Discurso de Pacha Sánchez – Acto Tupamaro Octubre 2018

0

Acto Tupamaro Octubre 2018 – Discurso de Pacha Sánchez

Buenas noches, compañeras compañeros

En un acto más, esta vez nos tuvimos que refugiar, como se refugian todos los luchadores sociales en la casa del Frente Amplio en la bandera de Otorgués en ese alero amplio que ha sabido construir nuestro Pueblo, para tratar de proponerle a la sociedad una construcción de una sociedad más justa y mas igualitaria.
Es bien interesante esto porque en los últimos años nos vienen lloviendo, ¿no? nos iba mejor cuando eramos oposición con el tema del clima.

Pero yo les quiero plantear lo siguiente compañeros y compañeras ¿quien de ustedes sabía que el acto hoy se iba a realizar acá? ayer nadie sabía, hoy a las cuatro de la tarde aproximadamente los compañeros que estaban organizando desde temprano allí en nuestro local de Tristán Narvaja y Cerro Largo, frente a la posibilidad de que la noche fuera jodida y se largara a llover empezaron a evaluar la posibilidad de trasladar el lugar del acto y traerlo justamente al local del Frente Amplio. Les cuento esto, porque todos los que estamos acá nos auto convocamos por celulares, por wassap, por información, por twitter, por lo que sea, por teléfono y lo que quiero decir con esto, que cuando logramos generar condiciones para organizarnos es cuando podemos luchar.

Cuando logramos generar condiciones para tratar de comunicarnos entres nosotros es cuando surge la fortaleza del Pueblo Uruguayo para enfrentar los desafíos que tenemos.

Por eso, porque nuestra izquierda se ha construido sobre la base de la organización de los diferentes, la organización de las diferentes manifestaciones de nuestro Pueblo.

Por suerte nuestro Frente es bien Amplio y busca siempre cobijar bajo su bandera a todos aquellos y a todas aquellas que luchan por más justicia, hoy tenemos que decir nuevamente que bajo esta bandera después de 14 años de gobierno frenteamplista todavía queda un pedazo de pueblo por sumar. La tarea que tenemos los militantes que nos organizamos dentro del Frente Amplio en cualquiera de las organizaciones políticas es salir a buscar ese pedazo de pueblo que todavía no esta bajo la bandera de Otorgués porque los necesitamos para los cambios del futuro. Por tanto la construcción de nuestra unidad es la unidad en la diversidad y esa diversidad es parte de nuestra fortaleza.

Pero la diversidad que tiene nuestra izquierda uruguaya es una diversidad que admite un elemento fundamental tenemos muchos matices y muchas diferencias pero lo que verdaderamente le tiene miedo la derecha en este país, no es a los perfiles sectoriales ni a nuestros dirigentes en los ministerios o en el parlamento o a nuestra mayoría parlamentaria, o a los grandes compañeros y compañeras que tienen las diferentes organizaciones de izquierda, es a la unidad del Frente Amplio que tenemos que trabajar para seguir construyendo. Nosotros queremos seguir aportando en esas unidad, hoy más que nunca todos los frenteamplistas, todas las frenteamplistas, tenemos esa tarea de cuidar esta herramienta, de cuidar la herramienta que nos trajo hasta el gobierno y de cuidar a la herramienta que le demostró al pueblo uruguayo que era posible gobernar para las mayorías nacionales, no olvidemos nunca eso compañeros.

No olvidemos que el día que estemos separados, el día que estemos divididos será el día en que la derecha vuelva al gobierno y en que los pobres y los humildes y los que siempre fueron postergados, serán los que pagarán con sangre, dolor, hambre y miseria, esos son los errores de nuestras organizaciones cuando no se dan cuenta que tienen que unirse para juntar fuerzas y desafiar nuevamente a la derecha a la gran confrontación que tenemos por delante. Entonces compañeros, yo le quiero pedir, en ese marco unitario que cuando llamamos al Frente Amplio para realizar nuestro acto acá, fue inmediato y se pudo empezar a organizar, quiero pedirles a todos ustedes un aplauso a todas las compañeras y los compañeros de otros sectores políticos que están acá, porque son hermanos nuestros, son hermanos de esta lucha y juntos hemos construido esta herramienta.

