Discurso de Fiorella Melo – Acto Tupamaro Octubre 2018

0

Acto Tupamaro – Discurso de Fiorella Melo – Frente Juvenil

Octubre 2018 – “Por el Che y los caídos en Pando”

Buenas noches compañeras y compañeros

Una vez más, como cada año, nos encontramos aquí, para homenajear al Che a 51 años de su muerte y a los compañeros caídos en Pando a 49 años de la toma. Compañeros, jóvenes y estudiantes, empapados por el sueño de que un mundo mejor era posible. Hoy seguimos en la construcción de ese futuro.

En cada tupamaro y tupamara siguen intactos los ideales por los que Jorge Salerno, Alfredo Cultelli y Ricardo Zabalza dieron su vida. Es nuestra tarea no olvidarlos y levantar las banderas de la liberación nacional y el Socialismo.

Y así se refleja, en cada acto de solidaridad con una hermana o hermano latinoamericano ante cualquier injusticia.

No podemos dejar de referirnos a Bolivia, que ha sabido resistir a las arremetidas imperialistas, transformándose en un símbolo de resistencia. Hoy es un faro para toda Latinoamérica, en un contexto de avanzada Norteamericana en la región. A la vista están los frutos de la semilla que plantó el Che.

Nuestros países vecinos se enfrentan a una avanzada neoliberal y ultra conservadora que arrasa con todo lo conquistado en pos de conservar sus privilegios.

En Brasil, una campaña mediática orquestada por la derecha en alianza con el sistema de justicia, destituyó a la compañera Dilma, democráticamente electa como presidenta. Hoy, la persecución mediática y judicial ataca al compañero Lula, siendo procesado cuando las encuestas marcaban con certeza que sería el próximo presidente del vecino país.

En este contexto, de falsa democracia donde se fomentó el miedo, y con un Estado brasileño desconociendo abiertamente la decisión de un organismo internacional que mandataba a liberar a Lula, es que aparece en el escenario un candidato fascista, candidato de los grandes terratenientes y de los sectores más conservadores de la iglesia católica y de las Fuerzas Armadas. Un tipo racista y misógino como Jair Bolsonaro, perfilándose para ser el futuro presidente.

Enemigo, poderoso enemigo, ya sabemos, solo acuerda y cede cuando lo ponemos en jaque. Fuimos ingenuos realmente en pensar que iban a liberar a Lula, justamente a Lula, la persona capaz de concentrar al progresismo brasilero. Hoy sigue siendo símbolo de libertad que crece a cada momento.

Las políticas llevadas adelante por el presidente de facto, Michel Temer se han traducido en el incremento de la pobreza y la vuelta del país al mapa del hambre. A esto le agregamos una reforma laboral que borró de un plumazo los derechos fundamentales de la clase trabajadora, la militarización de las favelas, estigmatizando a su población y teniendo como consecuencia la muerte invisibilizada de miles de brasileros. Muertes que concentramos en el asesinato de Marielle Franco, que asesinada junto a su chofer, dejó un mensaje claro, ya no les importan las masacres de los invisibles de siempre…

La impunidad es política de Estado en el Brasil de hoy.

No les tiembla el pulso cuando el objetivo es sacar de su camino a quien les obstaculice.

La respuesta del pueblo brasilero ha sido salir a las calles y levantar su nombre como símbolo de resistencia, como mujer, como negra, como lesbiana.

Como lo ha sido históricamente, son las y los trabajadores organizados, el movimiento estudiantil y el movimiento de mujeres feministas quienes están resistiendo en las calles la avanzada conservadora, denunciando al candidato a la presidencia de la derecha más rancia.

No nos debe sorprender que el escenario en Argentina no sea diferente con Mauricio Macri gobernando. Un país sumido por las crisis como consecuencia de las políticas llevadas adelante por un gobierno que responde a intereses individuales y particulares, que perpetúan los privilegios de unos pocos y se contraponen a las necesidades del pueblo argentino.

La alianza con el Fondo Monetario Internacional y sus efectos colaterales dan cuenta de ello. Hoy Argentina está con un dólar a casi 45, con una tasa de desempleo de 10% de la población y con una brutal reducción del Estado. Por ejemplo, los Ministros de Saludo, Trabajo, Cultura y Educación fueron rebajados a secretarías de otras carteras.

Tampoco es novedad que ha sido un gobierno que se ha caracterizado por del estar de espalda a los movimientos sociales, que ante sus reivindicaciones ha elegido la represión como respuesta. Los ejemplos sobre los niveles de violencia vividos son muchos y solo son una muestra del poder y la impunidad con la que se está manejando el Estado:

La persecución a Milagro Sala, la desaparición y asesinato de Santiago Maldonado. Los asesinatos de dos jóvenes, pobres, que corrieron con la mala suerte de toparse con las fuerzas represivas del Estado en un contexto de criminalización de la pobreza: Ismael, un pibe de 13 años, asesinado por la espalda a causa de una balacera producida en el medio de un supuesto saqueo a un supermercado en uno de los barrios más pobres del norte del país, y Cristopher de 26 años, asesinado por un integrante de la Prefectura Naval Argentina por intentar evadir un control vehicular. Fuerzas Armadas dedicadas a perseguir argentinos, tareas que por ahora acá son competencia del Ministerio del Interior.

