El significado y las perspectivas de las movilizaciones en la calle

0

Por: Brasil de fato*

Entrevista realizada por Nilton Viana para el portal Brasil de fato a João Pedro Stedile integrante de Coordinación Nacional del MST (Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra)

Para João Pedro Stedile, la juventud movilizada, por su origen de clase, no tiene conciencia de que está participando de una lucha ideológica. Así, está siendo diputada por las ideas de la derecha y de la izquierda1https://www.brasildefato.com.br/node/13339.

Es hora del gobierno de aliarse con el pueblo o pagará la factura en el futuro. Esa es una de las valoraciones de João Pedro Stedile, de la coordinación nacional del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) sobe las recientes movilizaciones en todo el país. Segundo él, hay una crisis urbana instalada en las ciudades brasileras, provocada por esta etapa del capitalismo financiero. “Las personas están viviendo un infierno en las grandes ciudades, perdiendo tres o cuatro horas por día en el tránsito, cuando podrían esta con sus familias, estudiando o teniendo actividades culturales”, afirma. Para los dirigentes del MST, la reducción de la tarifa interesaba mucho a todo el pueblo y ese fue el acierto del Movimiento Pase libre, que supo convocar movilizaciones en nombre de los intereses del pueblo2Traducción Enriqueta De Marco.

En esta entrevista exclusiva al Brasil de Hecho, Stedile habla sobre el carácter de esas movilizaciones, y hace un llamamiento: debemos tener conciencia de la naturaleza de estas manifestaciones e irnos todos para la calle a disputar corazones y mentes para politizar esa juventud que no tiene experiencia en la lucha de clases. “La juventud esta cansada de esta manera de hacer política burguesa, mercantil”, afirma. Y hace un alerta: “lo más grave fue que los partidos de la izquierda institucional, todos ellos, se amoldaron a esos métodos.

Envejecieron y se burocratizaron”. “Las fuerzas populares y los partidos de izquierda tienen que poner todas sus energías para ir a la calle, pues está ocurriendo en cada ciudad, en cada manifestación, una disputa ideológica permanente en la lucha  de los intereses de clases”.

“Precisamos explicarle al pueblo quienes son los principales enemigos del pueblo”

¿Cómo analiza las recientes manifestaciones que vienen sacudiendo a Brasil en las últimas semanas? ¿Cuál es la base económica para que puedan haber ocurrido?

João Pedro Stedile: Hay muchas evaluaciones sobre porque ocurrieron estas manifestaciones. Me sumo al análisis de la profesora Ermínia Maricato, que es nuestra mayor especialista en temas urbanos y ha actuado en el Ministerio de la Ciudades en la gestión de Olívio Dutra en Porto Alegre. Ella defiende la tésis de que hay una crisis urbana instalada en las ciudades brasileras, provocada por la etapa del capitalismo financiero. Hubo una enorme especulación inmobiliaria que elevó los precios de los alquileres y de los terrenos en un 150% en los últimos tres años.

El capital financió -sin ningún control gubernamental- la venta de coches para enviar dinero para el exterior y transformó nuestro tránsito en un caos. En los últimos diez años, no hubo inversión en transporte público.

aeae9f72f3El programa habitacional Mi casa, Mi vida, empujó a los pobres para  las periferias, sin condiciones de infraestructura. Todo eso generó una crisis estructural, las personas están viviendo un infierno en las grandes ciudades, perdiendo tres, cuatro horas por día en el tránsito, cuando podrían estar con sus familias, estudiando o teniendo actividades culturales. Sumado a eso, la pésima calidad de los servicios públicos, en especial en la salud y lo mismo en la educación, desde la escuela fundamental, enseñanza media, en que los estudiantes aprueban sin saber como hacer una redacción. Y la enseñanza superior convertida en una tienda de venta de diplomas a cuotas, donde están el 70% de los estudiantes universitarios.

¿Del punto de vista político, por qué eso sucede?

