Casavalle en entrevista a Gustavo Leal, Formas y Transformaciones. primera parte

0

PRIMERA PARTE:

La primera pregunta es general, ¿cómo evalúas el 2018 para el Ministerio del Interior en Casavalle? ¿Qué evaluación haces de la actuación del Ministerio del Interior, en particular desde tu lugar como responsable del Programa/Área de Convivencia y Seguridad Ciudadana?

El 21 de diciembre va a hacer un año que se hizo la primera intervención fuerte en la zona de Casavalle en la zona específica del complejo Unidad Misiones Los Palomares en el marco de la situación que se generó de la usurpación masiva de viviendas y el proceso de extorsión. Si uno mira en perspectiva, yo creo que el resultado, la estrategia que se llevó adelante y el resultado que se ha obtenido son favorables, ha cambiado un poco la ecuación en el lugar.

Lo más importante es que hay una presencia del Estado que se ha vigorizado, que no era el caso, ahí teníamos una situación de un Estado tenue en esa zona.

Por otro lado hay un impacto fuerte en un shock de confianza en la gente, un shock de confianza en lo público que, creo es lo más importante, en lo público en el sentido amplio, no solamente un shock de confianza en que puedan denunciar sino en lo público. El Estado  está y  no deja una zona abandonada a un equilibrio de fuerzas, que en general, cuando sucede eso lo terminan ganando grupos criminales que tienen una lógica de violencia y de exclusión muy fuerte y que para imponer su fuerza no tienen drama en ir pobres contra pobres. Ahí que hay que tener en cuenta que nos pusimos del lado de las víctimas, del lado de las personas que han sufrido más ese proceso.

Entonces en ese balance yo creo que el shock de confianza es bastante evidente en muchas formas de visualizarlo desde el Ministerio del Interior: en relación a la información que llega a las denuncias que la gente hace, pero también a lo explícito de las reuniones de la comisión de vecinos que te dicen “ahora si hay una acción, ahora si entran las ambulancias, ahora si voy a tener un espacio público acá adentro, ahora si esto está tranquilo, ahora puedo salir a tomar mate en la vereda” eso creo que es un cambio bastante cualitativo.

¿Donde ves las causas para el surgimiento de estas situaciones?

Yo creo que hay unas causas van en el fenómeno de un grupo criminal que toma la decisión de intentar el control territorial en un espacio de la ciudad. Para analizar esto hay que tener en cuenta cual es la dinámica general del narcotráfico en la región y ahí se van a encontrar algunas explicaciones, pero que son de tendencia general de cómo funciona. Y después causas bien particulares que tienen que ver con la especificidad histórica de esa zona. En términos generales la dinámica del narcotráfico uno lo puede ver en otros lugares del mundo, me refiero a Brasil, Argentina para no hablar de otras zonas, son países con los que podamos más o menos comparar desde el punto de vista regional, la lógica del narcotráfico tiene como un elemento constitutivo en su instalación y en su desarrollo la necesidad de controlar el territorio, por una razón de que la actividad criminal tiene una vinculación fuerte con el mismo. En primer término con instalar lugares de venta que son puntos relativamente fijos y donde vos necesitas por un lado custodiar y cubrir tu depósito y tu mercadería, cuando la va a comprar, cuando la guarda, cuando la mantiene porque hay un sistema de rapiña, de robo, de hurto, de cargamentos que obviamente no se denuncian, porque nadie va a denunciar que le robaron un cargamento pero esa dinámica existe. Si te dedicas a la venta de drogas, ya de por sí vos tenés que tener una estructura de autodefensa bastante marcada porque sino tu negocio es inviable y en segundo lugar en ese punto de venta, vos tenés una cantidad de gente que consume y necesitas garantías de que te paguen; eso genera una dinámica de cobro, y de presiones para garantizar el cobro, que no es de un negocio cualquiera, en otro negocio lo mandas al clearing y aca el clearing son las balas , es así.

Entonces eso, que es más complejo pero en resumen es el corazón de cómo funciona un punto de venta de drogas y un circuito de narcotráfico necesita un entorno de seguridad que en su dinámica va generando la necesidad de la omertá*, del silencio y de la complicidad de un entorno determinado. Porque vos tenés un punto de venta en un lugar, la gente se acostumbra a ir ahí, eso que dicen todo el mundo lo sabe pero nadie habla. Justamente, porque un rapiñero vive en lugar “X” y rapiña en el lugar “Y”, la rapiña en un comercio son 2 minutos y se vuelve, punto; donde vive no precisa otro tipo de cosa que pasar desapercibido. El negocio del narcotráfico te exige otra cosa, te exige una parafernalia, te exige tener custodios, te exige tener campanas, gente que te avisa, necesitas tener algunos matones para apretar a los que no pagan,etc, etc,. so en si mismo como tendencia en buena parte de América Latina y el mundo lleva a que se empiecen a desarrollar enclaves con sistemas de control y ejercicio del poder, ejemplos de estas cosas; Rio de Janeiro, la gente va a vacacionar ahí, está en la playa y está bárbaro, pero mira para arriba y sabe que en los morros no se puede ir y de hecho ahí el Estado tiene una presencia más que tenue y hay un control de ese territorio por parte de otros, en la ciudad de Rosario pasa algo parecido, en centroamérica; México etc eso está mucho más desarrollado, esa es la tendencia general. Por tanto este tema del control territorial es parte de la dinámica, propia de la tendencia criminal, pero eso no explica porque pasó ahí en concreto, en Casavalle, y porque Casavalle y no en otro lugar y porque ahora y no antes o no después.