Así mismo, la brutal represión contra los reclamos de los jubilados y docentes, mediando situaciones de tortura por parte de efectivos policiales… los recortes presupuestales en materia de educación, la desaprobación del proyecto de ley del aborto, consintiendo así que las mujeres pobres sigan muriendo en abortos clandestinos..no son hechos aislados, intentan también dar un mensaje: el avance del modelo neoliberal no sabe de derechos y n escatima en barrer lo conquistado de manera violenta.

Frente a este escenario, debemos interpelarnos como militantes de izquierda y no ser ajenos a lo que sucede en nuestro país. El clima electoral se palpita hace rato y la derecha ya no esconde sus verdaderas intenciones.

Una vez más, y con un sesgo abiertamente imperialista, una de sus estrategias ha sido instalar la campaña del miedo con una propuesta de reforma constitucional que pretende, entre otras cosas, otorgar potestades de seguridad interna a los militares. En esta línea, los medios de comunicación no se han quedado atrás cuando de sembrar temor y desinformar se trata: la alianza de estos con la derecha uruguaya no es novedad.

Esto también se refleja en la difusión y legitimación de su discurso sobre la transparencia. Como Frente Amplio nos cabe la autocrítica, no podemos perdonarnos. Ahora, la derecha nada puede decirnos, si de honestidad se trata no nos llegan ni a los talones.

De la misma manera, el beneplácito de algunos referentes de la derecha frente a las políticas más regresivas y perjudiciales para la clase trabajadora, llevadas adelante por los gobiernos de la región, dan cuenta de eso.

Sabemos a lo que nos enfrentamos. Sus discursos y accionar son las ansias de que suceda acá lo que en los países vecinos: llegar al gobierno a cualquier costo, gobernar para unos pocos como vía de aumentar y perpetuar sus privilegios, y todo esto a costa de los postergados de siempre.

Hay un sector de la población que aún en un futuro gobierno frenteamplista, si nos descuidamos puede caer lejos del bienestar al que aspiramos. Entonces, nos interesa discutir cómo se ajusta, qué se ajusta y a costa de quienes.

Porque en el tablero latinoamericano el problema del ajuste viene estando presente en todos los gobiernos, sin importar su color. Y es aquí, dónde el imperio realmente ha podido poner en jaque a los procesos emancipadores y progresistas.

En este escenario debemos encontrarnos organizados, organizadas y en pie de lucha, construyendo en colectivo junto con los movimientos sociales.

La unidad de la izquierda ha sido un pilar fundamental para resistir y contrarrestar este sistema capitalista y patriarcal, y los intentos de arrebatarle al pueblo lo que le pertenece.

Las y los jóvenes organizados hemos sabido y sabremos estar:

En cada manifestación en defensa de la educación pública estatal, como un derecho fundamental, resistiendo a su privatización, en la demanda por la creación de una Universidad de la Educación, junto al movimiento sindical en cada paro.. acompañando y siendo parte de sus reivindicaciones como jóvenes trabajadores y trabajadoras, en cada alerta feminista por un nuevo femicidio, saludando a la lucha de las trabajadoras sexuales en pos de visibilizar sus reivindicaciones.

Sin ir más lejos, hace unas semanas asistimos a una de las marchas más multitudinarias de nuestro país, marcha que celebra la diversidad de ser y de amar, y que este año tuvo como principal consigna la aprobaciń de una ley integral para personas trans.

Proyecto que ha querido ser saboteado por la derecha en acuerdo con los sectores más conservadores de las iglesias, utilizando como fachada los eslóganes “a mis hijos no los tocan” y “a mis hijos los educo yo”, alianza pensada y desplegada por todo Latinoamérica.

En cada 8 de marzo, cada 20 de mayo, cada 14 de agosto, cada primavera, cada 25 de noviembre.. en todas las causas justas, en las calles, en la disputa por nuestros derechos y el espacio público estamos homenajeando al Che y a los compañeros caídos en Pando. Diciendo presente y reivindicando que no hay fronteras geográficas para eso.

El mejor homenaje es que en nuestras acciones se vean reflejados sus ideales, para ganarle al olvido, para demostrar que están presentes.

Y como decía el querido Mario Benedetti en uno de sus tantos poemas:

“El día o la noche en que el olvido estalle

salte en pedazos o crepite/

los recuerdos atroces y los de maravilla

quebrará los barrote de fuego

arrastrarán por fin la verdad por el mundo

y esa verdad será… que no hay olvido”

¡Habrá Patria para todos y para todas, compañeras!

Share Button
Print Friendly, PDF & Email

Comentarios están cerrados.

Suscribite a nuestro Boletín

Suscribite a nuestro Boletín

Suscribite a nuestro boletín y recibí los últimos artículos publicados en el Mate Amargo.

¡Correctamente suscrito!