Los 15 años de neoliberalismo y más los últimos diez años de un gobierno de composición de las clases transformó la forma de hacer política en un rehén apenas de los intereses del capital. Los partidos se envejecieron en sus prácticas y  se transformaron en simples siglas que se unen, en su mayoría, oportunistas para ascender a cargos públicos o disputar recursos públicos para sus intereses. Toda la juventud nacida después de las gestiones de derechas, ya no tuvieron oportunidades de participar en la política. Hoy, para disputar cualquier cargo, por ejemplo, el de concejal, el sujeto necesita tener más de un millón de reales. El de diputado cuesta alrededor de diez millones de reales. Los capitalistas pagan y después los políticos le obedecen. La juventud está con cansada  de esta forma de hacer política burguesa, mercantil.

Pero lo más grave es que los partidos de izquierda institucional, todos ellos, se adaptaron a estos métodos. Envejecieron y se burocratizaron. Y, por lo tanto, generó en la juventud un rechazo a la forma de los partidos actuantes. Y ellos tienen razón. La juventud no es apolítica, al contrario, tanto es así que llevo la política a las calles, aún sin tener conciencia de su significado. Pero está diciendo que no aguanta más ver en televisión estas prácticas políticas que captan el voto de las personas, basadas en la mentira y en la manipulación. Y los partidos de izquierda, precisan reaprender que su papel es organizar la lucha social y politizar a clase trabajadora. Sino no caerá en la fosa común de la historia.

¿Y por qué las manifestaciones estallaron solo ahora?

Probablemente han sido más por la suma de diversos factores de carácter de la psicología de masas, que cualquier decisión política planificada. Súmese todo el clima que comenté, más las denuncias de los sobreprecios o sobre facturación de las obras de los estadios, que son una provocación para el pueblo. Vean algunos episodios. La Rede Globo recibió del gobierno del estado de Rio de Janeiro y de la prefectura  $ 20 millones de reales, de dinero público para organizar el show de apenas dos horas en el sorteo de los partidos de la Copa de las Confederaciones. El estadio de Brasilia costó $ 1,4 billones de reales y no tiene ómnibus la ciudad! La dictadura explícita y los trucos sucios que la Fifa/CBF impusieron y que los gobiernos se sometieron. La reinauguración del Maracaná fue una bofetada para el pueblo brasilero. Las fotos eran claras, en el mayor templo del fútbol mundial no había ningún negro o mestizo! Y ahí se hizo el aumento de las tarifas del ómnibus. Fue apenas la chispa para encender el sentimiento generalizado de rebeldía, de indignación. La nafta para la chispa vino del gobierno tucano3Denominación del sector de derecha en Brasil Geraldo Alckmin, que protegido por la media paulista que él financia, y acostumbrado a golpear al pueblo impunemente – como lo hizo Pinheirinho4Desalojo de un predio ocupado por cerca de 10.000 trabajadores pobres en San Pablo. Ver más en: https://www.youtube.com/watch?v=NdzbDwTjz6w y en otras zonas rurales y urbanas – jugó con su policía para la barbarie. Entonces todo el mundo reaccionó. Todavía bien que la juventud se despertó. Y en eso esta el mérito del Movimiento Passe Libre, que supo capitalizar esa insatisfacción popular y organizó las protestas en una hora cierta.

¿Por qué la clase trabajadora toda no salió a las calles?

Es verdad, la clase trabajadora toda no salió a las calles. Quienes están en la calle son los hijos de la clase media, la clase media baja, y también algunos jóvenes que André Singer5André Singer, Cientista Político, Periodista llama de sub-proletariado, que estudian y trabajan en el sector de servicios, que mejoraron las condiciones de consumo, pero quieren ser escuchados. Aquellos últimos aparecieron más en otras capitales y en las periferias. La reducción de las tarifas interesaba mucho a todo el pueblo y aquello fue el acierto del Movimiento Pase Libre, supo convocar movilizaciones en nombre de los intereses del pueblo. Y el pueblo apoyó las manifestaciones. Eso está expreso en los índices de popularidad de los jóvenes, sobre todo cuando fueron reprimidos. La clase trabajadora demora en moverse, pero cuando se mueve afecta directamente los interes del capital. Cosa que todavía no comenzó a suceder. Creo que las organizaciones que hacen la mediación con la clase trabajadora todavía no comprendieron el momento y están un poco tímidas. Pero la clase, como clase, creo que está dispuesta a también luchar. Observen que el número de huelgas por mejoras salariales ya recuperaron los niveles de la década de 1980. Creo que es apenas una cuestión de tiempo,  solo las mediaciones que acierten en las banderas podrán motivar a la clase a movilizarse. En los últimos días ya se percibió que en algunas ciudades menores y en las periferias de las grandes ciudades, ya comienzan a tener manifestaciones con banderas y reivindicaciones bien ubicadas. Y esto es muy importante.

