El proceso Vasco

0

El conflicto político que desde generaciones vive nuestro pueblo se debe a la negación de los estados español y francés a reconocer a Euskal Herria (País Vasco) como sujeto político de pleno derecho. Es importante comprender esto, porque todo lo demás proviene o deriva de esa primera negación.

Solo existe una manera de resolverlo, a través del diálogo, la negociación y el acuerdo entre las partes enfrentadas en el mismo. Se debe acordar un nuevo escenario democrático en el que todos los proyectos y opciones políticas puedan ser defendidas y desarrolladas en base a la voluntad democráticamente expresada del pueblo vasco. Y se debe buscar solución acordada también a las consecuencias que este conflicto ha generado a lo largo de los años. Nunca hemos pensado que un escenario de vencedores y vencidos sea posible. Creemos en un proceso en el que todas las partes resulten ganadoras, solo así podremos construir un escenario de paz justa y duradera.

En Febrero de 2010 la Izquierda Abertzale actualiza su estrategia y táctica para la resolución del conflicto a través de la ponencia  Zutik Euskal Herria (En pie Euskal Herria). Se constata que no existe voluntad por parte de los estados para afrontar la resolución democrática del conflicto. Se piensa que los estados están más cómodos gestionando las consecuencias que el conflicto genera que afrontando su resolución y gestionando el escenario resultante del mismo. En Euskal Herria sin embargo existen condiciones objetivas para afrontar la fase resolutiva del conflicto, y para ello es momento (entonces y ahora) de pasar de una estrategia de confrontación y defensa a otra ofensiva, de construcción, en la que la acumulación de fuerzas resulte el pilar fundamental de la misma. Para alcanzar ese objetivo resulta evidente que hay que actualizar la táctica y formas de lucha, optando de manera explicita por métodos exclusivamente pacíficos y democráticos. Además, la Izquierda Abertzale lleva adelante todo este proceso en constante diálogo con la comunidad internacional.

Es por todo ello que, sin esperar el día en que los estados muestren voluntad por la resolución, la izquierda Abertzale comienza a caminar de forma unilateral. Y los pasos, las decisiones unilaterales que toma la Izquierda Abertzale aceleran de una parte la acumulación de fuerzas en Euskal Herria y de otra facilitan la implicación cada vez más importante de la comunidad internacional en la resolución del conflicto. Es decir, las decisiones unilaterales de la Izquierda Abertzale ponen en marcha un proceso de resolución multilateral en el que participan la mayoría de fuerzas políticas, sindicales y sociales vascas, a la vez que importantes actores de la comunidad internacional.

Es en ese contexto en el que hay que situar la celebración de “la conferencia Internacional para promover la resolución del conflicto en el Pais Vasco”  en el Palacio de Aiete (San Sebastián-Donostia) el 17 de Octubre del 2011. Kofi Annan, Bertie Ahern, Gro Harlem Brundtland, Jonathan Powell, Gerry Adams y Pierre Joxe acuden en representación de la comunidad internacional, y también lo hacen representantes de la mayoría social, política y sindical de todos los territorios del País Vasco. Durante la conferencia se ponen en común las diferentes visiones que sobre el conflicto y su resolución existen en nuestro país y a continuación los representantes de la comunidad internacional presentan una hoja de ruta, conocida como la Declaración de Aiete, para la resolución del conflicto.

En opinión de la Izquierda Abertzale el desarrollo de esta hoja de ruta traería la resolución integral del conflicto político, ya que responde tanto a las causas como a las consecuencias del conflicto. Tres días después, el 20 de Octubre del 2011 ETA responde positivamente al emplazamiento de la Declaración de Aiete y anuncia públicamente el fin de su actividad armada. Todo ello genera ilusión y propicia en nuestra opinión un escenario en el que se dan las condiciones necesarias para abordar la resolución  del conflicto. Dos años más tarde los estados mantienen su posición, continúan bloqueando el proceso, convirtiéndose a ojos de la sociedad vasca en los verdaderos enemigos de la paz. Según un estudio de opinión presentado este mismo mes solo uno de cada diez vascos considera que el Ejecutivo liderado por Mariano Rajoy esté ayudando a consolidar una paz definitiva en el País Vasco. Desde Euskal Herria y la comunidad internacional cada vez son más los que apoyan el proceso. En ese sentido nos gustaría destacar el Encuentro Continental por la paz en el País Vasco celebrado en Octubre del 2013 en la ciudad de México. En el se presentó el apoyo al proceso de paz vasco de 18 personalidades latinoamericanas, entre ellos 13  ex-presidentes de diferentes países. Lucía Topolansky y Julio María Sanguinetti fueron algunos de esos firmantes.

Hemos conseguido avanzar  en el objetivo de alcanzar una paz justa y duradera en el País Vasco, pero todavía no hemos alcanzado esa meta y los retos y dificultades continúan siendo importantes. Tenemos que continuar acumulando fuerzas en favor de la resolución, implicando cada vez a más sectores en Euskal Herria y en la comunidad internacional. La sociedad civil ha de ser agente activo y protagonista de ese proceso, solo así conseguiremos alcanzar las metas que nos proponemos.

Por: Gorka Elejabarrieta – Sortu

Print Friendly, PDF & Email

Comentarios están cerrados.