Como no podía ser de otra manera, esos compañeros se sintieron convocados a discutir, a pensar, a seguir construyendo, hoy son tiempos difíciles en América Latina. Es verdad,después de década y media de transformaciones muy importantes en el continente, en este continente que es el más desigual del mundo, donde logramos poner a un trabajador obrero metalúrgico en la presidencia de Brasil, donde llegó un indio en Bolivia, donde seguimos peleando en los diferentes países para colocar en la agenda los temas de los postergados, hoy hemos tenido algunos reveces en América Latina, el domingo pasado nos arrojó un duro golpe en Brasil.

Ustedes no piensen que lo que sucedió el domingo no es parte de un proceso bien largo, que viene siendo organizado por las elites brasileras ,que decidieron que ya no soportan más que en el gobierno de Brasil haya un gobierno de izquierda, que se ponga sobre la mesa el derecho de los históricamente postergados de Brasil.

Solo una frase dijo algunos integrantes de esa oligarquía que representa gran parte de lo que siente esa elite, en algún momento alguien dijo en Brasil que el verdadero problema del gobierno del PT, del gobierno de Lula, había sido que ahora los aeropuertos de Brasil estaban lleno de pobres, de negros, y que esos lugares que estaban reservados para los privilegiados ahora, los pobres los trabajadores, tenían derecho a usufructuarlos.

Es eso lo que no logran tolerar esas elites, racistas homófobas por supuesto y con una base fascista pero para eso lograron llevar un plan que pasó por arriba de la democracia, saltearse el espacio democrático y destituir a una presidenta que había sido democráticamente electa por los brasileros.

No se contuvieron en eso, no solo sacaron a Dilma, una banda en realidad de varios corruptos en el parlamento brasilero, allí conocimos a ese personaje tan extraño que ahora cosechó tantos votos cuando le dedico su voto en el parlamento, cuando la destitución de Dilma, a los torturadores de Dilma Rouseff, ese fue Bolsonaro. Ahí comenzó a consumarse el golpe que terminó por llevarse puesto a todas las organizaciones de izquierda y al PT, y termina en este último proceso ¿haciendo qué? arrebatándole la posibilidad a los brasileros de elegir a quien era el favorito. Porque lo que pasa en Brasil es que hay presos políticos, porque lo que pasa en Brasil es que Lula esta preso siendo el favorito y por eso surgen los Bolsonaro porque esa derecha, es intransigente a la hora de defender sus intereses y por eso no dudaron nunca en pasar por arriba de la democracia como lo hicieron en otros años y hacerlo ahora, colocando preso a quien tuvo la culpa de darle de comer a 40 millones de brasileros y sacarlos de la pobreza.

¿y porque hace esto la derecha? además de por sus intereses por supuesto. Genera este proceso en el cual se termina consumando el golpe y construyendo una figura facista y homofoba que trata de recuperar el control político de brasil para poner las cosas en orden dicen, en realidad compañeros cuando la derecha viene, no solo vienen por el poder político o la administración del gobierno. Cuando esos sectores conservadores llegan vienen por toda la izquierda vienen porque vienen a pisar la cabeza para que no te levantes más para pelear por tus derechos, vienen a recortarle los derechos a los trabajadores, donde se ha congelado por 20 años el gasto público en Brasil. Vienen a aplicar una reforma laboral que trata de que en este momento de que los precios internacionales han caído trasladarle el ajuste a las grandes mayorías nacionales, es este el debate que está de fondo más allá de los personajes, los colores o las banderas en América Latina.

Lo que esta de fondo es en un momento donde la economía internacional está en crisis y hay una guerra comercial entre EEUU, que es el principal productor de alimentos, y China, que es el principal consumidor de alimentos del mundo. y caen los precios internacionales ¿quien paga el ajuste? ¿quien paga el achicamiento de los márgenes de ganancia?