El MST y los campesinos también no se movilizaron todavía…

Es verdad. En las capitales donde tenemos asentamientos y agricultores familiares más próximos a las ciudades ya estamos participando. Inclusive, soy testigo de que fuimos muy bien recibidos con nuestra bandera roja y con nuestras reivindicaciones de reforma agraria, alimentos saludables y baratos para todo el pueblo. Creo que en las próximas semanas podrá haber una adhesión mayor, inclusive realizando manifestaciones de los campesinos en las carreteras y municipios del interior. En nuestra militancia está todo el mundo ansioso por entrar en la lucha y movilizarse. Espero que también se movilicen.

En su opinión, ¿cual es el origen de la violencia que ha sucedido en algunas manifestaciones?

Primero vamos a relativizar. La burguesía, a través de sus televisoras ha usado la táctica de asustar al pueblo colocando apenas la propaganda de los alborotadores y ruptura tras ruptura. Son minoritarios e insignificantes contra los miles de personas que se movilizaron. Para la derecha, interesa colocar en el imaginario colectivo que esto es apenas un desorden y al final, sí tenemos caos, colocar la culpa en el gobierno y exigir la presencia da la Fuerzas Armadas. Es todo lo que la derecha sueña!  Espero que el gobierno no cometa esa tontería de llamar a la guardia nacional y a las Fuerzas Armadas para reprimir las manifestaciones. Quien está provocando las escenas de violencia es la forma de intervención de la Policia Militar. La PM fue preparada desde la dictadura militar para tratar al pueblo siempre como enemigo. Y nuestros estados gobernados por los tucanos (San Pablo,Rio de Janeiro y Minas Gerais) todavía tienen la promesa de impunidad. Hay grupos derechistas organizados con la orientación de hacer provocaciones y saqueos. En San Pablo, actuaron grupos fascistas y leones de granjas contratados. En Río de Janeiro, actuaron las milicias organizadas que protegen sus políticos conservadores. Y claro, hay también un sustrato de lumpenes que aparecen en cualquier movilización popular, ya sea en los estadios, carnaval, hasta en la fiesta de las iglesias, intentando sacar sus provechos.

¿Hay, entonces, una lucha de clases en las calles o es apenas la juventud manifestando su indignación?

Es claro que hay  lucha de clases en las calles. Aunque todavía concentrada en la disputa ideológica.
Y lo que es más grave, la propia juventud movilizada, por su origen de clase, no tiene conciencia de que está participando de una lucha ideológica. Ellos están haciendo política de la mejor forma posible; en las calles. Y ahí escriben los carteles que están contra los partidos y de la política? Por eso fueron tan difusas los mensajes en los carteles. Está ocurriendo, en cada ciudad, en cada manifestación, una disputa ideológica permanente de lucha de intereses de clase. Los jóvenes están siendo disputados por las ideas de derecha y por la izquierda. Por los capitalistas y por la clase trabajadora. Por otro lado, son evidentes las señales de derecha muy bien articuladas y de sus servicios de inteligencia, que usan Internet, se esconden detrás de las máscaras y procuran generar olas de rumores y opiniones por Internet. De repente, un mensaje extraño alcanza miles de mensajes. Y ahí se pasa a difundir el resultado como sí esta fuese la expresión de la mayoría. Estos mecanismos de manipulación fueron usados por la CIA y por el Departamento de Estado Estadounidense, en la Primavera Árabe, la intensión de desestabilización de Venezuela, en la guerra de Siria. Es claro que ellos están operando aquí también para alcanzar sus objetivos.

