Acto tupamaro: Bicho Bonomi – abril 2013

0

Por: Colectivo Mate Amargo

En un acto sobre Sendic, hay que partir de la amplitud del pensamiento, de acuerdo a las posibilidades realmente existentes en el momento y el lugar que se pretende transformar. Lo que se pretende transformar, la época que se vive.

En un acto en donde recordamos a Raúl Sendic, hay que partir de la amplitud del pensamiento, la capacidad de pensar de acuerdo a las posibilidades realmente existentes en el momento y el lugar que se pretende transformar.

Y hay que tener en cuenta lo que pasa en la época que se vive.
Ahora si recordamos Sendic,  pero también recordamos a todos los compañeros que han muerto en los últimos años. No los podemos mencionar a todos,  pero si mencionar algunos. En nombre de todos los que a lo largo y a lo ancho del país han muerto en los últimos tiempos quiero recordar al Neco, Néstor Delgado; a Daniel Johnson; al Lalo de Toro. A Melba Piriz y Gabriel Castella; al Pájaro Elio Díaz, a Mirta Otero; Dolores Santis, al Flaco Melo, hay más, muchos más, pero estos compañeros estuvieron cerca de casi todos los que estamos acá.

Se cayó un modelo y otro comenzó a nacer

En el 2001 diez y ocho cámaras empresariales se reunieron en el palacio legislativo para plantear modificaciones a la política económica. Plantearon: aumento del mercado interno, es decir, aumentos de salarios, aumentos de jubilaciones. Que permitiera que los comerciantes pudieran trabajar. Planteaban lo modificación de la política cambiaría. Solucionar el problema de la deuda. Con estas tres cosas, hablaron de la concertación para el crecimiento. Nosotros los de la casa chica, los de la casa del MPP planteábamos….y lo escribíamos y sacábamos  un documento que se llamaba, las bases programáticas de la Refundación Nacional. El Frente Amplio hablaba de la reconstrucción del país, el PIT-CNT se sumó a la concertación para el crecimiento, el frente amplio apoyó la concertación para el crecimiento y ahí se construyó el bloque, las bases sociales del cambio….No basados en el programa histórico del Frente Amplio sino en el programa de la reconstrucción del aparato productivo, en la reconstrucción del empleo el aumento salario y mejora del comercio externo… volver a la políticas sociales de protección porque habíamos llegado a que el 40% uruguayo viviera por debajo de la línea de pobreza. Y blancos y colorados se quedaron sin propuestas se quedaron sin nada así siga al frente amplio al gobierno. El frente amplio gana como representantes de un modelo de país totalmente diferente al modelo de país que nos habían planteado durante años.

El Frente Amplio construyó su propia propuesta, ganamos en el 2004 y volvimos a ganar en el 2009.

Durante este periodo, siguió creciendo la economía…empezamos con un producto bruto interno de 12,500 millones de dólares y ocho años después andamos por los 55,000 millones de dólares. Hace poco alguien decía: lo de China es milagroso, duplicó en dos veces y media su producto bruto interno, nosotros lo cuadruplicamos. Ese crecimiento se distribuyó en los sueldos, en las jubilaciones, en la políticas sociales, en la rebaja de la pobreza de 40 % al 13%, del 5% indigentes al 0.5%. No alcanza, pero avanzamos,  se reconstruyó el aparato productivo, comerciamos con todos los países del mundo.

Vamos por más

Necesitamos la profundización del proyecto porque lo que se ha distribuido, se ha distribuido sobre el ingreso, no ha habido distribución de la riqueza a partir de la participación distinta en la producción, que es lo que nos tenemos que plantear. Ahora, nos los tenemos que plantear porque seguimos teniendo un modelo de nación. La mayor parte cada vez que hablamos, decíamos que sólo había un país que tenía un modelo de nación, que era Brasil y que ese modelo de nación descansaba en un sector de las fuerzas armadas, en la burguesía industrial de San Pablo y en la política exterior de Itamaratí.

A nosotros, los blancos y colorados, que hoy nos dan clases de gestión… nos dejaron un país sin producción de energía. Uruguay podía producir 1200 MW cuando asumimos el gobierno y la política energética del partido Colorado había sido transformar petróleo en energía eléctrica. No a la energía alternativa, no a la energía eólica, no a la biomasa, no a todo lo que pudiera venir, sí hicieron algo, fue transformar el gas natural argentino, a caballo de las privatizaciones que había hecho Menem, nos quisieron meter el gas en Uruguay y transformarlo en energía eléctrica porque era más barato. ¿Y quién era ministro de industria en ese momento? El que nos da clases de gestión, era Bordaberry. Nosotros, todos, lo recordamos como ministro de turismo, pero era ministro de industria, responsable de la política energética. Construyeron dos gasoductos, el gasoducto del sur y el gasoducto de Paysandú y funcionaban esos gasoductos porque la mayor parte del gas que iba a entrar a Uruguay para transformarlo en energía eléctrica. Acordaron pagar el gasoducto por lo que suponían la cantidad de gas que iban a ingresar a Uruguay. Cantidades enormes, entraron 1 gramo de gas y seguimos pagando todo el tiempo como si hubiera entrado el gas de ese cálculo. Flor de negocio, más de 179 millones de dólares perdidos y después nos dicen, no sabemos gestionar. Nosotros tenemos que gestionar, porque que gestionamos bien y es una muestra, hay un montón de problemas de gestión que heredamos.