Lo que se está planteando en nuestro continente no es nada más ni nada menos que las mismas recetas que enfrentamos en los noventa, la misma receta que culpabiliza a los pobres por ser pobres, que culpabiliza al Estado, y reivindica al Estado mínimo para que avance el capital sobre todos los recursos que son propiedades comunes.

Es la misma receta que plantea que para salir de la crisis, que para salir de este proceso lo que hay que hacer es bajar salarios y bajar bienestar. Porque la variable de ajuste, la única variable de ajuste que conoce los neoliberales es ajustar el bienestar de la gente, es jugar con el hambre de nuestros hijos es jugar con la miseria de nuestros pueblos.

Es empobrecernos y dejarnos por el camino porque su proyecto es un proyecto para unos pocos. Hoy estamos enfrentando nuevamente esa receta neoliberal, hoy estamos enfrentando a partir de una gran maquinaria comunicacional, a ese frente opositor, conservador y de derecha que trata de aplicar el ajuste a los sectores populares, hoy es momento de salir a pelear, de salir a luchar de salir a defender lo conquistado. Pero también de salir a enfrentar el futuro proponiendo nuevas cosas, porque esta es la tarea de los que se organizan y nos organizamos políticamente, es disputar el futuro, es construir un futuro mejor, es tratar de resolver los problemas, no que teníamos en el 2002 o en el 2004, los problemas que tiene hoy nuestro Pueblo. Son tarea permanente pensar como buscamos una salida, que implique no poner el ajuste sobre el bienestar de los trabajadores, que implicar resistir al credo neoliberal que dice que para mejorar las condiciones de negocio lo que hay que hacer es hay que apretarse el cinturón y morirse de hambre,y esperar que en algún momento la torta crezca y se derrame.

Y esa receta compañeros esa receta neoliberal que se aplicó en los 90 aquí, que se está aplicando en Argentina con Macri que se esta aplicando y se empezó a aplicar con Temer en Brasil. Es una receta que además no tiene soluciones para los problemas de nuestro pueblo.

Porque no sólo es injusta del punto de vista humanitario, porque condena a la miseria y al hambre a millones de personas como ha sucedido recientemente en Brasil, donde nuevamente se ha puesto Brasil en el mapa del hambre del mundo; sino que esa receta además de tener enormes costos sociales, es una receta del punto de vista económico equivocada, que por la vía de que cayeron los precios internacionales se resiente los márgenes de ganancia, por supuesto que eso presiona a los sectores económicos y particularmente tienen dificultades los pequeños, los medianos productores. Los pequeños y medianos comerciantes y los pequeños y medianos industriales, que en definitiva son los que generan la mayor cantidad de puestos de trabajo de nuestra economía. Y cuando se achica el salario de los trabajadores y el bienestar de nuestra gente, lo que termina pasando es que en el almacén compramos menos, y compramos menos en la feria y cuando eso sucede, los comerciantes que viendo que tenían determinadas situaciones económicas producto de la caída de los precios, se suman a los intereses de los poderosos, de los terratenientes, del capital financiero, lo que termina sucediendo es que la economía y el mercado interno se va achicando porque se reduce el consumo.

Porque cuando logramos generar bienestar mejorando los salarios de los trabajadores y las trabajadoras lo que termina pasando es que esos trabajadores y esas trabajadoras, consumen en el mercado interno y eso genera justamente aspectos positivos para nuestro mercado interno y nuestra industria. Cuando eso se achica empieza un espiral descendente, es espiral descendente ¿se vuelve a resolver de que manera? generando más despidos, presionando más para la precarización del trabajo, bajando más los salarios porque dicen que los trabajadores son responsables, cuando quienes son los verdaderos responsables son los que tienen esas recetas equivocadas.