¿Y cuáles son los objetivos de la derecha y sus propuestas?

La clase dominante, los capitalistas, los intereses del imperio Estadounidense y sus portavoces ideológicos, que aparecen en la televisión todos los días, tienen un gran objetivo: desgastar al máximo al gobierno de Dilma, debilitar las formas organizativas de la clase trabajadora, derrotar cualquier propuesta de cambio estructural en la sociedad brasilera y ganar las elecciones en el 2014, para reconquistar una hegemonía total en el mando del Estado brasilero, que ahora está en disputa. Para alcanzar esos objetivos, ellos están todavía tanteando, alternando sus tácticas. Provocando la violencia para desenfocar los objetivos de los jóvenes.

A veces, colocan los carteles de los jóvenes en sus mensajes. Por ejemplo, las manifestaciones del sábado (22/06/13), aunque fue pequeña, en San Pablo, fue totalmente manipulada por sectores derechistas que pautaron apenas la lucha contra a PEC376Modificación al sistema de investigación judicial, por más información: https://www.brasildefato.com.br/node/13386, con carteles extrañamente iguales y palabras de orden igual. Ciertamente, la mayoría de los jóvenes no saben de qué se trata. Y es un tema secundario para el pueblo, pero la derecha está intentando levantar las banderas de la moralidad, como hizo la UDN en tiempos pasados. Eso que ya están haciendo en el Congreso, enseguida  lo van a llevar a las calles. He visto en las redes sociales controladas por la derecha, que sus banderas, además del PEC 37 son: salida del Renan del Senado; CPI y transparencia de los gastos de la Copa; declaran a la corrupción crimen atroz y fin del foro especial para los políticos. Ya los grupos más fascistas ensayan Fuera Dilma y abajo-suscriben por la destitución
.
Felizmente, esas banderas no tienen nada que ver con las condiciones de vida de las masas, aunque ellas puedan ser manipuladas por la media. Y, objetivamente puede ser un tiro en el pié.

Al final, es la burguesía brasilera, sus empresarios y políticos que son los mayores corruptos y corruptores. ¿Quién se apropió de los gastos exagerados de la copa? La Red Globo y los contratistas!

En ese escenario, ¿cuales son los desafíos que están colocando para la clase trabajadora y las organizaciones populares y partidos de izquierda?

Los desafíos son muchos. Primero debemos tener consciencia de la naturaleza de las manifestaciones e irnos todos para la calle a disputar corazones y mentes para politizar esa juventud que no tiene experiencia en la lucha de clases. Segundo, la clase trabajadora necesita movilizarse, ir a la calle, manifestarse en las fábricas, campos y construcciones, como diría Geral Vandré.

Levantar sus demandas para resolver los problemas concretos de la clase, del punto de vista económico y político. Tercero, precisamos explicar a nuestro el pueblo quienes son los principales enemigos. Son los bancos, las empresas transnacionales que tomaron nuestra economía, los latifundios de los agronegocios y los especuladores. Necesitamos tomar la iniciativa para pautar el debate en la sociedad y exigir la aprobación de proyectos de reducción de la jornada de trabajo a 40 horas; exigir que la prioridad de inversiones públicas sea en salud, educación, reforma agraria. Pero para eso, el gobierno necesita reducir las tasas y trasladar los recursos del  superávit primario, aquellos R$ 200 billones que todos los años van para apenas 20 mil ricos, rentistas, acreedores de una deuda interna que nunca hicimos. Trasladarlos para inversiones  productivas y sociales. Es esto lo que coloca la lucha de clases para el gobierno de Dilma: ¿los recursos públicos irán para la burguesía rentista o para resolver los problemas del pueblo? Aprobar en régimen de urgencia para que prospere en las próximas elecciones una reforma política de largo aliento, que, como mínimo cree un instituto al financiamiento público exclusivo al campo.