No puede un haber modelo nacional de desarrollo si no nos planteamos en serio y lo defendemos todos, no solo los que estamos en el gobierno o en el parlamento sino todos. Necesitamos un puerto de aguas profundas en el este, puertos fluviales que permitan navegar el río Uruguay porque puerto y navegación fluvial forman parte de la política de integración que tenemos que llevar adelante. Nosotros venimos desde nuestra historia peleados con la Argentina por la política de puertos. Hoy están colapsados los dos puertos. Se necesita la creación de un nuevo sistema de puertos para la integración, que sean polos de desarrollo. Puertos fluviales que lleguen a Brasil, que le permitan navegar a Paraguay y Bolivia no es sólo llevar productos de Salto a Nueva Palmira, como se hizo en estos días y es un hecho importantísimo. Es integración con los países vecinos, con los pueblos hermanos, no se puede pensar un modelo nacional de desarrollo sin puertos y sin trenes. Necesitamos la regasificadora, necesitamos minería de gran porte.

Nosotros llegamos a un nivel en el que tenemos 6% de desocupación. La más baja que hemos tenido. Tenemos que seguir preparando gente para el trabajo y preparando trabajo para la gente.  Entonces hay que crear una educación para el modelo de desarrollo… pero necesitamos trabajo para la gente. Un país de turismo, un país sólo de ganadería no le da trabajo a la gente…tenemos que usar todos los recursos productivos.

La acumulación de fuerzas y la mirada estratégica

Y ¿cómo hacer todo esto que estoy poniendo arriba de la mesa?  Esto es lo que va a debatir el MPP en el Congreso. La política es la política de acumulación de fuerza.  Pero ojo, que acumulación de fuerzas no es sólo la organización social y la fuerza política. Cuando ganamos en el 2004, cuando ganamos las elecciones el PIT-CNT tenía 109,000 afiliados pero había 20% de desempleo y 40% de informalidad. Acumular fuerzas es, formar trabajadores, que haya más trabajadores organizados.

Muchas veces nosotros discutimos sobre las posibilidades de la izquierda, quien está más al izquierda en el país, en la región y muchas veces no tenemos en cuenta que para construir el socialismo se necesitan trabajadores, industrialización, trabajadores organizados pero para organizarlo tienen que ser trabajadores. El que tenía esto claro, era Chávez. Venezuela vivía antes de Chávez de su renta petrolera, distribuida no sólo entre la oligarquía, sino entre las capas medias y había un mundo de desplazados. La virtud del gobierno venezolano fue distribuir la renta petrolera pero el gran objetivo que se planteaba Chávez era: “sembrar el petróleo”.  Quería decir transformar los ingresos que obtenía de la renta petrolera en desarrollo productivo de otro orden, agropecuario si podía, industrial si podía,  cuando cooperó con nosotros y cooperó fuerte (hoy hay tres empresas que están trabajando recuperadas por sus trabajadores Funsa, Uruben y Envidrio gracias a la cooperación venezolana)  les dijo: quiero que me lo devuelvan, ¿cómo me lo tiene que devolver? los trabajadores de Envidrio, le enseñen a los trabajadores venezolanos una fábrica de vidrio, que los trabajadores de Funsa ayuden a los trabajadores venezolanos a instalar caucho, como le dicen ellos a los neumáticos y los trabajadores curtidores le enseñen a los trabajadores venezolanos en las curtiembres. ¿Por qué? Porque quería desarrollar industria y trabajo en el campo.

Uno no puede organizar trabajadores sino hay trabajadores, entonces la gran acumulación que se ha producido en este período, es bajar el desempleo, tener más trabajadores,  tener más trabajadores en la producción, tener más trabajadores en las cuestiones de avanzada y luego viene organizarlos. Entonces a la tarea. Y cuando hay trabajadores organizados, hay organización política organizada. Estas son las tareas: seguir profundizando el trabajo seguir organizando trabajadores seguir organizándose políticamente y seguir construyendo el bloque de los cambios,  pero los cambios no sólo se construyen, se profundizan y se consolidan. Porque si hay marcha tras en los cambios, el retroceso es enorme, enorme en cuanto a la organización,  pero es enorme el retroceso en la desesperanza de las gente. Por lo tanto a profundizar los cambios y a consolidar los cambios, esas son las tareas y con esas tareas hay que defender el gobierno del Pepe,  pelear por el tercer gobierno del Frente Amplio, lograr que se concrete el programa histórico del pueblo uruguayo.

Habrá patria para todos compañeros!

Print Friendly, PDF & Email

Comentarios están cerrados.