Por eso hoy más que nunca el Frente Amplio representa no sólo los intereses de los trabajadores y los más humildes, el Frente Amplio es el que representa los intereses de la pequeña y mediana producción, el Frente Amplio es el representa los intereses de la clase media, y el Frente Amplio es el único que tiene la posibilidad que a los problemas económicos actuales poderlos enfrentar sin generar hambre miseria pobreza y destrucción de nuestro aparato productivo. Hoy la tarea de nuestros sectores organizados es tratar de ampliar las alianzas para buscar que esos sectores que necesitan de una estrategia nacional de desarrollo que proteja la pequeña y mediana industria, que proteja la pequeña y mediana producción, porque son los que verdaderamente tienen problemas Que entiendan, que las variables de ajuste no serán nunca mientras gobierne el Frente Amplio, las políticas sociales y los salarios de la gente ni el hambre de la gente.

Lo que hay que generar son condiciones para que el desarrollo económico llegue a los pequeños productores, con políticas que sean inteligentes que busquen darles sustentabilidad bajando el costo, justamente de los costos fijos, pero no del salario de sus trabajadores, sino de la energía eléctrica, de la capacidad logística, generar créditos y capacidades para que se pueda acceder a mejor tecnología. Esta es la estrategia que nosotros tenemos que plantear desde la izquierda, implica tratar que ese bloque conservador, no abroquele bajo su propuesta mentirosa y falsa esos sectores que pertenecen a este otro lado de la balanza.

Compañeras y compañeros, la tarea hoy es seguir ampliando las alianzas que permitan enfrentar a este bloque conservador y oligárquico. Recientemente se ha generado la discusión que el problema del sector agropecuario junto con lo que ha sido “Un Sólo Uruguay”, que es un Uruguay sólo para ellos, por eso se retiraron de los consejos de salarios, porque plantean un Uruguay solo para ellos, no para los trabajadores,no para las mujeres, no para los negros, no para los homosexuales, no para los pobres, no para los que pelean por una identidad diferente sino el Uruguay sólo para hacerse ellos de la riqueza de nuestro país.

Esos sectores han planteado que el problema del sector agropecuario, es el impuesto es el Estado, y vuelven a reclamar la idea del Estado mínimo. Resulta que en el año 2017 cuando uno mira lo que terminó sucediendo en el sector agropecuario uruguayo, se encuentra que por concepto de impuesto, en el año 2017 el sector agropecuario aportó 250 millones de dólares a las arcas del Estado, pero cuando mira donde está la estructura de costos de esos productores se encuentra que frente a los 250 millones de dólares que pagaron por impuestos, se pagaron más de 600 millones de dólares por arrendamiento de tierra. Entonces la pregunta es, ¿cual es el problema de los productores que arriesgan?, ¿que se enfrentan a la granizada, los que pueden tener una sequía o una inundación?, Aquellos que están todo el día trabajando con su familia, los productores familiares, los trabajadores y asalariados rurales, ¿cuál es su problema? ¿el problema es el Estado? o el problema son los verdaderos vagos que son los dueños de la tierra de este país, que están sentados en una reposera en cualquier playa del mundo o en punta del Este y viven a costilla de los productores, de los trabajadores , de todo el país y se quedan con una porción mucho más grande la torta. ¿En donde tenemos que concentrar la fuerza entonces? ¿en los impuestos achicando el Estado? ¿o achicando los intereses y el poder de los terratenientes? es ahí, es bajando los arrendamientos agropecuarios, es tratando de repartir tierras como hace el instituto nacional de colonización, es generando condiciones de crédito para la pequeña y mediana producción que podemos levantar el país. Seguir desarrollando un país mucho más justo e igualitario que permita el desarrollo y el crecimiento.

Esta es una tarea que tenemos por delante, no se trata sólo de hablarle a los convencidos entre nosotros, se trata de ir a hablar con los otros. Que deberían estar de este lado, y que anda la oligarquía tratando de convencerlo de que la propuesta para salvarle la situación es la de ellos, tratando de culpabilizar a los pobres, a las políticas sociales, y al mides.