Derecho a la revocación de mandatos y plebiscitos populares auto-convocados. Necesitamos una reforma tributaria que vuelva a cobrar ICMS a las exportaciones primarias y penalice a la riqueza de los ricos, y disminuya los impuestos a los pobres, que son los que más pagan.

Necesitamos que el gobierno suspenda la subasta de petróleo y todas las concesiones privatizantes de minerales y otras áreas públicas. De nada sirve aplicar todos las regalías del petróleo en la educación, si las regalías representaron apenas 8% de la renta petrolera, y el 92% fue para las empresas transnacionales que van a estar con el petróleo de las subastas!

Una reforma urbana estructural, que vuelva a priorizar el transporte público, de calidad y con tarifa cero. Ya está probado que no es caro, y que no es difícil instituir transporte gratuito para las masas de las capitales. Controlar la especulación inmobiliaria. Y, finalmente, precisamos aprovechar y aprobar un proyecto de la Conferencia Nacional de Comunicaciones, ampliamente representativa, de democratización de los medios de comunicación. Así, acabar con el monopolio de la Globo, para que el pueblo y sus organizaciones populares tengan amplio acceso a comunicar, generar sus propios medios de comunicación, con recursos públicos. Oí de los diversos movimientos de la juventud, que están articulando las marchas, que tal vez esta sea la única bandera que unifique a todos: abajo los monopolios de la Globo! Pero, para que esas banderas tengan resonancia en la sociedad y presionen al gobierno y a los políticos, es imprescindible que la clase trabajadora se movilice.

¿Qué es lo que el gobierno debería hacer ahora?

Espero que el gobierno tenga la sensibilidad y la inteligencia de aprovechar este apoyo, este clamor que viene de las calles, que es apenas una síntesis de una conciencia difusa en la sociedad, que es hora de cambiar. Y cambiar a favor del pueblo. Para esto el gobierno necesita enfrentar la clase dominante, en todos los aspectos. Enfrentar a la burguesía rentista, cambiando el pago de interés para invertir en áreas que resuelvan los problemas del pueblo. Promover luego las reformas políticas, tributarias. Encaminar la aprobación de un proyecto de democratización de los medios de comunicación. General mecanismo para inversiones en el transporte público, que se encaminen para una tarifa cero. Acelerar la reforma agraria y un plan de producción de alimentos saludables para el mercado interno.

Garantizar la aplicación del 10% del PIB en recursos públicos para la educación en todos los niveles, enseñanza fundamentalmente de calidad hasta la universalización del acceso de los jóvenes a universidades públicas. Sin eso, habrá una decepción y el gobierno entregará para la derecha la iniciativa de estas banderas, que llevarán a nuevas manifestaciones, desgastando al gobierno hasta las elecciones del 2014. Es hora de que el gobiernos esté aliado con el pueblo o pagará factura en el futuro.

¿Y que perspectivas pueden tener para el país en los próximos meses estas movilizaciones ?

Todo todavía es una incógnita, porque los jóvenes y las masas están en disputa. Por esto las fuerzas populares y los partidos de izquierda necesitan colocar todas sus energías, en ir a las calles. Manifestarse, colocar las banderas de lucha, de reformas que interesan al pueblo.
Porque  la derecha va a hacer las mismas cosas  y  a colocar sus banderas conservadoras., atrasadas, de criminalizando y estigmatizando las ideas de cambios sociales. Estamos en plena batalla ideológica y que nadie sabe todavía cual será el resultado. En cada ciudad, en cada manifestación, necesitamos disputar los corazones y las mentes. Y los que se queden afuera, estarán fuera de la historia.

https://www.brasildefato.com.br/

Print Friendly, PDF & Email

Referencias   [ + ]

1. https://www.brasildefato.com.br/node/13339
2. Traducción Enriqueta De Marco
3. Denominación del sector de derecha en Brasil
4. Desalojo de un predio ocupado por cerca de 10.000 trabajadores pobres en San Pablo. Ver más en: https://www.youtube.com/watch?v=NdzbDwTjz6w
5. André Singer, Cientista Político, Periodista
6. Modificación al sistema de investigación judicial, por más información: https://www.brasildefato.com.br/node/13386

Comentarios están cerrados.