Coordinadora por el Aborto Legal

0

Proclama leída en la Plaza Libertad este 15 de mayo

Otra vez nos encontramos en esta plaza para exhortarle al sistema político que el aborto sea legal en Uruguay. En el 2008 lo hicimos para mostrar nuestro firme rechazo al veto del doctor Tabaré Vázquez contra la Ley de Salud Sexual y Reproductiva. Hoy lo hacemos para mostrar nuestro absoluto y exclusivo apoyo al proyecto de ley sancionado el pasado 27 diciembre en la Cámara de Senadores.

El 63% de la opinión pública está a favor del cambio legal. El presidente de la República, señor José Mujica, ya se comprometió a no vetar esta ley cuando sea aprobada por el parlamento nacional. Hoy, la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo tiene media sanción y el más amplio frente social de organizaciones por la defensa de los derechos humanos apoya el cambio legal. Lo único que estamos esperando es que los integrantes de la Cámara de Diputados nos representen a todas y todos, y respeten el derecho de todas las mujeres a decidir sobre su cuerpo y sobre su proyecto de vida.

Nuestro país tiene todas las condiciones para dar respuesta a la injusta realidad de la práctica ilegal, clandestina e insegura del aborto. En lo que va del año hemos tenido que lamentar la muerte de dos mujeres jóvenes por aborto clandestino. Si el aborto fuera legal, informado, seguro y accesible, esas mujeres podrían haber continuado con sus vidas. Estas muertes se podrían haber evitado si el sistema político hubiera sido capaz de dimensionar el costo que tiene para las mujeres la constante postergación de la aprobación de esta ley.

Queremos que el aborto sea descriminalizado, pero también queremos que sea legal. El Estado tiene el deber de respetar los derechos reproductivos de hombres y mujeres, y garantizar las condiciones para su ejercicio pleno.. En nuestro país se practican más de treinta mil abortos por año. Treinta mil veces las mujeres deben pasar por la clandestinidad, el miedo y la humillación. Treinta mil veces el Estado, aun sabiendo el enorme riesgo que corren, las deja absolutamente solas.

Es inaceptable negociar los derechos de las mujeres buscando una solución matemática para que alcancen los votos para aprobar una ley, mientras las mujeres y sus parejas siguen padeciendo porque el sistema político no tiene la voluntad de asumir su responsabilidad, y es incapaz de estar a la altura del problema. Todas y todos en esta plaza conocemos los nombres de quienes están forzando esa negociación y todas y todos vamos a recordarlos bien, ¡porque nuestros votos incondicionales se terminaron!

El cambio legal del aborto no es una discusión aislada. Es una demanda social amplia que acompaña a la sociedad uruguaya desde hace más de 25 años. Nuestro país se jacta de gozar de una democracia que ha incorporado históricamente las demandas sociales en su agenda y su legislación. Sin embargo, esa democracia persiste en acumular deudas y más deudas con toda la sociedad.

Si queremos una sociedad mejor, tenemos que tener mejores leyes y un mejor Estado para que esas leyes se cumplan. Este mes ha puesto a todo el movimiento social en la calle pidiendo cambios legales y mejoras en el Estado. Ha estado el movimiento obrero el 1.º de mayo, ha estado el movimiento por la legalización del autocultivo el 5; hoy estamos acá y el 20 no podemos faltar a la marcha del silencio.

Y el viernes 11, a pesar de las amenazas y las maniobras mafiosas del canal 4 hacia los compañeros y compañeras del Colectivo Ovejas Negras, estuvimos movilizándonos, rechazando y condenando el irresponsable y discriminatorio manejo de la información relacionada a la muerte de cuatro chicas trans en este año. ¡No queremos más transfobia!

Tenemos que seguir estando en la calle, tenemos que seguir demostrando que es esta agenda, la que moviliza a todos los sectores de la sociedad. Es la agenda que pide una sociedad más justa, y sin discriminación de ningún tipo!

Las décadas pasan y el sistema político le sigue dando la espalda a todas estas necesidades. Las mujeres estamos hartas de este Estado que no entiende que no somos seres tutelables. El aborto legal es una necesidad que ya han reconocido actores sociales y políticos como el movimiento feminista, el movimiento sindical, el movimiento estudiantil y el movimiento por la diversidad. Lo han reconocido la Universidad de la República, el Ministerio de Salud Pública, y lo ha reconocido también el propio sistema político cuando definió que, para que no mueran, se debe asesorar a las mujeres que desean abortar.

Y lo reconoce el Frente Amplio y su mayoría parlamentaria en el programa con el que ganó las últimas elecciones nacionales. ¡Lo reconoce el propio partido de gobierno!

La Cámara de Diputados tiene en sus manos la decisión. Ya es tiempo de que la democracia uruguaya salde su deuda con las mujeres de todas las edades y condiciones.

Ya es tiempo de que dejen de darle la espalda a la amplísima mayoría de la población.

A los y las representantes nacionales, ¡les exigimos que nos representen! ¡No más muertes clandestinas! ¡No más decisiones clandestinas!

Exigimos que la ley de interrupción voluntaria del embarazo, que ya cuenta con media sanción del Senado, sea aprobada sin más demoras, sin atajos y sin excusas!

¡El tiempo es ahora! ¡Nadie más se calla! ¡Aborto legal YA!

Por: Colectivo Mate Amargo

Print Friendly, PDF & Email

Comentarios están cerrados.