Esta es la tarea que tiene la izquierda por delante hoy, y sin lugar a duda es difícil, el ser humano tiene esa cosa, que valora lo que tiene cuando lo pierde porque sentimos que es natural, que toda la vida existió el plan Ceibal, que toda la vida existió el acceso a la educación. Hoy tenemos que la mayoría de los estudiantes universitarios de este país el 53% de ellos es el primer integrante de la familia que piza la Universidad de la República y ese es un cambio, es un cambio central en las condiciones de vida de nuestro pueblo.

El Che Guevara algún día dijo, que la Universidad se pinte de negro, de mulato y de indio, y que es lo que hizo el Frente Amplio? puso a los hijos de los trabajadores adentro de la Universidad, creamos la Universidad Tecnológica y el 90% son hijos de trabajadores y es eso lo que le duele a la rosca oligárquica, de los Bordaberry, de los Lacalle, es eso lo que les duele que los trabajadores hoy tengan acceso a la educación.

El mundo del futuro, requerirá que nuestros hijos, tengan mejores condiciones para enfrentar a ese mundo de la revolución tecnológica, que parece que ahora estamos todos asustados porque parece que se van a destruir los puestos de trabajo. A lo largo de la historia la humanidad hemos convivido con revoluciones tecnológicas, la tarea es como nos preparamos para enfrentar esa revolución tecnológica que está en ciernes.

Porque a lo largo de la historia la revolución tecnológica generó que se sustituyera trabajo, porque las máquinas empezaron a hacer el trabajo de los hombres del ser humano y de hecho parte de la revolución tecnológica nos dejó a la humanidad entera, dejamos de ser nómades para afincarnos en la producción y en la tierra. La revolución industrial generó que dejáramos de ser rural para que pasáramos a ser urbanos, y probablemente la revolución que se viene ahora generará la posibilidad, si generamos las condiciones de poder aprovechar de ese cambio tecnológico en favor de las mayorías nacionales, la posibilidad de construir un mundo más libre más justo y donde el trabajo en realidad, pueda reducirse para poder dedicar la vida a otras cosas que no sea trabajar todo el día y marcar tarjeta.

Esta es una de las tareas del futuro que tiene la izquierda uruguaya por construir, pero esa tarea y ese mundo puede ser también, muy excluyente si no hay políticas públicas. Si dejamos que ese mundo sea dirigido por el mercado, si dejamos que ese mundo sea dirigido por los privilegiados y por aquellos que solo piensan en el lucro y buscan por tanto apropiarse de la enorme crecimiento de la productividad en pocas manos, habremos dejado a la miseria y a la esclavitud a nuestros hijos y a nuestros nietos.

Por eso la pelea hoy es generar las condiciones de poder asumir esta nueva revolución que destruirá trabajo y creará trabajo nuevo, peleando para que se reparta parte de la productividad de ese trabajo y tal vez, podamos trabajar menos para de alguna manera formarnos más y esta es una tarea de los trabajadores del futuro, porque si seguimos trabajando lo mismo con el cambio tecnológico lo que termina sucediendo es que se concentra aún más la riqueza.

Hoy en el mundo 8 personas tienen la misma riqueza que la mitad de la población mundial, sino nos apropiamos del cambio tecnológico en favor de las mayorías nacionales, lo que terminará sucediendo que el mundo que se viene será mucho más injusto, será mucho más ancho y será mucho más ajeno.

Esta es una de las tareas del futuro que tenemos los militantes de izquierda, pensar estas transformaciones, ahora que nadie piense que hay aunque sea una pequeña posibilidad de que los pobres, que los humildes, que los de abajo, de que los trabajadores puedan entrar en ese mundo del conocimiento y la tecnología, si no sostenemos de aquí al año próximo a un gobierno del Frente Amplio. Que siga generando las condiciones para masificar el conocimiento, para democratizar el conocimiento y para generar las condiciones para que el mercado no dirija nuestra vida, sino que nuestra vida la dirijamos nosotros mismos con democracia, con participación, y con las posibilidades de poner al ser humano en el centro y no a la ganancia en el centro de los objetivos.

