Poesías para negar la indiferencia

0

Andrés Stagnaro nació en Salto. Desde 1980, se radicó en Montevideo. Si bien hace relativamente poco tiempo que comienza su incursión en la poesía, su vinculación con ella es desde siempre. Musicalizando y cantado a poetas desde muy joven, aparte de sus propios textos como cantautor.

En los años 2005 y 2006 fueron editados algunos poemas en un libro de taller “Labriegos del papel II” y en una selección de encuentro de poetas de dos orillas de Editorial “Botella al Mar”.
En el año 2012 fue seleccionado su poema “Fricción” por el jurado de Zona poema para un mural a colocarse en dicha zona.

Participa leyendo sus textos en tertulias literarias. Mucho de sus poemas se encuentran editados en diversos sitios de internet, como por ejemplo en:  www.andresstagnaro.com

CONTEMPLACIÓN DE LA BELLEZA

En inseguro universo

paralelo, vortiginoso

borracho rodé en remolinos

relámpagos cegadores

despeinaron mi conciencia.

Dos presencias me llevaron al naufragio

dos segundos , tal vez

en dos diferentes días

PINO

No le importa si estoy

Distraído se expande con latidos

emite destellos irregulares

se eleva.

Busca.

Repetido y distinto

fractal

con su contorno

moldeado por el embeleso

convive

entre las formas de sus parecidos

EN LA ARENA 1

Apoyado al borde de agudos recodos

tu pie se adormece herido de brisa

(Contornos de médanos )

De arena tus dedos.

¿ Dónde acaba tu cuerpo ?

EN LA ARENA 2

Prisma cortante

de cuchillas diáfanas,

juega la luz entre el cuarzo y tus ojos.

Un canto rodado partido

muestra sus vísceras

NADO

Te escurres

pecho arriba

invaden fotones

agitas las piernas

Te escurres

veloz te deslizas

curvas la cintura

el agua acompasa

Te alejas

cara arriba

erizados pezones

trepas las olas

Un pez escapa

de mis dedos húmedos

V

En agudo ángulo

uve tus piernas

En el vértice

uve tu monte

LEJANA

Percibo tu obstinado gemido,

tus manos ulcerosas despliegan

e intentan asirse a la balsa.

Tus entrañas querellan con arañas hiladoras

de recuerdos arrugados.

Lejos clamas por tu Itaca.

Tal vez

si regresas

te pierdas errante en estéril pasado

deambulando entre calles

de olores putrefactos

y en el espejo de un café aguachento

tropieces con otra que no conocías

FRICCIÓN

No llegó a erosionar la malla de la piel

el roce en fuga de tu mano

sin embargo

entraste toda

en el incienso húmedo de la noche

En espeso aire

te inhalaba

y te exhalaba

entre semáforos y sirenas

entre anaranjados brillos callejeros

y sombras de edificios

Ligeras partículas

intercambiaron

corrieron por la urdimbre

se abrazaron a mis células

y te detuviste en la obsesión.

(poema ganador de Zona Poema)

FUGA

Otra vez sueño con casas ruinosas

de húmedas paredes

canillas con pérdidas torrentosas

suelos inundados

cárceles de angustia.

Hay días que necesito ceñirme a una soleada mañana

y beberla en un café de Santa Catarina.

Desfile exótico de peatones con antifaces de avispa.

Desalineados turistas esperando las doce para filmar

el reloj de espantapájaros.

Hay días que necesito ceñirme a la vera del Douro

irrupción balsámica

mediodía de crestas titilantes

cóncavas barcazas curadas con rancio vino

metálico puente eiffelino

pasaje veloz a la Gaia

Hay días que necesito ceñirme a la terraza de João

vestida de luna amarilla

Coloquio tibio

vigía de sierras y techos rojos

preámbulo del descanso

litoral de pequeña mata y lodo

Hay días que necesito

recalar en Porto

Llega una música de quena solitaria narcotizando la noche

sosiega mi alma

el sonido se evade

Montado sobre un segundo comienza el canto de un grillo

Hay días que necesito

recalar en Porto

Por: Claudia Magliano

Print Friendly, PDF & Email

Comentarios están cerrados.