Poesías para negar la indiferencia

0

Por: Claudia Magliano

Ernesto Viñals nace en abril de 1972. Publicó dos libros: “Diario Munch”, marzo 2004, “La Quimera (retro)”, diciembre 2005. Dos discos en colectivo: “7 segundos en la vuelta de tu oreja” con el grupo 7 segundos, julio 2002; “Ablación del Habla” con el grupo Seis50, marzo 2006. Participa en encuentros de escritores y ferias de libros en Uruguay, Argentina y Chile. Mantiene dos libros inéditos poesía: “Maquillaje” (2008) y “Poemas del alto valle” (2011).

Los textos que aparecen aquí pertenecen al libro “Diario Munch”

Ricordare

El coche no se aleja.

La tierra esta húmeda.

Las lágrimas observan.

Los años pasan.

Los niños retienen la mirada,

y no perdonan.

En las termas de Constantino

Aún brilla (ignorada)

la espuma blanca del imperio.

Entre arcos de sangre

hay meandros que anuncian

la magnificencia del dolor,

en el brillo del imperio

con aroma de animales nuevos.

Acueductos que susurran desde abajo,

ecos del derrumbe que aún se escucha

como una muestra de lo que vendrá

en la humedad de un día cualquiera.

 

Los Amantes

Abiertos en imanes

los ojos, los amantes

sostenidos por un coro

de noches que no vuelven,

de aromas que no vuelven,

como arrastrados

hasta la otra orilla,…

así el barquero.

 

El verano

Dentro de latas aplastadas

donde aun se escriben poemas de amor,

vi el viejo cruce de calles tatuado

(un viejo recuerdo)

un sueño querido.

(un detalle de esos)

Un perro muerto en la vereda

pertenece al sueño.

Confirmo a la distancia tu deseo de inmaculada concepción

de las cosas que entran en escena.

Dentro de latas aplastadas

se resuelve el goce

muerto hace tiempo

y el deseo de que un beso salve algo apenas

sólo algo del pretexto

que mantiene tu mirada suspendida

ahí dentro

y el aroma dulce de un sueño querido.

Dentro de latas aplastadas

se resuelven dos mundos

Tu deseo

manteniendo

fue una fruta desplegando

(dos mundos muertos)

inmaculada confusión

una columna dulce de un sueño tibio

donde se escriben poemas de amor,…

sin conceder.

 

La navaja de Occam

Hemos llegado

El beso correcto

bajó de tu lengua

Estamos aquí

alimentándonos

con los detalles

que trajo el viento

¿lo ves?

plastilina girl,

es un corazón sin red.

Print Friendly, PDF & Email

Comentarios están cerrados.