Es por eso que la batalla que tenemos por delante es enorme y gigantesca, y es por eso que esa batalla tiene que estar dirigida, a las grandes mayorías nacionales, que son las que son, en definitiva, las que hacen la historia, esta es la tarea principal que tiene la izquierda en lo que va de aquí hacia adelante.

Estamos discutiendo programa, estamos discutiendo candidaturas, hay algunos que se preguntan por ahí que vamos a hacer nosotros, a quien vamos a apoyar. Yo les voy a decir quien es nuestro candidato, el candidato de esta barra que va a disputar con la derecha para seguir cambiando, será una y otra vez el Frente Amplio. Nosotros vamos con el Frente, no vamos por personas, vamos por ideas, vamos para seguir transformando, esta es la tarea principal.

Cualquiera de nuestras compañeras, de nuestros compañeros, son mejores. Cualquiera de las discusiones que tengamos en el congreso será un presupuesto y una idea de programa mucho mejor y mucho más amplia de lo que pueda proponer la derecha nacional.

Además le voy a jugar una apuesta, porque en este país hay algunas tradiciones, la elite de este país muchas veces se forma en el British School, vale muy caro ninguno de nosotros vamos a llegar ahí. El British School que es medio criollo medio inglés, porque cada vez que viene algún príncipe alguien de la nobleza inglesa pasa a visitarlo por ahí, que ha formado dirigentes y empresarios del Uruguay, de los más ricos, que ha formado diputados, legisladores, ministros, presidentes de empresas públicas de tiempos atrás. Ha formado a tres candidatos, pre candidatos que están allí, porque quienes fueron al British School de los que posiblemente disputen la campaña electoral, son Luis Lacalle Pou, Ernesto Talvi y Amorin Batlle, esos son los únicos tres candidatos que ha formado el British por ahora. Resulta que, el British tiene todas esas cosas, ha formado a la elite del Uruguay, a grandes empresarios exitosos terratenientes muchos de ellos, además ha formado a dirigentes de la derecha ministros diputados, pero nunca ha formado un presidente, y saben lo que compañeros, con los de abajo con los del barrio, con los del trabajo, con los de la cooperativa, con los que no tienen sangre azul, con los que son negros, con las mujeres que pelean por sus derechos, con aquellos otros que se están organizando para generar un espacio colectivo diferente, con todos esos, al decir García Linera con los plebeyos, vamos a hacer una cosa y vamos a lograr de aquí a octubre, que el British School que forma a la elite del Uruguay, no tenga un presidente en el Uruguay. Porque el presidente o la presidenta del Uruguay seguirá siendo frenteamplista si cada uno de nosotros deja el cuero en la estaca peleando por algo que es transformar esta realidad.

Por tanto la pelea tiene carácter histórico, para que la sangre azul no vuelva a hacer uso de los despachos ministeriales, en beneficio de sus amigos, esta es la tarea que tenemos por delante, yo se que cada uno de nosotros tiene en su corazón la idea de llegar a una sociedad socialista, a una sociedad más justa donde repartamos la riqueza pero hoy estamos en este momento histórico. La tarea es resistir, la tarea es que en el Uruguay no llegue la derecha, la tarea es que el Uruguay siga por los cambios, siga por los derechos y sigamos construyendo un país más justo para todos.

Esta tarea es la que nos están pidiendo los latinoamericanos en el continente, porque aquí se juega una parte fundamental de demostrar que la izquierda en latinoamerica no está de rodillas, no estamos derrotados, acá no hay ninguna derrota, acá lo que hay es lucha. Los militantes nos orgnizamos para la lucha, para pelear en esas condiciones. ¿Acaso no somos parte de ese pueblo que ha luchado siempre?, o ustedes creen, yo se que no lo creen, de que cada uno de los derechos que ha conquistado un trabajador un trabajadora un peón rural, fue gratis, no, se cimentó en la lucha de generaciones pasadas, se cimentó en el sacrificio de los que dejaron la vida, se cimentó en la larga lista de luchadores sociales de América Latina que pusieron el cuero arriba de la mesa, para pelear por más justicia.

