Los recortes en Educación: el relato de las tensiones de algún tiempo atrás

0

En momentos en que se discute el Presupuesto nacional y se plantea la necesidad de “aplazar” los aumentos que estaban previstos para la Educación en aras de una “Consolidación Fiscal” conviene salirnos de los eufemismos y mirar la tensión en el mediano plazo.

Se supone que a esta altura del partido nadie duda de que la Educación necesita más recursos para poder mejorar. Es cierto que también necesita otras cosas que logren que el total de gurises de nuestro país cursen y culminen la educación media. Los recursos son condición necesaria pero no suficiente. En este caso son recursos que se destinarían a becas estudiantiles, expansión de la Educación Media Básica y expansión del tiempo pedagógico. Básicamente nuevos grupos y nuevas instituciones.

La Educación en general fue castigada duramente por los partidos de derecha; blancos y colorados se dedicaron a asfixiar al sistema educativo sistemáticamente negando los recursos para su funcionamiento, desarrollando políticas de formación docente que no contribuyeron con la profesionalización. En fin construyeron lo público como lo pobre, coherentes con las ideas de Estado mínimo y que quienes pudieran pagar lo hicieran.

Al mirar la evolución de esta discusión durante los últimos 10 años hay algunas cosas para recordar.

El primer período de gobierno del Frente Amplio (2005- 2010) supuso un gran avance en materia presupuestal, el país llegó a invertir el 4,5% del Producto del país en la Educación. El Ministerio de Economía de esa época nos metió en el debate de que se computaba para llegar a ese 4,5 %. La novedad de esto es que inmediatamente apareció una demanda de resultados por parte de esos actores. Es decir, si hay más dinero debe haber mejores resultados, una mirada al menos simplista de lo que acontece en la Educación. Este ida y vuelta estuvo presente en el Congreso programático del Frente Amplio de la época donde esos mismos actores señalaban que no era necesario colocar la propuesta de invertir el 6% del PBI para la Educación, ya que eso se construiría desde el gobierno. Así quedo un enunciado general que señalaba la necesidad de continuar aumentando los recursos que se destinaban a la Educación de acuerdo a las necesidades que planteaba el sistema educativo.

El segundo período de gobierno del Frente tenía un compromiso programático de continuar aumentando el presupuesto sin atarlo a ningún número indicativo. El crecimiento del PBI seguía siendo benévolo con la Educación. El presupuesto se mantuvo en el entorno del 4,6% del PBI.

Al llegar al último Congreso del Frente Amplio nuevamente los mismos actores señalando que no era necesario colocar un enunciado programático respecto al presupuesto de la Educación. Esta vez los frenteamplistas, que observaron lo que pasó la vez anterior, señalaron la necesidad de tender al 6% del PBI en Educación.

El período de gobierno en curso supuso una serie de novedades en materia de discusión presupuestal. La desaceleración económica llevó al Ministerio de Economía y Finanzas a debatir un Plan Quinquenal que no era quinquenal. En medio de un conflicto de dimensiones con los sindicatos de la Educación y los estudiantes se debatieron los recursos necesarios para el sistema. Se avanzó en mejorar la asignación que había propuesto el Poder Ejecutivo para el bienio 2016-2017 y se declaró la necesidad de alcanzar el 6% del PBI para la Educación al final del período.

En la Rendición de Cuentas actualmente en discusión el mensaje que llega del Poder Ejecutivo es una marcha atrás respecto a lo laudado el año pasado. La bancada de gobierno formuló varias propuestas que permitieran solucionar el tema. Ninguna de ellas fue aceptada.

Se lograron al filo de los plazos de la Camara de Diputados recursos que mejoraban la situación de la Universidad de la República y que no mejoraban tanto la de ANEP y un compromiso de estudiar mecanismos que en el Senado permitan evitar la consolidación/recorte en la Educación.

En el proceso de trabajo de la Rendición de Cuentas la bancada del FA aprobó un artículo que elimina las exoneraciónes para las “donaciones” a las universidades privadas que generó algún revuelo en los sectores conservadores. Esta medida recupera unos pocos pesos para el Estado pero en un contexto de consolidación es una señal a ser destacada.

El Ministro de Economía, muy preocupado por generar la consolidación/ recorte para la Educación Pública no opina lo mismo.

Mtra. Florencia Varela

Share Button
Print Friendly, PDF & Email

Comentarios están cerrados.

Suscribite a nuestro Boletín

Suscribite a nuestro Boletín

Suscribite a nuestro boletín y recibí los últimos artículos publicados en el Mate Amargo.

¡Correctamente suscrito!