recibió la solidaridad de los médicos cubanos e instaló un Hospital de ojos, para devolverle la vista a miles de uruguayos de forma gratuita.

Milité, en el 2009, por un segundo gobierno del Frente Amplio y para anular la Ley de impunidad.

En aquel noviembre, conseguimos el segundo gobierno, y con esa victoria, aseguramos poder seguir reconstruyendo un país, destruido durante años por gobernantes que se preocupaban mas por engordar sus vaquitas y las de sus amigos, en vez de generar oportunidades para todos.

Estuve, en estos cuatro años, mientras desarrollamos el Plan Juntos, un plan de vivienda que toma la experiencia de FUCVAM, la autoconstrucción colectiva, y busca sumarle la mano solidaria y voluntaria, aquella de la que tanto hablaba el Che, como necesaria para forjar una patria socialista.

Estuve en la creación del FONDES; que permitió desarrollar emprendimientos colectivos, autogestionados por sus trabajadores. Buscando así, poder desarrollar un sistema de producción, alternativo al capitalista, más equitativo, donde se reconozca la importancia de todos los involucrados en la producción, con una relación horizontal entre sus pares y mucho más equitativa, en la distribución del ingreso.

Estuve, para ver como se cambiaba la matriz energética del país. Hoy somos uno de los países con mayor generación de energía renovable.

Estuve para ver como el gobierno terminaba la guerra de las patentes y se unificaba una Ley para todo el territorio nacional.

Estuve para seguir ampliando derechos, posibilitando la realización de un aborto seguro, así como cuando legalizamos el Matrimonio igualitario, permitiendo que cada quien pueda casarse con quien desee.

Estuve para regular la producción, distribución y consumo del cannabis, planteando un nuevo paradigma de lucha contra las drogas en el mundo.

Estuve y voté la Ley de Responsabilidad Penal Empresarial, que ha logrado, por primera vez en la historia, que la vida de los trabajadores empezara a valer más que cualquier bien de producción.

Estuve cuando el Instituto nacional de Colonización se convirtió en el mayor propietario de tierras del Uruguay, gracias al esfuerzo de todos nosotros.

Hoy, nuestro presidente es admirado por su sencillez y humanismo, a nivel mundial. Pero, sobre todo, nos ha hecho recuperar la dignidad como uruguayos y uruguayas.

Los frenteamplistas fuimos protagonistas de esta historia, porque aportamos nuestro granito de arena para hacer posible un Uruguay de todos.

Por las cosas vividas y por las que restan por vivir y hacer… Porque estuve, yo estoy para lograr un tercer gobierno del Frente Amplio, ¿vos?

Por: Daniel Caggiani

Print Friendly, PDF & Email

Comentarios están cerrados.