Se cimentó también en la derrota de esa izquierda, porque somos hijos también de las derrotas de la izquierda y aprendimos caminando con ustedes, con muchos de los que están acá que peinan canas de que cuando nos derrotan nos tenemos que levantar de vuelta para seguir luchando. Por tanto en América Latina no hay derrota, hay lucha, seguiremos peleando por una patria más justa, seguiremos peleando porque hemos sido perseguidos, torturados, encarcelados y muertos.

Pero estamos acá luchando y palpitando con nuestro pueblo, hasta que tengamos vida, peleando por los de abajo, pero esa pelea por los de abajo incluye a otros también. Porque en un modelo de desarrollo implica también que crezca la , economía , el comercio, la producción y generemos riqueza para poder repartir, esta es la tarea compañeros.

Yo se que son momentos difíciles, yo se que hay algunos que están envalentonados y piensan que nos van a llevar puestos, yo se también que hemos aprendido a lo largo de todo este tiempo que además de esa historia de lucha, que además de ser hijos de esa historia, también tenemos de nuestro lado las victorias. También tenemos de nuestro lado las grandes victorias que hemos logrado en este tiempo, y hace muy poco acá en Montevideo desterramos el asentamiento más viejo de Montevideo, y saben que compañeros, por decreto no se construye el socialismo.

Pero cuando desalojamos el asentamiento de acosta y lara, que cuando mucho de los gurises que estaban allí, que vivían en la mierda, que vivían en la pobreza, que se cagaron de frío, que tuvieron hambre, durmiendo en una cama y en un techo digno, hicimos la revolución compañeros.

Esa es la revolución que estamos haciendo nosotros, es la revolución de ponerle dignidad a los de abajo, es la revolución de generar las condiciones para que cada uno de nosotros pueda construir una vida mas digna. Es ahí donde está y tenemos de nuestro lado, que hemos generado en 13 años 14 años de gobierno, lo que ningún dictador, ningún oligarca de este país pudo generar en este país.

Es repartir parte importante del crecimiento económico entre los de abajo, por tanto compañeros ellos tienen sus recursos económicos, ellos tienen su poder mediático, ellos creen que van a poder con nosotros y con nuestro Pueblo. Pero ellos son el pasado y la restauración y nosotros somos el futuro y la esperanza, nosotros somos la alegría y ellos son el odio.

Nosotros somos los que hemos luchado históricamente por definir en definitiva de que para ganarnos el derecho de tener una vida digna, tenemos que ganarnos el pan con el sudor de nuestra gente, y esa es la dignidad que tiene la izquierda uruguaya y el pueblo uruguayo, es la dignidad de haber salido a ganarse la vida como se podía , para darle de comer a nuestros hijos y nuestra dignidad compañeros.

En momentos que se habla de corrupción, es que ninguno de los frenteamplistas que estuvo en el gobierno se enriqueció en el gobierno, tenemos las manos limpias, no nos pueden venir a hablar de corrupción porque nosotros, tenemos las manos limpias. Corruptos fueron ellos que privatizaron para enriquecerse, corrupto es el neoliberalismo y el capitalismo que condena a la exclusión, nosotros seguiremos peleando sencillamente por ser hombres y mujeres comunes de nuestro pueblo tratando de construir un futuro mejor colectivamente.

 

¡Habrá Patria para Todos!

parte 1

parte 2

parte 3

Share Button
Print Friendly, PDF & Email

Comentarios están cerrados.

Suscribite a nuestro Boletín

Suscribite a nuestro Boletín

Suscribite a nuestro boletín y recibí los últimos artículos publicados en el Mate Amargo.

¡Correctamente suscrito!