¿Qué hacer después del 27?

0

Finalizando una campaña del FA histórica por elegir a su presidente a padrón abierto; la poca participación y la polarización interna son desafíos a superar mientras el FA comienza a discutir el programa para un tercer gobierno

Cualquiera sea el resultado de las elecciones internas del Frente, sea cual sea el candidato electo, sea cual sea el sector más votado, vaya tal o cual compañero a los diferentes plenarios; más allá del resultado electoral del 27 parecería que en el Frente hay cosas que deberían cambiar si queremos ser nuevamente una fuerza colectiva de los cambios, inclusiva, bien amplia, que enamore y crezca continuamente.

Parece de perogrullo que por lo menos hay dos cosas que deberían cambiar en el Frente Amplio: la hostilidad interna y sus habitaciones vacías.

Además, luego de 7 años de gobierno nacional, como Frente parecería que nos estamos quedado sin una estrategia clara y consensuada, cada uno hace e interpreta las prioridades del Frente como quiere o como puede. El programa parecería haber dejado de ser lo central, y tanto en los gobiernos municipales como en los dos gobiernos nacionales, no es más que una guía global de ideas que dependen de los compañeros del ejecutivo y los legislativos. Los compañeros interpretan aplicando y priorizando el programa a su saber y entender. Y ¡ojo!, esto no es una crítica a nadie, va en tono de autocrítica, la ausencia es de la organización política que no sabe cómo hacer respetar las definiciones colectivas que ella misma toma. Luego de definir herramientas y objetivos, dentro del programa, no está claro como se prioriza, por ejemplo, bajar 2 puntos del IVA (que es una herramienta) o hacer desaparecer la indigencia (que es un objetivo). Sin embargo la recaudación de IVA, tal vez servía para hacer desaparecer antes la indigencia. ¿Qué se hace antes?, eso no se define en el programa. ¿Qué pasa cuando algo del programa no se puede lograr?, ¿quién lo comunica, el gobierno o la fuerza política?, ¿Cómo explicamos el quehacer del gobierno?. Seguro que es función del FA, pero sería interesante ver si al Frente además de defender su gobierno le quedan otras tares para realizar en la sociedad.

Esto pasa porque el programa del FA viene siendo un cuarto lleno de programitas, cada uno responde a un sector y en parte de ellos alguno se toca o diverge junto con los de otros sectores y después lo que pase depende de quien deba aplicarlo.

No podemos como izquierda hacer demagogia, ojo no creo que se esté haciendo hoy demagogia, pero esto es una amenaza latente. EL FA no puede decir que vamos a hacer o tratar de hacer “A” y luego ni siquiera intentarlo. Y si no lo pueden hacer los compañeros de gobierno, debemos tener claro que donde uno se equivoca debería ser el Frente organizado, la gente en la calle de ser necesario la que reoriente al gobierno. Porque uno llega con el aval de un programa. Debemos levantar el programa como nuestra Constitución por 5 años. El programa nos permite, hacer tranquilamente. Dicen que el que avisa no traiciona, pues bien ni la oposición ni nadie puede quejarse de que se haga lo que la gente votó. Y la gente acompaña a una fuerza con su programa.

Esto defiende al colectivo y le da valor a la herramienta de cambio. Pero además elimina la posibilidad de estar cinco años generando rispideces a la interna y con la sociedad. Quedamos que íbamos a hacer esto, me votaste para que lo haga y lo hago; esa debería ser nuestra forma de movernos, buscar la coherencia por sobre todas las cosas, ese es un diferencial de la Izquierda que no podemos abandonar.

Esto ayudará a despersonalizar la política, para los frentisas debería ser cuasi lo mismo uno u otro candidato, pues se supone que somos los que queremos, lo colectivo. Se supone que para nosotros lo importante no es el “lucro personal” y que sobre todo está el bien social, el país, nuestro Uruguay. Pues bien hagamos un gran programa y definamos para dónde vamos, creamos en esa construcción colectiva de todos los frenteamplista, volvamos a enamorar a la gente y la gente se arrimará a construir ese Uruguay distinto.

Ahora, a la vieja estructura debemos actualizarla, los comités no son donde campea la participación y la proactividad. Reavivarlos debe ser parte de nuestro debate interno, pero también debemos generar espacios temáticos que permitan integrar compañeros nuevos, y que estos no solo aporten en la construcción del próximo programa del Frente sino que visualicen en los diferentes temas el proyecto de país.
Tenemos que jerarquizar la elaboración y la discusión interna. Debemos, con la mayor amplitud, ir procesando estas discusiones a modo de Cabildo Abierto o como un gran Congreso Frenteamplista abierto a todos y en muchos lados diferentes.

Hacia el tercer gobierno, debemos como FA, darnos un Congreso, debemos como fuerza política darnos el 2013 para generar un programa de gobierno, profundametente democrático y solidario, que guie al tercer gobierno del FA bajo conceptos y programas discutidos en profundidad, entre todos. Buscando un programa que nos encuentre a todos unidos nuevamente tras un mismo sur, pero esta discusión se debe dar con un Frente que debe tener un gran cartel en su entrada que diga ¡Entre y participe!.

No podemos seguir comunicando y organizándonos como antes, hoy por suerte todos los sectores y la mayoría de los comités están en internet, convocando a los compañeros. Pero ¿cómo podemos hacer que toda la información del Frente esté abierta y se pueda comunicar?. Debemos lograr que cada vez que se junta la Mesa Política, y cualquier otro organismo lo discutido, así como lo resuelto esté en la red para que tanto los comités digitales, territoriales o funcionales, tengan la información. Pero además el Frente debe abrirse y mantener lo más informado e involucrado posible a toda su masa militante, a todos sus afines y electores, en realidad a todos los uruguayos, porque fuera de él, queda mucha gente bien intencionada y que hay que seguir convenciendo y enamorando de una forma diferente de hacer la política. Solo el Frente puede hacer que una forma diferente de hacer política se convierta, se traduzca, en un modelo de desarrollo de país diferente.
Solo el Frente unido puede hacer de un Uruguay para todos. Debemos dejar de ser tan egoístas y volver a poner como frenteamplistas el Uruguay primero, y luego nuestras mezquindades sectoriales, e individuales que tanto mal nos vienen haciendo.

No sé como era antes, pero este Frente debe crecer en diversidad, en tolerancia, en respeto, en ideas y propuestas. En 7 años hemos demostrado que la historia de acumulación de la izquierda era la correcta. Solo en 7 años hemos cambiado muchas cosas, pero más son las que faltan, y para estas debemos andar cómplices de la igualdad humana, confiado en lo colectivo, conviviendo en una tierra, hacia un sistema productivo sustentable, amigable con el medio ambiente, una sociedad más justa, donde la diversidad sea ley, amplia en derechos y respetos, en fin encontrando la forma de que cada vez más la sociedad se centre en el bien social y no en el consumo individual.

Por: Piero Sabini

Print Friendly, PDF & Email

Comentarios están cerrados.