La explicación más nacional, de lo que sucedió ahí, es que en rigor, lo que hubo fue una disputa entre dos grupos criminales donde los Chingas eran  los lugartenientes de uno de los jefes de estos grupos, que en su conflicto entre las dos bandas hubo 57 víctimas en dos años entre muertos y heridos gravísimos. Eso lo que hizo fue que estos dos grupos que se pelearon, uno que tenía el control del 40 semanas con el apoyo de otros grupos del Cerro, y otro grupo que tenía el control en otra zona de Montevideo se enfrentaron y casi que se exterminan entre ellos, esa es la dinámica. A partir de ahí los grupos que eran parte de los lugartenientes asumen, tienen la oportunidad de haber estado cerca de ese negocio y que los jefes ahora no están. Pero los consumidores siguen existiendo, porque hay un mercado, que demanda que alguien lo provea, entonces ahí en esa lógica este grupo que tenía su enclave familiar, y de vínculos en la zonas de Los Palomares, que era de por sí una zona desde el punto vista urbano muy difícil de ingresar, entiende que llega el momento de pasar de pantalla, que para poder liderar esa disputa y para que no le pase lo que le pasó a sus antiguos jefes, porque ellos durante mucho tiempo eran los brazos gordos de los jefes. Entonces “rey muerto rey puesto”, ellos quisieron asegurarse ese trono sin cometer los errores que sus predecesores habían cometido, y lo que hicieron fue un giro en el nivel de violencia. Pretendieron asegurarse con un nivel de control mucho más férreo y terminaron en un conflicto abierto con la población que vivía ahí. A tal punto que en determinado momento, esa omertá se rompió porque ya había traspasado todos los límites.

Históricamente, los grupos criminales aquí en el Uruguay, hasta hace relativamente poco tiempo tenían una lógica de estar,(sobre todo los narcos), en los barrios como los patrones del barrio y asumían incluso la mediación de los conflictos barriales. Esto es muy común y hay muchos testimonios, en reyes, en navidad con regalos para los niños, ellos eran las referencias de los problemas vecinales y los arreglaban ellos, organizaban parte de la dinámica delictiva del barrio, de manera tal que la Policía no ingresara por sorpresa buscando a un rapiñero, que rapiñó y se metió adentro del barrio y “quema todo”, porque eso viene a arruinar el negocio principal. Entonces la primer dinámica del control territorial es controlar el mercado del delito interno, organizar la lógica delictiva tratando de que cada pieza caiga en su lugar, y especializar en la medida que el narcotráfico es el que maneja mayor nivel de dinero, logrando en determinado territorio, una mezcla entre el feudalismo y el fordismo. El feudalismo porque ellos se instalan como señores feudales porque de alguna manera controlan la situación, y en lo económico sería el fordismo porque lo que hacen es especializar la cadena entonces a gente que se dedica a la rapiña y rapiña autos, ha pasado en algunas zonas, los obligan a ser parte de una cadena, entonces ya no me apareces vos con un auto robado a las tres de la mañana con la policía atrás tuyo; sino que yo te contrato dos veces por semana me traes el auto, lo dejás acá y yo me encargo del resto, u otros se encargan del desarmadero, ya te especializo, vos que robas autos después tenías que vender las partes, bueno no mirá, ahora robas autos y yo te pago por el auto.

¿Esa complejización del delito nueva en Uruguay se debe al quiebre de lo social o a un Estado más presente, que a pesar de ser “tenue” obliga a la complejización y la autodefensa?

Sí, yo dije que era tenue en el caso del Complejo Unidad Misiones ahí en Los Palomares la afirmación de que hay un Estado tenue, era porque ya pasaban casi 30 años de que nadie pagaba luz ni nadie paga agua. La UTE y la OSE no ingresaban, la Intendencia de Montevideo hacía 4 o 5 años que no ingresaba a reponer la iluminación, no ingresaba los camiones recolectores de basura hacía 3 años y la última vez que habían ingresado los habían corrido a balazos. Había calles que estaban cortadas que terminaban en escaleras o en muros y no se podía circular, no ingresaban las ambulancias en determinado horario, y podría seguir enumerando. Eso significa un Estado tenue, habían controles, y la policía ingresaba si, cuando habían situaciones especiales de eventos críticos pero no se podía hacer un patrullaje interno en el lugar porque no se podía circular entonces es ahí donde yo digo lo del Estado “tenue”.

Esta fue la dinámica de lo que sucedió en Casavalle, en primer lugar está ese conflicto, está la decisión de este grupo criminal de intentar un modelo diferente que le asegurara un éxito que ellos visualizaban que no habían logrado mantener sus jefes, ni sus jefes anteriores ni sus adversarios. Es una dinámica que tiene su sentido de ser pensada, por la lógica misma de cómo es este negocio, y porque en otras partes de la región funciona de esa manera, las zonas liberadas. Es algo que fue nuevo para el país, pero no es nuevo en esa dinámica.

 

*omertá: proviene de la jerga de la mafia neoyorquina de raíces sicilianas, refiere al sentido del silencio y la complicidad.

Print Friendly, PDF & Email

Comentarios están cerrados.